LIBRO: Las Aventuras de Tom Sawyer

LAS  AVENTURAS  DE  TOM  SAWYER

Mark Twain

            Este es un libro que hizo mis delicias cuando era niña. Debo haberlo leído cuando tenía 10 u 11 años, y me gustó tanto que inmediatamente después de este fui a la biblioteca escolar por las Aventuras de Huckeberry Finn.

            Hoy he vuelto a leerlo en compañía de mi hijo más pequeño. Y ¡vaya que cambió mi perspectiva del libro!

            La vida de su autor es fascinante. Su verdadero nombre es Samuel Langhorne Clemens. Fue un niño prematuro (sietemesino), que se enfrentó desde muy pequeño a la muerte. Creció en Hannibal, Missouri una aldea a la ribera del río del mismo nombre, que se dice le sirvió de inspiración para sus libros más conocidos: Tom Sawyer y Huckleberry Finn.  Se dice que su padre el juez John Marshall Clemens murió cuando el tenía 11 años de neumonía y que Twain vió la autopsia que le hicieron a través del ojo de una cerradura. Cuando su padre murió, tuvo que dejar la escuela y consiguió trabajo como tipógrafo. Este primer contacto con las palabras lo hizo consciente de que menos es más (decía “la diferencia entre la palabra correcta y la palabra casi correcta es como la diferencia entre el relámpago y una luciérnaga”). Después, vió morir a otro hermano al que le había conseguido trabajo en un barco de vapor y este explotó y su hermano falleció de las heridas. Tenía un hermano que tenía un periódico, y cuando tenía 16 años Twain comenzó a publicar relatos de viajes. Fue un aventurero y durante la guerra de secesión fue soldado y después fue piloto de navegación en los barcos que navegaban por el río. De esta experiencia sacó su seudónimo, pues “Mark Twain” era lo que gritaban los trabajadores del barco, cuando avistaban que había dos brazas de profundidad, que era lo mínimo necesario para que no encallara el barco.

            Después de la guerra, fue reportero en Nevada.  Y se casó con el amor de su vida: Libby. Su primer hijo falleció y después criaron a tres hijas. Fue un escritor que trabajó durante toda su vida, aunque en sus últimos días batalló mucho financieramente. Su hija mayor se murió de meningitis en 1896 (Twain tenía 61 años). Su mujer quedó inválida y falleció en 1904, y otra hija falleció en 1909.  Ese año, Twain fue a la Universidad de Oxford a recibir un doctorado en Letras y dijo “Vine con el cometa Halley. Viene de nuevo el próximo año, y espero irme con él. Será la mayor decepción de mi vida si no me voy con él.” Y se le hizo, pues falleció de un ataque al corazón en 1910.

            Twain es de los pocos autores que han publicado libros y que han sido de los más vendidos en los siglos 19, 20 y 21. (El de este siglo es su auobiografía, que se publicó a los 100 años de su muerte, tal como era su deseo).

Este es Mark Twain cuando tenía 15 años. Se parece a mi imagen de Tom 😉

            Tom es un niño que vive con su tía Polly. Es travieso y busca sólo hacer lo que él desea (como todo niño) y las reprimendas de la tía no lo asustan. Y ella siempre se arrepiente después de regañarlo y castigarlo. Cuando era niña me parecía terriblemente rígida, enojona y no creía nadita eso de que le doliera el corazón después de darle su merecido a Tom. Ahora que lo leo de adulta eso ha cambiado: me doy cuenta de que Tom es travieso y es necesario educarlo, darle límites y la tía me pareció adorable.

            Las aventuras de Tom tienen que ver con sus travesuras: como se escapa del castigo de pintar la cerca (este episodio es maravilloso: Twain era un agudo observador de la conducta humana y concluye “si quieres que alguien haga algo, sólo dile que es muy difícil de lograr”); es testigo de un crimen junto a su amigo Huckleberry Finn cuando andan de noche tratando de hacer magia; se enamora de Becky…pero poco a poco Tom comienza a crecer. Se da cuenta de que se va a cometer una injusticia y sirve de buen samaritano con un hombre encarcelado injustamente, se arma de valor para defenderle y al final del libro, aún no es un hombre hecho y derecho, pero por lo menos, ya no es tan travieso.Es una ventana a lo que fue ser niño en el siglo 19 en ese lugar de los Estados Unidos, antes de la guerra de secesión. Andrés, igual que yo a su edad,  opina que la tía Polly no tiene corazón 😀 jajaja.

Estatua de Mark Twain en una librería en Kansas
Anuncios

29 comentarios

  1. Es curioso como casi todos los grandes escritores han tenido una infancia complicadísima. En el caso de este autor, una vida llena de penurias. Me encnata lo bien que describe la época.

    Gran reseña, como siempre!

    Besicos

    • Susana:
      es un autor que a pesar de la dureza de su vida, la mayor parte del tiempo se ayudó del buen humor para sobreponerse. Era agudo, sagaz y un extraordinario observador de la conducta humana.
      Un beso,
      Ale

  2. Hace poco leí algo de Mark Twain y desde luego, es un autor con muchas virtudes, la mejor: Tener una personalidad propia.

    Bueno, y el humor, que dicen que es una cualidad muy apreciada 🙂

    No me extraña NADA que tuviera una infancia tan complicada.

  3. Este libro también era uno de mis favoritos cuando era niña. Pero de la vida del autor sabía más bien poco. Dura infancia tuvo, y tampoco parece que la suerte le acompañara mucho en su vida adulta. Gracias por toda la información. Me ha gustado saber estas cosas.
    Besotes!!!

  4. Me encanta este libro, me pasa como ati, lo leí de pequeña y ahora de más mayor he vuelt a leerlo y cambia mucho cómo lo ves, eso si, me gustaba entonces y me sigue gustando ahora, en breve leeré Las aventuras de Huckleberry Finn que seguro que está tb fenomenal. Bsos

  5. A mi también me encantaron las travesuras del pequeño Sawyer, pero no me he animado aún a leer el libro de Huckelberry, que lleva ya mucho tiempo en mi lista de pendientes.
    Un saludo.

  6. Yo también lo leí de pequeña pero no volví a leerlo y poco recuerdo de su historia.
    Lo que no conocía era la vida bastante trágica del autor. Cuántas muertes a su alrededor!

  7. Menuda biografía. Pero me quedo con la gracia que me has hecho con tu cambio de perspectiva. Ahora que te toca educar jajajaja se ven las cosas muy diferentes.
    Un abrazo 😀

    • Goizeder:
      que bonito eso de tener libros que te han regalado cuando eras perqueña 😉 yo compré este libro justo cuando supe que estaba embarazada de mi hija (la mayor) para que pudiera leerlo algún día (nada de chambritas ni esas cosas ehhh, ¡yo compraba los libros que me gustaría que leyeran algún día!). Así que es una edición con 18 años de antigüedad jajaja
      Muchos besos,
      Ale.

  8. Qué vejez la mía! Lo leí de chica y sólo recuerdo el episodio de la cerca … y uno en el que enhebra una aguja ¿o éste es en Huckleberry Finn?.
    Voy a tener que ir a revolver las bibliotecas de la casa de mi madre a ver si lo encuentro!.
    Beso
    Marcela

  9. wow! Tom Swayer era mi libro favorito de pequeña… creo q fue de los primeros que lei tendria 8, 9 años (soy adicta a la lectura desde antes de saber leer!) lo lei INFINIDAD de veces… no estoy segura cuantas pero se que siempre regresaba a el.. a veces lo leia completo, otras veces solo algun pasaje.. mi capitulo favorito es cuando besa a Becky… me encantaba como describia la persecucion por el salon de clases y la besaba…
    a Huck lo conoci en la adolescencia y no me gusto tanto… siempre regresaba a Tom…

    yo ni casada estoy… pero ultimamente me he encontrado en las ferias del libro comprando libros que me gustaria que mis hijos leyeran… tengo en mente tener un enorme librero con novelas infantiles a su alcance, tal como fue conmigo, para q se enamoren de los libros desde antes de aprender a leer…

    • Chicadementeocurrente:
      Seguro que tus hijos serán buenos lectores, con buenos libros a su alcance. Y si tú comienzas a platicarles con la emoción que transmite tu comentario, seguro los enganchas con los libros 😀
      Tom también fue de las primeras lecturas que hizo “encadenarme” con otro libro: en su caso, con el de Huckleberry Finn.
      Un beso,
      Ale.

    • Perkins:
      creo que no hay regalo más especial que pasar un tiempo leyendo con tu hija. No son sólo las palabras, o el tiempo, sino que le estás diciendo “te quiero y deseo pasar un buen rato contigo” eso es demostrar con hechos el amor 😀
      un beso,
      Ale.

  10. ¡Tom Sawyer! Lo leí de pequeña como no. REcuerdo que cuando llegué a la escena en que presencian el asesinato me dió tanto miedo que escondí el libro en el armario del baño debajo de un montón de toallas. Evidentemente, luego lo saqué y terminé de leerlo.
    El (o Mark Twain) pudo haber sido el inventor del marketing.

    Y Huckleberrry Finn me encanta también.
    Y por supuesto la película. Mira hacía tiempo que quería releer estos libros´; con tu entrada me tientas. Voy a ver si los encuentro en inglés.

    Un beso

    • Lammemoor:
      ¡yo también hacía eso cuando un libro me asustaba! lo primero era sacarlo de mi recámara y ponerlo en un lugar donde no lo estuviera yo viendo. La escena en el panteón tarde mucho en leerla porque ¡me daba un miedo! y tenía pesadillas con el Indio Joe 😀 si la lectura se disfruta, pero a veces también te hace sufrir jajaja.
      Nunca he visto ninguna película de él y eso que dicen que hay muchas versiones. Este es uno de esos libros en los que prefiero quedarme con como veo yo a los personajes.
      Un beso,
      Ale.

    • Andromeda:
      ayyy Huckeberry…yo quería casarme con él cuando era niña. No se si habría sido un buen marido, con eso de que no le gustaba estar en casa, ni ser muy civilizado jajaja.
      Gracias a tí por pasar y comentar 🙂
      un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s