LIBRO: El Legado de Mandela

EL  LEGADO  DE  MANDELA

Richard Stengel

Ediciones Temas de hoy (Planeta)

Tengo desde hace un tiempo en casa el libro de  “El factor Mandela” de John Carlin, sobre Mandela y que dicen, es en el que está basada la película Invencible de Clint Eastwood. Pero lo tiene mi hija que porque lo  está leyendo. Se parece a su madre y tiene varios comenzados y no he querido tomarlo porque no quiero ser el agente que la desvíe de sus buenas intenciones.

Así que compré este otro que me ha encantado. El autor estuvo trabajando con Nelson durante tres años para ayudarlo a escribir su autobiografía (“El largo camino hacia la libertad”). Stengel dice que a lo largo de su vida, Mandela tuvo varios maestros, pero el más influyente fue la cárcel. Ahí tuvo tiempo de estudiarse no sólo a él mismo, sino también a los demás. Oliver Tambo –socio de su bufete de abogados y que fue el dirigente del CNA mientras Mandela estuvo preso dice “Mandela es un hombre vehemente, emotivo, sensible, fácilmente incitado al resentimiento y la revancha ante el insulto y la arbitrariedad” y Stengel dice que Manela rara vez es emotivo, vehemente o sensible hoy en día. Que cuado estuvo con él escuchaba que era mesurado, contenido, equilibrado. La cárcel le dio tiempo de aprender a ver qué obtenía de los demás de acuerdo a su actitud, a que lo único que puede controlar uno en la vida –no sólo en la cárcel- es a uno mismo. Dice que constantemente le preguntaba ¿qué aprendió en la cárcel? ¿cómo lo cambió? Y no quería contestar a la pregunta y un día que seguramente ya lo tenía cansado le dijo “muy simple…maduré”.

Conozco muchos adultos que siguen actuando como adolescentes, preocupados sólo por que la vida gire alrededor de su ombligo. Son incapaces de ponerse en el lugar del otro, de ser empáticos, o de hacerse responsables cuando lastiman a los demás. Siempre es culpa del mundo su desgracia. Y muchos de estos adultos están educando a sus hijos para ser aún más inmaduros. No tendrán la capacidad de enfrentarse a la frustración –porque sus deseos son órdenes que los padres corren a cumplir-, no sabrán hacer algo por otros, o sacrificarse por una causa, un trabajo, un matrimonio. (Ojo, no digo que uno deba ser masoquista y sufrir una relación, pero todo evento que nos conecte con otra persona, implica un equilibrio entre el dar y el recibir y a veces, llegar a acuerdos).

Ciertamente Mandela siempre sacrificó su vida personal y familiar en aras de un bien mayor: conseguir el apartheid dejara de existir con todo lo que ello implicaba. Y Stengel en este libro deja 15 lecciones que Mandela da con su forma de actuar (es un libro interesantísimo para cualquiera que trabaje como jefe, o que tenga deseos de ser un mejor líder).

Lecciones:

1.- El coraje no es la ausencia del miedo. Lo importante no es dejar que el miedo paralice.  Mandela dice que el tenía miedo cuando vivió en la clandestinidad y la policía lo perseguía, cuando estuvo en la cárcel y era acosado por los guardias, pero que “había que dar la cara” es decir, enfrentar lo que se venía. Y enfrentarlo, es lo que nos da coraje y nos hace valientes. El valiente siente miedo, pero lo afronta.

2.- Se mesurado. Es importante no perder la calma y reaccionar ante lo que nos sucede sin pensar. Hay que pensar en las consecuencias de lo que haremos. Chris Hani era el líder del CNA (Partido Comunista Sudafricano) y fue asesinado el 10 de Abril de 1993 cuando el país se preparaba para las elecciones. Mandela envió esa noche un comunicado: “Esta noche, me dirijo a todos los sudafricanos negros y blancos, desde lo más profundo de mi ser. Un hombre blanco, lleno de prejuicios y odio, vino a nuestro país y ha cometido un acto tan abyecto que ahora nuestra nación se encuentra al borde del desastre. Una mujer blanca, afrikáner, ha arriesgado su vida para que sepamos quién es el asesino y podamos llevarle ante la justicia. El asesinato a sangre fría de Chrisa Hani ha conmocionado al país y al mundo. Nos sentimos desgarrados por el dolor y la rabia. Lo que ha sucedido es una tragedia nacional que ha conmovido a millones de personas sin distinción de color o credo político. Este es un momento clave para todos nosotros. Nuestras decisiones y nuestras acciones determinarán el que utilicemos nuestro dolor, nuestra pena y nuestra rabia para seguir adelante hacia la que constituye la única solución duradera para nuestro país: un gobierno del pueblo, elegido por el pueblo, y para el pueblo”.

3.- Liderar desde el frente. El líder debe hacer aquello que espera de los demás, no por estar en un lugar preferencial debe adoptar una actitud de que “aquí el rey soy yo y que trabajen los demás” debe ser visto haciendo lo que espera que los demás hagan también (mi muy libre interpretación jajaja)

4.- Liderar desde atrás. El líder debe delegar, y no estar siempre en la primera línea. Y además, Mandela dice “Fíjate, cuando quieres que el ganado eche a andar en una determinada dirección, te colocas en la parte de atrás con un palo, y luego haces que algunos de los animales más inteligentes vayan al frente para que marchen en la dirección deseada. El resto del ganado sigue a las reses más enérgicas que van delante, pero en realidad eres tú quien las guía desde atrás”. Por supuesto, no implica que los demás animales. Estaba dando su experiencia guiando ganado, pero cuya “estrategia” bien podría aplicarse a las organizaciones.

5.- Meterse en el papel. Tu apariencia es importante y debe mostrar al mundo la imagen que quieres vender de ti mismo.

6.- Ten un principio esencial. Todo lo demás son estrategias. Los resultados que quieres en tu vida son importantes, pero lo que hagas para conseguirlo no debe comprometer ese principio esencial.

7.- Piensa bien de los demás. Mandela piensa que todos somos buenos, hasta que se demuestre lo contrario. Tener fe en alguien le impulsa a querer que sigan teniendo fe en él, y actuar desde su parte más noble. Siempre toma de los demás lo que construye, lo valioso, lo que le hace ser humano. Una frase que impactó a Stengel de Mandela “era mejor hombre de lo que reflejaba su comportamiento”. Aprendió en la cárcel que muchas veces, cuando el comportamiento es inadecuado, es porque no han podido aprender a contenerse, a pensar en consecuencias. No tuvieron ni el medio ambiente adecuado, ni la oportunidad de educarse para ello.

8.- Conoce a tu enemigo. Si lo conoces, estarás preparado para enfrentarte a él. Mandela aprendió a hablar afrikáans, sobre el deporte que les fascinaba: el rugby, sobre la historia del país y los héroes de la nación afrikáans. Muchos le decían que esto era servirl, pero él lo usó para entender qué podía ofrecerles para convivir juntos en paz.

9.- Ten cerca de tus rivales. Así puedes vigilarlos y estar más preparados si es que deciden atacarte.

10.- Saber cuándo decir NO. Si estás seguro de que lo que te piden merece un no como respuesta, hacerlo saber cuánto antes. De nada sirve retrasar un no.

11.- Es un juego largo. Cuando era jóven Mandela quería ver cambios rápidos. 27 años en la cárcel le enseñaron a ver las cosas en perspectiva, a saber que el futuro se construye con pasos dados diariamente y que los resultados pueden tardar en llegar, pero cada evento anterior nos acerca a la meta. No perder la paciencia es esencial.

12.- El amor es esencial. Ya lo dijeron antes los beattles con el “All you need is love”. Ciertamente, yo también creo que puede cambiar al mundo y es lo más importante que existe.

13.- Renunciar también es liderar. Stengel menciona que la mayoría de los presidentes en Africa han salido con los pies por delante o encañonados; pocos han dejado el poder de manera voluntaria. Mandela dejó el cargo y se retiró. Decía que “cuando sales del escenario, no puedes estar asomando la cabeza por detrás del telón constantemente”.

14.- Siempre son ambas cosas. Los eventos tienen razones multifactoriales. Nunca una sola es verdad. Cuando salió de la cárcel, la mayoría pensaba que vería las cosas en blanco y negro, pero el trabajaba para ver los tonos de gris, de llegar al medio camino, de ver las cosas desde todos los puntos de vista posibles.

15.- Busca tu propio huerto. En 1970 en la cárcel, Mandela comenzó a cultivar un huerto. Este se convirtió en una afición que lo alejaba de las preocupaciones diarias. Tenía algo a lo que él ayudaba a dar vida. Creo que todos necesitamos dar vida a algo y para ello necesitamos dedicar tiempo, atención, concentración, amor. Y cuando da fruto ¡que bonito se siente ser co-creador! (yo para las plantas soy malísima, pero ahí la llevo con mis hijos😉 )

Huerto de Mandela en la prisión

 

Como ven, Mandela es un hombre fascinante, porque pudiendo cerrar su corazón por todo lo que le había ocurrido, decidió fortalecerse con lo que la vida le dió. Ver un futuro mejor, y hacer de su nación tanto tiempo dividida, un lugar sin división. La geofráfica ya está arreglada. Los sentimientos quizás tarden un poco más en cambiar. Lo que logró hacer en sudáfrica es un ejemplo para el mundo, cuando se apela a lo mejor del ser humano, se le respeta y regresa su dignidad.

34 comments

  1. Mandela es un hombre admirable, todo lo que ha sufrido en su vida y por lo que ha luchado es digno de honrar. Seguro que el libro es muy bueno, porque él ha tenido una gran vida.
    Besos.

  2. No sé si hemos hablado alguna vez de los libros de Mma Ramotswe, esos libros medicina en los que se da una visión tan optimista de África.

    Pues bien, la protagonista menciona con frecuencia a Mandela y al primer presidente de Botsuana como los líderes a seguir, sobre todo porque les enseñaron a no ser rencorosos y a renunciar a la venganza.

    Ah, el punto 13 qué a cuento viene ahora, eh?

    • Loque:
      ¡noooooo! ¿hemos hablado de esos libros? ¡creo que no! ¿de quién son? ¿Mma Ramotswe es un personaje o es la autora? (así de perdida ando).
      Creo que no ser rencorosos con quien nos ha lastimado es un excelente principio, sobre todo porque con odio no se puede reconstruir nada. Es necesaria la paz en el corazón para fundar cimientos firmes en una reconstrucción, de cualquier tipo. Y si, el punto 13 es algo que muchos líderes debieran tener tatuado en su cuerpo.
      Un beso,
      Ale.

  3. Me ha gustado muchisimo esta entrada. Un hombre con un gran valor y unos grandes valores. Un ejemplo a seguir del que se sabe, a mi entender, muy poco.

    Un beso

    • Luisa:
      ¡gracias! es un hombre de lo más interesante, porque pudiendo renegar de todo lo que le acontecía, se dedicó a estudiarse a sí mismo, a su adversario para saber cómo llegar a un punto medio.
      Un beso,
      Ale.

  4. Vi la película de Clint Eastwood y el libro -El factor humano- lo tengo en mi plan infinito desde hace tiempo. Este también suena muy bien, lo buscaré.

    Y me apunto los quince principios. Estoy muy de acuerdo con ellos y contigo.😀

    • Lammermoor:
      a mi la película me encantó y la he visto varias veces (sola, con mis hijos, con amigos) y siempre hay algo nuevo que descubrir. Para quien quiere ser un buen líder, Mandela es un excelente ejemplo a seguir.
      Un beso,
      Ale.

  5. Me ha gustado mucho esta entrada, muy currada, la peli de Eastwood me gustó mucho y Mandela me parece una persona excepcional, de esas que aparecen cada cierto tiempo y que nos recuerdan que el ser humano puede ser capaz también de lo mejor. Un beso

  6. Tan buena es la reseña, que casi ya no necesito leer el libro. Una cosa que no sabía es el cambio experimentado en él. Sabía que la cárcel como él decía le había hecho “madurar” , pero no al extremo que cuentas del antes y después.
    Mandela, como Gandhi, como Martin Luther King, pasará a la Historia entre las joyas de la Humanidad.
    Estupendo libro.
    Un abrazo.

    • Loque:
      ¡eso es servicio y no tonteras! yo digo que domines el mundo ¡a la de ya! que todos seremos más felices y más cultos😀
      Tomo nota para leerlos en cuanto pueda (mira que necesito libros-medicina).
      Un beso,
      Ale.

  7. Me encanta Mandela, que personalidad y qué buena gente. Los políticos son como son personalmente y este es una persona integra.
    El libro del Factor humano es especial, te lo recomiendo.
    Factor humano eso es importante.
    Un abrazo
    Teresa

  8. Hola, buenas tardes, hermoso post, ya he leído El Largo Camino Hacia la Libertad y Conversaciones conmigo mismo, los dos son fascinantes.

    Buscando y buscando en internet, me entere de este libro, y ahora tengo unas ganas enormes de leerlo, de seguir configurando mi imagen del personaje de Mandela.

    Me parece una idea genial este blog, seguiré leyéndote 🙂

    ¿Puedo contactar contigo al correo?

  9. Hay que quitarse el sombrero ante este hombre y exelente ser humano hay que aprender en la vida a ser un gran ser humano respetando los derechos de los demas y luchando por la libertad y democracia mandela gran ser humano y ejemplo para el mundo. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s