Libro: Matar un Ruiseñor

MATAR  UN  RUISEÑOR

Harper Lee

Ediciones B

 

 Este libro fue publicado en 1960, y el año siguiente ganó el premio Pulitzer, en la categoría de Ficción. En 1962 el libro pasó al cine de la mano del productor Alan J. Pakula y la nominaron para 5 premios Oscar y ganó 3: mejor actor (Gregory Peck en el papel de Atticus Finch; Mejor Dirección Artística-Decoración del Set, Mejor Guión basado en material de otro medio).

 La autora, Harper Lee nació en 1926 así que ahora anda rondando los 85 años de edad. Escribió este libro cuando tenía 34 años y dice que duró más o menos 2 años en terminarlo. Había vivido su niñez en Moroenville, Alabama. En una entrevista que dio en 1965 dijo, refiriéndose a su niñez: “teníamos que usar nuestros propios dispositivos para jugar, para entretenernos. No teníamos mucho dinero…no teníamos juguetes, nada era hecho para nosotros, así que como resultado vivíamos en nuestra imaginación la mayor parte del tiempo. Ideábamos cosas; éramos lectores y transferíamos todo lo que habíamos visto en páginas impresas al patio trasero en la forma de gran drama”. (Fuente)

            El título viene porque en una parte, los niños reciben rifles de regalo y Atticus les pide que no maten ruiseñores porque son inofensivos, indefensos y están en el mundo para alegrarlo. El defendía a los indefensos…y creía que todas las personas eran valiosas.

            Al comienzo del libro, hay tres niños que juegan durante el receso escolar: Dill, un niño que llega a vacacionar en la ciudad de Maycomb; Jem, y Scout, su hermana. Jem tiene 10 años, Scout, 7 y Dill 8. Y narra lo que pasan durante 3 años.

            Su diversión es hacer obras de teatro, y retarse a pasar corriendo al frente de la casa de Boo Radley, un vecino que no sale nunca de casa y que como explicación para esto, los niños imaginan los más disparatados guiones. Jem y Scout viven con su padre Atticus, abogado; y están al cuidado de Calpurnia durante el día, la ama de llaves negra que está al tanto de que no se metan en problemas y quien les cocina porque  la madre de ellos había fallecido años antes.

            Cuentan sus juegos, travesuras, y como su relación va cambiando conforme van creciendo. Todo lo cuenta Scout, pero lo hace desde la distancia (es decir, una Scout ya adulta). La narración es perfecta: las palabras justas, no más, ni menos. Las descripciones hacen sentir que estás ahí en Maycomb, y que conoces a los niños tan bien como los del barrio de uno.

Jem y Scout, foto de la película del mismo nombre

            Uno de los capítulos que más me gustó fue el de  la Señora Rachel.  Atticus es nombrado defensor de Tom Robinson, un negro acusado de violar a una mujer blanca.  Y los vecinos y sus hijos molestaban a los hijos de Atticus porque creían que todo negro era culpable. La señora Rachel los ofendió un día y Atticus recibió la queja de sus hijos y les respondió así: “Es una señora anciana y está muy enferma. Hijo, limítate a conservar la cabeza alta y comportarte como un caballero. Diga lo que diga, tu deber consiste en no permitir que te haga perder los estribos”. Pero un día los pierde y destroza sus flores. Y como castigo, tendrá que ir a leerle durante una hora durante un mes. La señora Rachel los recibe siempre buscando sacarlos de sus casillas, diciéndoles cosas desagradables, y poco tiempo después de que ya no van, muere. Atticus les cuenta a sus hijos que ella estaba enferma y tomaba morfina para el dolor, y era adicta a ella. Pero quería morir lúcida y que cuando los niños iban a leerle tenía ataques porque estaba tratando de luchar contra el dolor y la adicción. Les dice que ella era una dama, y su hijo le pregunta cómo puede decir eso, si ella decía cosas tan crueles de él. El padre le responde: “Lo era, aunque sus peculiares puntos de vista sobre las cosas fueran diferentes de los míos. […] quería que descubrieras lo que es la verdadera bravura, en vez de creer que la bravura la encarna un hombre con un arma en la mano. Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final pase lo que pase. Uno vence raras veces, pero alguna vez vence. La señora Dubose venció; sus 40 kilos de peso triunfaron. Desde su punto de vista, ha muerto como Dios manda. Era la persona más valiente que he conocido en mi vida”.

            Y eso es lo que hace Atticus en el juicio: defiende lo que cree que es correcto, aunque sabe que tiene la partida perdida de antemano. Será la palabra de un blanco contra un negro y los últimos nunca ganaban. Atticus quiere que sus hijos vean más allá de las apariencias, de lo que los demás dicen de sus vecinos (que si los Elwell son flojos, que si los Cunningham son peleoneros, etc). Dice que todas las personas son valiosas, sin importar el color de la piel, afiliación política, árbol genealógico, situación económica, educación, valores. En una situación donde iban a linchar a Tom, Atticus había llevado una lámpara y se puso a leer en una silla recargada en la pared de la cárcel que daba a la celda de Tom para defenderlo si es que querían hacer justicia por su propia mano. Sus hijos, curiosos, querían saber a dónde había salido su padre y se encuentran con que hay hombres rodeándolo con una actitud poco amistosa. Scout reconoce a uno de ellos como papá de un compañero suyo de la escuela y se pone a hablar con él del hijo (bueno, es un cuasi-monólogo) pero le recuerda que es humano, que tiene familia, que lo que va a hacer quizá lo avergüence después y desisten de linchar a Tom.

            Trata de enseñar que somos lo que somos, por lo que nos ha rodeado mientras crecíamos, y que la manera de en verdad entender al otro, es ponerse en sus zapatos y tratar de ver las cosas desde su punto de vista, con sus ideas y prejuicios como anteojeras.

Los amigos de la infancia: Truman Capote y Harper Lee

            Harper Lee fue amiga de Truman Capote y este le dedicó a ella (es una de las dos que menciona en la dedicatoria) “A Sangre Fría”. Se dice que el personaje de Dill está basado en él. Lee había terminado este libro antes de que Truman subiera como la espuma gracias al libro que le dedicó. Si así es, esto es lo que Lee veía en Truman:

* Dill dijo “Con respecto a la gente, no hay otra cosa que pueda hacer que reírme, por lo tanto, ingresaré en el circo y me reiré hasta volverme loco.”

Jem le dijo “No sabes nada Dill. Los payasos son hombres tristes; es la gente la que se ríe de ellos”. “Bien, yo seré un payaso de una nueva especia. Me plantaré en mitad de la pista y me reiré de la gente.”

Ciertamente que lo hacía, el buen Truman. El libro de Harper Lee me encantó y ahora me daré a la tarea (muy gratificante, seguro) de ver la película.

 

Anuncios

48 comentarios

  1. Qué buenísimo libro y buenísima película!! Gregory Peck está genial, como siempre =)
    Novela muy entretenida, que se lee bastante fácil. A mí me encantó =)

    Besotes

    • Shorby:
      ahhh ¡que ganas de verla! creo que primero veré la última de Harry Potter (porque esa está el cine en este momento) y esta del ruiseñor en cuanto la encuentre en DVD 😉
      un beso,
      Ale.

  2. Nunca leí el libro, aunque sí vi la película, de la época en que estaba enamorada perdidamente de Gregory Peck.
    Como anécdota curiosa, esta escritora ha sido interpretada en cine por Sandra Bullock y Catherine Keener (en las dos biopic de Truman Capote).
    Saludos,

  3. Con la de tiempo que llevo queriendo leer este libro, me has dado el empujón definitivo para decidirme. Y de paso cuando lo termine, ver la película, que tiene que ser de las pocas de Gregory Peck que no he visto aún. Y es que nunca he querido ver la peli porque entonces es cuando ya me da más pereza leer el libro.
    Besotes!!!

  4. Tengo el libro en casa y aún no lo he leído, tengo que darle una oportunidad cualquier día. La película la vi hace mucho tiempo, no estaría de más verla tras leer el libro.

    bsos!

  5. Vaya, pues yo aún no he leído el libro, y sé que es un clásico y que debería leerlo pronto: me apetece mucho. Espero que disfrutes de la peli, aunque sospecho que te sabrá a poco, como suele ocurrir.

    • Isi:
      es de esos siempre pendientes ¿no? fíjate que me gustó mucho la película…
      a mis hijos les daba el alucine por verla en blanco y negro…aunque ya acostumbrados les gustó.
      Un beso,
      Ale.

  6. Pues tal y como locuentas … como para resistirse. Parece que el libro merece la pena. Aunque me conozco, sabiendo que hay una película y que es buena, creo que se adelantará al libro, en cualquier caso, jeje
    Siempre sprendiendo cosas buenas.
    Feliz verano!

    • Icíar:
      espero que estés disfrutando el verano por allá 🙂 la verdad es que la peli es buena ehh…ya sea que la veas, o leas el libro, con cualquiera de los dos pasarás un buen rato.
      Un beso,
      Ale.

  7. El libro no lo he leído, de hecho ni siquiera conocía su existencia pero la peli la tenían mis padres en video y la he visto un montón de veces dursnte mi infancia. Fue durante la época que también veía Perry Mason y quería ser abogada, com Atticus. Me has hecho revivir momentos de mi infancia. :))
    Un abrazo,

  8. No he leído el libro pero la peli es de mis favoritas. Tan sencilla y tan profunda.

    Y sí, te muestra que “Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines”. Toda una filosofía de vida.

    Buena semana

    • Inma:
      realmente todo el libro es un canto a la tolerancia, a ver el otro como es sin querer cambiarle. Esa frase que pones cambiaría el mundo si realmente siguiéramos lo que nos sugiere.
      Un beso,
      Ale.

    • Hilario:
      😀 jajaja, gracias por la prevención…pero me gustó mucho ehhh…será que tenía fresquito el libro en la cabeza, aunque me hubiera gustado que pusieran todo lo que sucedió con esa vecina tan corajuda en la película.
      Un abrazo,
      Ale.

  9. Como dijo Homer Simpson: “Solo he leído un libro en la vida, Matar a un ruiseñor, y no me dio ninguna idea sobre cómo matar ruiseñores. Claro que me enseñó a no juzgar a un hombre por el color de su piel … pero ¿De qué me sirve eso?”

  10. Un libro precioso, tanto en la forma como en su fondo. Ojalá hubiera muchas personas en el mundo con la dignidad de Atticus Finch. Altamente recomendable, sin duda. (También lo he reseñado recientemente en mi blog)
    Saludos.

    • Inmaculada:
      ya he leído tu reseña que me ha gustado mucho…
      me alegro mucho de haberlo leído…uno siempre escucha de ciertos libros que son buenos, imprescindibles…y hace uno oído sordo por escuchar el canto de otras sirenas (las editoriales que te bombardean con sus novedades).
      Un abrazo,
      Ale.

  11. He leído un libro menos que Homer Simpson 😦 pero la película sí que la he visto y es cierto que me ha gustó mucho. No sólo Gregory Peck (Mr. Finch) está genial, a mí también me pareció genial la interpretación de Mary Badham (Scout).
    Espero que te guste también la peli. Yo cuando pueda le hincaré el diente al libro.
    Un besote.

    • Ascen:
      Homero ha leído uno que tu no…pero llevas leídos muchísmos más que él 😀 (¿no ves que César dice que Homero cuenta que es el único que ha leído?). Fíjate que después he leído que la niña Mary Badham estuvo nominada para el Oscar…y es que si, para ser niña, hace un gran trabajo. El que me pareció simpatiquísimo en la película fue Dill…
      Un beso,
      Ale.

  12. A mí me pasa como a muchos, he visto la peli y me daba un poco de pereza leer el libro, que ya supongo que es buenísimo, como queda reflejado en tu reseña.

    P.D.: El otro día vi un reportaje en la tele de trajes de charro (jejeje) me acordé de tí y lo ví enterito.

    Un besico Ale!

    • Susana:
      realmente, vale la pena leer el libro ehh, aunque ya hayas visto la película.
      Ahhh los trajes de charro…por más que trato de animar a mi charro de que se compre un traje no me ha hecho el gusto. Lo más a lo que se ha comprometido, es comprar la camisa y el moño…le falta todo lo demás (y con el pantalón se ve estupendo…pero me alega que si no montará y no canta ¿para qué?)
      Un beso,
      Ale.

  13. Deborah, léelo. Estoy segura de que te encantará.

    Ale,fíjate; yo vi (unas cuantas veces) la película y tardé en leer el libro. Fue una de mis primeras lecturas “de verdad” en inglés (nada de esas versiones simplificadas que te mandaban leer en clase) y me encantó. Luego, estuve buscándolo en español y como no lo conseguía terminé por comprarlo en inglés en un viaje a Londres (En cuanto lo tuve, salió publicado en español 😦 )
    Volví a releerlo y volvío a atraparme. Tanto el uno (libro) como la otra (película) son maravillosos.

    • Lammermoor:
      la de veces que me ha pasado lo mismo (que busco un libro, no lo encuentro, lo compro en inglés y lo editan en español ) me da gusto que lo hayas releído y siguiera gustándote 😉 eso habla de su calidad. Hay muchos que una vez releídos pierden el encanto que nos había parecido que tenían.
      Un beso,
      Ale.

  14. Vi la película hace tiempo, que no tiene nada de desperdicio. Me imagino que el libro estará mejor. Eso de unir al autor, autora en este caso, con el libro que se lee de ella, me gusta mucho. Muy buena elección, imagino que llena de esperanza, sabiendo que hay personas que luchan por la justicia en este mundo. Besos!!

    • María (libros y te):
      la pelicula es buena, pero el libro es muy superios si 😀
      Todo el libro habla de ver lo que no es cuando solo nos fijamos en las apariencias, en lo de afuera; cuando no queremos ir más allá comienzan los prejuicios. Es sólo cuando buceamos dentro del otro, que podemos entenderle.
      un beso,
      Ale.

  15. ¡Ah, Ale, qué libro más especial! Y es uno de los pocos casos en los que la película no desmerece al texto original, un magnífico guión/interpretación/fotografía/dirección… Hasta los títulos de crédito me parecen magistrales con esa caja de “tesoros” de los niños.

    Para mí es un relato que tiene muchos valores, por ejemplo que se puede aplicar a una caso muy concreto a muchos muy genéricos.

    Por ejemplo, nos cuenta una infancia en un lugar y un momento muy concretos, pero también cualquier infancia, porque ¿quién no ha tenido esas conversaciones cuando era pequeño sobre casas encantadas?

    Ah, belleza, que yo me alegro mucho de que sigas ahí a nuestra disposición cibernética 🙂

    • Loque:
      ¡tienes razón! el libro y la peli me gustaron por igual…los créditos como bien dices son preciosos. ¿Quién no ha tenido una caja donde guardaba sus tesoros cuando era niño? :). Lo del vecino malévolo y la casa encantada me gustó mucho porque si, ¿quién no ha pasado corriendo frente a algo que se imagina malévolo? Mi nonna era una extraordinaria contadora de historias y recuerdo que en una ocasión nos contó la historia de la mulata de Córdoba (de córdoba, veracruz, no vayas a creer que la de tu tierra). Era una mujer que estaba presa en la cárcel de San Juan de Ulúa y a la que matarían por haber quebrantado la ley. Pidió cómo último deseo unas pinturas, con las que pintó en el muro de la prisión un mar, y luego una barca y se dice que saltó dentro de ella y desapareció…y que el celador perdió la razón. Bueno, como la ciudad a la que íbamos de vacaciones era córdoba, nadie se quería quedar sola en los cuartos de la casa porque imaginábamos que aparecería la pintura en el cuarto y con ello, la barca con la mulata. Ya ni te cuento la de pesadillas que teníamos con cualquier manchita en la pared.
      un beso, Ale.
      pd más me alegro yo que al fin hayas vuelto (espero que ya estés un poco más hecha a la idea jajaja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s