Y te cruzaste en mi camino…

 En las vacaciones pasadas, nos fuimos al mar (los papás del charro negro, y los tres hijos de ellos –mi charro negro es el de en medio-   cada uno con su familia). Mi sobrina más pequeña tiene 3 añitos y ¡como nos hizo reir! 😀 😀 😀  Porque íbamos en su camioneta y salió esta canción de Alejandra Guzmán y ella la cantaba con toda la fuerza de sus pulmones: “y de pronto un día de suerteeeeeeeeeeee, se me hizo conoceeeeeeeeeeeerte, y te cruzaste en mi camino, ahora creo en el destino…teneeeeeeeeeeeeeeeerte por siempreeeeeeeeeee conmigo” (Pueden escucharla aquí)

Hoy, hace cinco años, nuestra familia tuvo MÁS que  un día de suerte. Santiago nació el primero de Agosto y unos pocos días después  llegó a nuestras vidas…y es que  él, al contrario de los demás niños, no fue esperado  durante 9 meses. Lo esperamos durante años. Y todo este tiempo le pedíamos a Dios que llegara y lo amamos probablemente desde antes de ser concebido. Pedíamos no sólo por él, sino también por sus padres, que tendrían que amarlo de tal manera, que estuvieran dispuestos a entregarlo a personas que abrirían su corazón para recibirlo.

Sus papás decidieron adoptar y cuando nos comunicaron esto, comenzamos a imaginarlo ¿cómo sería? ¿cuándo llegaría? Nos dijeron que los trámites podrían durar años y entonces, la espera nos pareció más larga.

Un día de Agosto, les llamaron a sus papás para decirles que al fin había llegado su bebé. Y fuimos todos a recibirlo, conocerlo y darle la bienvenida en familia. Por supuesto no hubo un solo ojo que no derramara lágrimas ese día.

Cuando le pedimos que sonriera para la foto, Santiago dijo que no podía porque era un dinosaurio. No se asusten 😉

Estos cinco años ha sido maravilloso verte crecer, ver que te abres como una florecita cuando recibe los rayos del sol; y que eres un luchador extraordinario. (Oyeeee, si ya me contaron que hasta te vas a ir a nadar con los tiburones el 6 de Agostoooooo)

Hoy cumples 5 años y  te amamos y cantamos, primero las mañanitas y luego como dice la canción que tanto le gusta a Sofi que  más suerte es quererte tanto (si tú sientes lo mismo ¡tanto mejor!)…¡muy feliz cumpleaños!

Anuncios

20 comentarios

  1. Me hiciste emocionar tanto!!! La historia de la llegada de Santiago desborda amor, obviamente “suerte” es lo que sobra.
    Te mando un beso conmovido
    Marcela

  2. Ays, que me has emocionado con esta entrada. Y es que este mes hago yo también con mi hija 7 añitos que la tengo, así que te comprendo perfectamente en todo. Y qué largo es el embarazo… Parece que nunca llega. Pero cuando por fin la tienes en brazos, se olvida todo, ¿verdad?
    Besotes!!! Y muchos de estos besotes para Santi!!!

    • Margari:
      lo has descrito perfecto: parece que nunca llega, y cuando lo hacen, te preguntas cómo podrías haber vivido sin tenerlo contigo y como dices tú: se olvida todo. 7 años ya ¡y que rápido crecen! ¿no?
      Gracias por los besos, que nos sentimos muy chiqueados 😀
      uno para tí, Ale.

  3. Qué hermosa historia! Como la mayoría de las adopciones, se espera por mucho tiempo y se desea con todo el corazón.
    Felicitaciones para Santiago y su familia.

  4. Yo también creo que dar un hijo en adopción es un acto de amor y generosidad.

    ¡Cómo iba a haber un ojo que no derramara una lágrima, si yo he estado a punto de sacar los kleenex!

    Una vez más me has emocionado, felicidades al dinosaurio. ¡Huy, qué miedo que me ha dado!

  5. ¡Qué cosa más bonita! Me alegro de la suerte de Santiago 😀
    La sobrinita de tres años, supongo que ahora ya andará por los 8, ¿sigue cantando así de bien, jajaja? pusiste muy bien esas “eeeeeee-s” jajaja.
    Muy entrañable, creo que sois todos muy afortunados.
    ¡Feliz verano!

    • Icíar:
      ¡Gracias! y no, Sofi tiene apenas 3 años….ella cantaba esa canción ahora que nos fuimos al mar y sobre su canto ¿qué te puedo decir? es muy entusiasta 😉 jajaja..no se si lo hace bien, con tanto grito no ponía atención a si estaba entonada o seguía el ritmo. Me tenía muerta de risa porque mi hija mayor y mis otras sobrinas tenían sueño, querían dormirse y Sofía les decía “niñas…¡ya es de día!” y ellas le decían “Sofía, déjanos dormir un ratito más…cuenta hasta mil ándale” (teniendo 3 años ¿cóm va a contar hasta mil? pero bueno, en su defensa puedo decir que tenían sueño jajaja) y Sofía contaba “uno, do, tles, cuato ¡mil!” regresaba con las primas y les volvía a decir “nenas ¡ya es de día! ¡ya salió el sooool!”. Ahhh, y yo disfrutando desde la distancia ese espectáculo 😀 Ciertamente que si somos afortunados.
      Un beso, Ale.

  6. Me encantó y me emocionó! De verdad que Santiago es muy afortunado de haber llegado a esa familia en donde se le ha amado tanto desde siempre. Que Dios los siga bendiciendo abundantemente!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s