LIBRO: The Rape of Nanking (3)

Estatua de Iris Chang en el memorial a las Víctimas en Nanking

A mi, lo que más me ha gustado descubrir es que para hacer el mal se necesitan muchos malos. Y para hacer el bien, con unas pocas personas que decidan levantarse y negarse a ser sometidas, a actuar desde la conciencia y el amor, mucho de ese mal puede revertirse. Ciertamente esos 27 que trataron de salvar a la población de Nanking no pudieron salvar a todos, pero si ellos hubieran decidido dejarlos a su suerte, no habría habido ningún sobreviviente. Y aprendo también que los nacionalismos extremos, creerse superior a otros, creer que un pueblo es el elegido de Dios…nos predispone a dejar de ver a los demás como personas, y comenzar a verlas como problemas; y a la larga podemos pensar que el problema puede solucionarse exterminando a las personas.

A Chang le duele especialmente que mientras Alemania enseña a sus niños sobre el  holocausto judío, y se ha tratado de indemnizar a algunas de las víctimas; en Japón aún siguen negando lo que hicieron. Hay un maestro,  Saburo Ienaga, que durante 32 años ha presentado denuncias judiciales por la censura que le hicieron a sus libros de texto, quitando todo lo referente a crímenes de guerra de Japón.

Nanking hoy en día

Esto es lo que dice Chang en el final de su libro:

“Algunos estudiosos japoneses creen que los horrores de la violación de Nanking y otras barbaridades de la guerra sirio-japonesa fueron causadas por un fenómeno llamado la transferencia de la opresión. De acuerdo con Tanaka Yuki, el autor de “Hidden Horrors: Japanese War Crimes in World War ll”, la milicia japonesa moderna tenía un gran potencial para la brutalidad desde el momento de su creación por dos razones: el tratamiento arbitrario y cruel que la milicia inflingía en sus propios oficiales y soldados, y la naturaleza jerárquica de la sociedad japonesa, donde el estatus era dictado por la proximidad al Emperador. Antes de la invasión de Nanking, la milicia japonesa había sometido a sus propios soldados a humillaciones infinitas. Los soldados eran forzados a lavar la ropa interior de sus oficiales, o estar de pie mientras sus superiores los abofeteaban hasta que les salía sangre. […] Se sugiere que aquellos con menor poder son con frecuencia los más sádicos cuando están a cargo de otros; y el odio engendrado por este rígido sistema encontró una manera de salir violentamente cuando los soldados fueron enviados al extranjero. Los soldados, que se creían representantes del emperador, disfrutaban de su poder y en China eran superiores a todos, incluso al nativo con el mejor estatus.

[…]Como segundo factor en las atrocidades, se cree que está el desprecio que la milicia japonesa tenía para los chinos –un desprecio cultivado por décadas de propaganda, educación, y adoctrinamiento social […] se les consideraba subhumanos cuyo asesinato no tenía más peso que apachurrar un insecto o matar a un cerdo.

Otro factor fue la religión. Dando a la violencia un significado sagrado, la armada imperial japonesa hizo de la violencia un imperativo cultural tan poderoso como el que condujo a los europeos durante las cruzadas o la Inquisición Española. […] un soldado dijo que el creía que el emperador era el gobernante natural de todo el mundo, y que los japoneses eran racialmente superiores al resto del mundo, y que era el destino de Japón controlar Asia.

Otra lección a ser aprendida de esto es el rol del poder en los genocidios. Se ha comprobado que los genocidios se dan cuando se el poder se concentra en el gobierno, y nadie lo supervisa.”

Anuncios

10 comentarios

    • Luciana:
      😦 bueno, quería explicar un poco como lo que hicieron estuvo motivado por varios factores externos (vaya no era solo que todos fueran terriblemente malos, a eso me refiero con “externos), que tenían que ver con su visión del mundo y el lugar que tenían en él.
      Espero encontrar algún otro libro en que puedan recuperar puntos contigo 😉 mira que voy a buscar sin descanso…
      un beso,
      Ale.

  1. A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota (Teresa de Calcuta) el otrodía hablába con una amiga de este tema, una buan acción una pequeña ayuda a alguien es quitar un poco de sufrimiento al mundo, y no hace falta nadie para ayudarte. Fíjate que hoy también he leído que esta mujer también dijo que la Paz empieza por una sonrisa … Jejeje

    Pues nada, aquí te dejo este alegre besico !

    • Susana:
      ¡tienes toda la razón! uno puede creer que lo que hace no va a cambiar el mundo…pero funcionará sin duda de diferente manera a tu alrededor. Comenzar por una sonrisa es una excelente manera de comenzar ¡ciertamente que si!
      ¡gracias por el beso y la sonrisa! y van otros de regreso 😉
      Ale.

    • Licenciada:
      ¡bienvenida a este su changarro de confianza! 😉
      que gusto verte por aquí. Lo comentaremos con un café…a ver a ver ¿qué día será bueno? antes de que salgan los niños en las vacaciones de semana santa, espero 😉
      un beso,
      Ale.

  2. Muy interesante Ale. Y para darte cuenta de estas cosas, hay que leer y pensarlas. Pudiera ser que todos fuesemos capaces de creernos cosas así, que en el fondo somos maleables. En fin, me encanta dejarme “malear” por tus entradas 😀

    • Icíar:
      somos maleables, ni duda cabe. Esa conciencia hay a quien le dice “que tanto es tantito” y a otros les dice “esto no se hace” pero ¿qué ha moldeado antes esa conciencia? ¿qué se necesita para levantarse en contra de una injusticia? ¿o para cometer una? el ser humano es capaz de los más grandes horrores y las más grandez hazañas…creo que siempre es el amor que hemos recibido lo que nos salva.
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s