LIBRO: Anne of Avonlea

ANNE  OF  AVONLEA

Lucy Maud Montgomery

 

            Este es el segundo libro de la serie de Ana la de Tejas Verdes (en español me imagino que se tradujo como “Anna de Avonlea”) . Ana ya es maestra y le toca trabajar en la escuela de Avonlea, donde ella estudió. Y está feliz de poder ayudar a sus alumnos a comprender el mundo que les rodea, e imaginar aquello que pueden lograr con sus vidas. Dice “¡Cuán hermoso es el reino que nos abre la imaginación! […] debe ser el regalo de las buenas hadas al nacer, y los años no pueden mutilarlo o quitarlo. Es preferible poseerlo viviendo en una buhardilla, que habitar palacios sin él” estoy totalmente de acuerdo con ella. La imaginación nos puede ayudar a salir del abismo de la desesperación.

            Y Ana sigue siendo en este libro un personaje adorable, con una filosofía muy optimista de la vida. Dice sobre la felicidad “Después de todo, creo que los días más hermosos y dulces no son aquellos en que ocurren cosas espléndidas, maravillosas o excitantes sino simplemente aquellos que nos traen pequeños placeres sucesiva y suavemente com perlas que se sueltan de un collar”.

            Me encanta el romance de Ana y Gilbert. El chico enamorado, quiere formarse para ser un hombre digno de ella…¡ahhh! ¡como se ha perdido esto! En estos tiempos en que hay tanto egoísmo, en las relaciones amorosas  la preocupación es “¿qué me da el otro?” en vez de “¿qué puedo darle yo para hacerlo feliz?”.

            Ana quiere dejar una huella en el mundo, formando parte de una asociación que pretende  embellecer su ciudad, cuidando los caminos, reparando casas que están despintadas, evitando anuncios que la afeen; y por supuesto, a través de sus alumnos, abriendo sus mentes al conocimiento no solo de lo que deben aprender en la escuela, sino a cómo deben comportarse unos con otros.

            Y ser maestra pone a prueba su paciencia y su resistencia. Y aprende lo que todo aquel dedicado a la enseñanza sabe: el maestro también se ve influído por los alumnos. Cada uno le da una lección particular, y debe responderse de manera individual a sus necesidades. Que la actitud del maestro (viendo a cada niño como un milagro único) puede formar más positivamente que el éxito académico logrado tratándoles a todos igual.

            Esta es la cita que más me gusta y que resume perfectamente el fin de su trabajo como maestra en Avonlea, antes de que vaya -ahora si- a la Universidad: “Durante dos años había trabajado con ganas y fidelidad, cometiendo muchos errores y sacando enseñanzas de ellos. Tuvo su premio. Había enseñado algo a sus alumnos, pero sentía que estos le habían enseñado mucho más: lecciones de ternura, de autocontrol, de inocencia, de ciencias de corazones infantiles. Quizá no había tenido éxito en inspirar alguna ambición hermosa en sus alumnos pero gracias a su dulce personalidad más que a todos sus cuidadosos preceptos, les había imbuido enseñanzas que les serían necesarias en el futuro; adoptando la verdad, la cortesía y la bondad, manteniéndose alejados de toda falsedad, mezquinidad y vulgaridad. Quizás eran inconscientes de haber aprendido tal lección, pero la recordarían y la pondrían en práctica hasta mucho después de haber olvidado la capital de Afganistán o las fechas de la guerra de las dos rosas”

Anuncios

24 comentarios

  1. Me encanta este libro…lo releí este otoño pasado. Además, que está escrito para leerlo a cualquier edad. Siempre sacas algo de provecho de él…Admiro mucho a esta autora, porque dota a sus personajes de pensamientos que hacen crecer…
    Y desde luego, Gilbert, se pregunta como estar a la altura de Anne. Porque aún no se atreve a decirla cuánto le importa. Es un libro precioso…ya me contarás que te parece el siguiente, si sigues leyendo a Anne.
    Un abrazo grande…Cómo me gustan estas entradas tuyas.

    • María:
      de momento estoy disfrutando mucho toooodos los libros de Anne. ¡Son bonitos porque es como ir a asomarse a esos tiempos y ver cómo era la vida! supongo que los personajes no cambian mucho en cuanto a carácter en estos tiempos (sigue habiendo la chismosa incorregible, la pesimista, la que es dura de carácter por fuera pero tierna por dentro -como Marila-) pero ver que no hay teléfono, que la vida transcurre con más calma, que se hacen comidas en casa (y cenas) eso me parece muy bonito. Las personas reflexionaban más antes -supongo- porque tenían que escribir cartas a otros para contarles qué tal iba su vida. Hoy hasta eso se está perdiendo…
      un beso,
      Ale.

  2. Ana de Avonlea es uno de mis libros favoritos de Ana, pero tengo que decir que me gustan mucho todos los de la primera parte.

    Gilbert como personaje me gusta precisamente por lo que dices, es capaz de estar a la altura de Anne y de no rendirse a pesar de que ella le considere al principio como un amigo. A ver qué opinas cuando continúes con la lectura.

    Un besazo.

    • littleEmily:
      pues hasta ahorita estoy feliz como perdiz viendo crecer y madurar a Anna (y a los demás personajes). Gilbert me encanta ¿cómo puede aún no gustarle a Anne? me pregunto.
      Ya te contaré de los demás después 😉
      un beso,
      Ale.

  3. Anne es un personaje tan enérgico y positivo! Sus historias son maravillosas y nos sumergen en otro tiempo, donde las cosas se vivían de otra forma, más simples y sin tantos rollos.
    Gilbert es un enamorado persistente, sabe esperarla y, mientras tanto, se forma para ser merecedor de su cariño. Es algo muy romántico que se ha perdido, el cortejo…ahora es todo sexo y nada de romance.
    Yo tengo que seguir con mi relectura de la serie de Anne, espero retomarla pronto.
    Besos.

    • Luciana:
      esa simpleza se nos está yendo de las manos con la vida tan agitada de las ciudades, y con tanto invento que según era para facilitar la comunicación y ahora la entorpece…¡ahhh! yo quisiera irme de vacaciones a tejas verdes también 🙂
      Tienes razón: eso del cortejo se va perdiendo…espero que mis hijos cortejen a las mujeres de sus vidas, sean caballerosos y sepan formarse para ellas (como espero que para mi hija llegue un jóven como Gilbert).
      Un beso,
      Ale.

  4. Leí los libros de Anne Shirley después de ver la serie que emitió TVE hace un porrón de años, creo que yo tenía 15. La había grabado toda en VHS, y gasté las cintas de tanto verlas, sobre todo el último episodio. Después me la compré enterita en DVD, y aún la vuelvo a ver de vez en cuando.

    • BarbaraVB:
      ahhh, mi mamá y mi hermana vieron la serie el fin de semana y lloraron como Magdalenas, pero les prohibí contarme cualquier cosa porque quiero enterarme leyendo los libros…ya la veré también cuando acabe mi lectura. ¡Pensar que te acabaste las cintas de tanto verlas! debe haberte gustado mucho ehhh
      un beso,
      Ale.

  5. Creo que ya te comenté que me encantan los libros de Ana, y me ha gustado muchísimo volver a leer esas citas tan maravillosas que has incluído. Yo leí los libros ya de mayor, pero creo que, a diferencia de muchos libros de literatura juvenil de ahora, estos tienen un mensaje muy bonito para las niñas. Una reseña preciosa. Un besazo

    • Carol:
      como tú, conocí a Ana pasada mi niñez (pero muy pasada jajaja) pero la estoy disfrutando mucho. Quiero que la lea mi hija para que me cuente que le parece eso de que Anne y Diana se mandaban mensajes con espejos, o haciendo letras con sus brazos porque no había ni teléfono para chismear por la tarde.
      Un beso,
      Ale.

  6. Acabo de suicidiar mi comentario y el teclado del ordenador se ha vuelto loco.
    Una buena dosisi de literatura optimista es la que necesito yo esta temporada. Apunto la serie de Anaa

  7. Ale, con tus reseñas me están entrando unas ganas de hacerme con esta serie de libros…
    En su día ví la serie de tv y me encantó, por lo que seguro pasaría un buen rato con su lectura.
    ¡Besos!

    • Luisa:
      mira que son bonitos ehhh, me los he estado leyendo así, cerquita después de leer tanto libro de niños que sufrían y mira, me dejan alegres como las castañuelas 😀
      La serie estoy viendola de a poquito, sólo después de haber leído los libros correspondientes 🙂 y si es preciosa…pero temo el final porque mi hermana y mi mamá lloraron horrores.
      Un beso,
      Ale.

  8. Adoré a Anna de adolescente cuando vi la serie que se hzo sobre los libros. Tengo los ejemplares esperando su momento, que espero no tarde mucho.
    Gracias por recordármela.
    Saludos!!

  9. Tengo 52 años, leí el libro teniendo unos quince años, mi padre sabiamente me lo hizo llega, me sigue enterneciendo, quisiera volver a leerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s