LIBRO: Hijo Querido

HIJO  QUERIDO

Carmelita Cárdenas

 


He notado que la mayoría de los peregrinos, ya sea en el Camino de Santiago o en los caminos de la vida, siempre procuran seguir el ritmo de los demás. Al principio de mi peregrinación, yo procuraba ir junto a mi grupo. Me cansaba, exigía a mi cuerpo más de lo que podía dar, vivía tensa y acabé teniendo problemas en los tendones del pie izquierdo. Imposibilitada de andar durante dos días, entendí que sólo conseguiría llegar a Santiago, si obedecía a mi ritmo personal. Tardé más que los otros, tuve que caminar sola por muchos trechos, pero sólo respetando mi propio ritmo conseguí concluir el camino. Desde entonces aplico eso a todo lo que debo hacer en la vida: respeto mi tiempo.”

 

El comentario anterior, que le hicieron a la autora, sirve como una metáfora del duelo,  en que es una vía que todo aquel que pierde un ser querido recorre. A pesar de las buenas intenciones de los demás, de lo que ha servido a otros, del tiempo que les llevó…cada doliente hará bien en darse el tiempo de respetar su propio ritmo para ir  aprendiendo a vivir de nuevo sin ese ser que es intensamente amado a pesar de la ausencia.

 

Por diferentes cuestiones, he tenido que estar cerca de dolientes y creo que este libro es de los mejores que he leído. Carmelita Cárdenas es una madre cuyo hijo Miguel falleció a los 22 años en un accidente carretero. La peor pesadilla que tenemos los papás para ella se convirtió en una horrorosa realidad. Cosas curiosas de la vida, una semana antes del accidente, ella había terminado de tomar un Diplomado en Tanatología.

 

Lo que hace más valioso a este libro es precisamente el hecho de que quien lo escribe sabe de tanatología, y lamentablemente, también sabe lo que es perder a un hijo. Este libro habla de su desgarradora pena,  de lo que le si le fue útil  del diplomado, de las cosas que vivió que no le habían comentado en él, de cómo fue enfrentándolo y nos regala las cartas que le escribía a su hijo después de su fallecimiento. En estas cartas (¡y que valentía de hacerlas públicas!) nos muestra la variedad de sentimientos, estados de ánimo, situaciones, altibajos atraviesa un doliente. Su dolor servirá para que muchos otros padres que atraviesan este terrible hecho, puedan tener una luz en medio de su oscuridad.

 

Ahora ella da consejería tanatológica en el Hospital General de Celaya. Me encantaría encontrarla, pero por más que busqué en el libro y en internet, no se cómo comunicarme con ella. Este libro se lo mandaré a una tía mía que quiero mucho, y que tiene una pena igual de grande.

Anuncios

41 comentarios

  1. Vaya, siento mucho lo de tu tía.
    Igual este libro le ayuda a sobrellevarlo, porque a veces consuela saber que a otros les ha pasado lo mismo y que se han sentido igual que tú, que no eres diferente por ello.
    Pues no conocía a la autora de nada.

  2. Yo también lamento el dolor que está sintiendo tu tía!! El libro no le consolará pero algo le aliviará seguramente. Quizá le ayude a pasar el duelo…
    Besos, guapa!

  3. También para mí este libro era desconocido hasta hoy. Parece que merece la pena, si estás en predisposición de algo así. Ahora mismo no estoy en predisposición de meterme en una historia así, pero desde aquí le mando muchos besos a tu tía, para que “a su tiempo” se recupere del golpe.
    Un abrazo para las dos.

  4. Siento mucho lo de tu tía. Es un golpe bastante duro y sólo con el tiempo podrá recobrarse algo y seguir adelante. Porque olvidar, nunca va a olvidar.
    No conocía el libro, pero parece muy interesante.
    Y por cierto, tienes un premio en mi blog.
    Besotes!!!

  5. Pobrecita, qué triste! Me imagino que lo que logrará mostrar es que en algún momento se puede salir de ese pozo de dolor …
    Beso
    Marcela

  6. “Morir después que tus padres y antes que tus hijos”, lo contrario es ir contranatura. Nadie debería pasar por ello.

    No tengo palabras de consuelo para tu tía. Quizá el tiempo sea lo único que pueda ir transformando su dolor. Lo siento mucho.

  7. Si algo me ha enseñado la vida, es que cuando recibes un golpe fuerte, cuando la vida te da la espalda y te atiza con todas sus fuerzas, los sentimientos se te derraman desde el corazon a los dedos de las manos y se plasman con una sensibilidad especial en el papel. Y también que la experiencia de una persona puede servir a otras en su misma situación. No creo que actualmente sea un libro que deba leer, sin embargo lo tendré en cuenta para cuando mi animo no vaya montado en una montaña rusa y mis emociones esten un poco más asentadas.

  8. Es terrible lo que se siente al perder un ser querido, pero es ese dolor se intensifica cuando se trata de un hijo. Es mucho más difícil de superar porque se siente injusto.
    Seguro que debe ser muy interesante leer lo que dice esta señora, ya sea por su trabajo como también por su experiencia personal.
    Saludos.

    • Luciana:
      y si, tienes toda la razón. Y también puedo decirte que es un libro muy bueno, precisamente porque ella lo ha vivido y trabaja ayudando a otros que necesitan hablar de sus pérdidas.
      Un beso,
      Ale.

  9. Hola:
    Te agradezco mucho tu comentario sobre mi libro, no por inflar mi ego, sino porque me causa emoción saber que éste ha llegado a personas que no conozco, que viven fuera de mi ciudad natal y que de alguna manera, estoy logrando mi objetivo de poder ayudarlas. Haber leído lo que escribiste acerca del libro ha sido para mí como poner un curita en mi herida, y de alguna manera es también prolongar el paso de mi hijo por éste mundo. Presisamente hace unos días él hubiera cumplido 28 años y como éstos días son fechas muy difíciles para mi, necesitaba de tu bálsamo. Gracias.
    ¿Sabes? He tocado mil y una puertas para lograr la distribución de “Hijo Querido:”. Lamentablemente se han abierto muy pocas porque no es un libro comercial. El dolor no vende, y menos un testimonio que hable de él. Al día de hoy está a la venta en algunas sucursales de librerías Gandhi, en El Sótano de M.A. de Quevedo, GDL y Qro., en las sucursales de Gonvill, en Beityala de Monterrey y en librerías Líbelli de Celaya. En las dos primeras librerías que te cité harán corte en unas semanas y si no se vendió la cantidad suficiente de libros para que les convenga, me los regresarán y retirarán del mercado, ¡ni modo!, a buscarle por otro lado.
    Bueno, ya estamos en contacto por éste medio y me pongo a tus ordenes para cualquier cosa que pueda ayudar a tu tia o a quién sepas que lo necesita. Ya tienes mi dirección electrónica OK?
    Besitos

    • Carmelita:
      ¡Que sorpresa tan agradable! tu libro ha llegado y ha ayudado a muchas personas, como podrás ver en otros comentarios. Espero que finalmente la Gandhi, el Sótano, Gonill, Beityala y Libelli no dejen de venderlo, porque es muy útil para las personas que están atravesando un duelo (y lamentablemente, nos enfretamos a la muerte todos los días). Espero que no los regresen y que, personas como yo, podamos seguirlo encontrarndo con esa facilidad. Y si no fuera así, ¿nos tendríamos que comunicar contigo para seguirlo comprando?
      Muchas gracias por tomarte el tiempo de escribirlo, de escarbar en el fondo de tu alma para sacar lo que viviste, y como lo fuiste enfrentando porque será de mucha ayuda para otros que se ven enfrentados a la vivencia de perder un ser querido.
      Me alegra que mi pequeña reseña te haya servido de curita para esa fecha pues se que los aniversarios son siempre difíciles.
      Recibe un abrazo cibernético y todo mi agradecimiento por tu libro,
      Ale.

    • hola carmelita mi nombre es angelica jaureguiy yo tambien acabo de sufrir la perdida de mi hija de 11 años con 11 meses a escaso un mes de su cumpleaños,y tambien en un accidente esto gracias a una imprudencia de la que iba manejando,,me han recomendado tu libro espero que al leerlo me sirva de algo yo estoy muy recien con mi dolor fue el 08 de junio de 2011,,de regreso de la escuela ha sido muy dificil aceptar esto pero ojala como te dije que me sirva tu experiencia,para respirar poquito saludos

  10. Como mucha gente yo , ya leí el libro, en lo personal yo tuve la desgraciada oportunidad de perder a mi hermana,y no saben lo que le agradesco a Carmelita que haya escrito esta libro ,tanto por mi como a mis papas.
    Se los recomiendo mucho,hay veces que las personas no sabemos como dar una palabra de aliento,un pésame,te recomiendo que regales el libro.
    Y no me canso de darte las gracias Carmelita y darle las gracias a Dios de haberte puesto en nuestro camino.

    • Laura:
      ¡que terrible! esto que han vivido. Se que no ayuda, pero recibe desde aquí un abrazo. Yo quiero a mis 4 hermanas mucho y sufro nomás de imaginar que pudiera sucederles algo, así que sólo puedo imaginarme lo que has vivido.
      Ojalá Carmelita pueda leerte.
      Un beso,
      Ale.

  11. Querida Carmen……

    Tu libro Hijo Querido….aunque hace muchos años mi hermana murio de parto…me sirvio mucho para entender tantos años de dolor de mi madre…porque eso paso cuando yo era adolecente y sentiamos mis hermanos y yo como que nos habia abandonado…ademas tambien supe de tu dolor y como mi amiga que fuiste de cerca y ahora aunque lejos me siento cerca de ti…..orando para que Dios te de la fuerza necesaria para seguir adelante….Eres muy valiosa para muchisima gente en Celaya y tambien para tu familia….Un fuerte abrazo desde Honduras….Alma Ruby.

    • Alma Ruby:
      debe ser muy difícil perder una hermana, y después, perder un poco a los padres que están inmersos en su dolor. Y siendo hijo, tener que ocultarlo para que ellos no sufran más.
      Que alegría que Carmelita fuera esa luz para ayudarte a comprender todo lo que viviste. Se que ella está inmersa en bendiciones (no puede ser de otra manera cuando sus palabras sirven para que otros aprendan a vivir con ese dolor).
      Ojalá te lea.
      Un beso,
      Ale.

  12. Ale:
    Se me pone la carne de gallina al leer tus respuestas y los comentarios de Alma Ruby y Laura. Ese dolor que es parte de mí y que lo llevo clavado en el fondo de mi alma, es llevadero al saber que el darlo a conocer y tratar de explicarlo es útil para que otras personas se identifiquen con éste proceso sintiéndose menos peor en su pérdida, y también para que encuentren una opción en su manejo del dolor.

    Ya te platicaré que va sucediendo con las librerías. En Gonvill todavía me faltan unos cuantos meses para que mi plazo termine. En Beityala y Líbelli no me marcaron un plazo fijo. Algo que me parece estupendo es que en Beityala se puede comprar también por internet. Además, haciéndo el debido depósito, puedo enviar uno o varios ejemplares a quién lo solicite a mi dirección electrónica:
    carmelitacarpoz@hotmail.com

    En verdad te estoy muy agradecida.
    Besitos

    • Carmelita:
      te cuento que fui hace unos días a la librería El Sótano y me encontré con que tienen varios ejemplares más de tu libro, lo que me dió mcuho gusto porque más personas podrán beneficiarse de él. Que bueno que pudiste venir y leer los comentarios de Alma Ruby y Laura. Como ves, tu dolor da frutos.
      Un beso grande,
      Ale.

  13. Ale:
    Me da gusto volverte a saludar.
    Con gusto te quiero platicar a ti y a tus seguidores que mi libro ya está en internet disponible para descargarse gratuitamente en la siguiente dirección:
    http://www.hijoquerido.com
    Gracias por todo.
    Besitos

    • Carmelita:
      ¡Que gusto saber de tí! me da mucho gusto esto de tu libro y ya he compartido el enlace de tu dirección en mi facebook (Bibliobulimica Ale), y haré pronto una entrada para que no quede ahí perdido sólo en un comentario.
      Gracias a tí.
      Un beso,
      Ale.

  14. Gracias por compartir el libro. Yo tambien el 11 de Mayo del 2005, perdí a mi querida hija con 14 años de edad. un camino que parece que nunca se vera nuevamente la luz, tan fuerte es el dolor, que se piensa que tambien nos iremos con ellos… Algo parecido me paso, que ni por mi mente pasaba perder a mi hija, miedo era perder a mis padres, como es lógico, o mas bien la ley de la vida, y tenia una semana de haber terminado u taller de tanatologia, cuando paso lo de mi hija. Estoy por culminar el diplomado y pienso seguir con la consejería.
    Saludos afectuosos!!

  15. A mis hermanas en el dolor Angélica Jauregui y Amparo:
    Sólo les puedo decir que me duele profundamente su dolor. Yo de verdad quisiera que a nadie más en el mundo le suceda lo que nos ha tocado vivir, pero como menciono en mi libro, si no hubiera dolor y enfermedad sería señal de que estamos en el paraiso y no en el mundo. Allá en esa dimensión del amor alcanzaremos algun día a lo mejor de nosotros, nuestros hijos, quienes nos esperan y nos recibirán para sumergirnos en una dicha que ni siquiera podemos imaginar.
    Un abrazo muy grande

  16. Mi querido hijo Nico se fué hace 3 años el 1 de abril del 200 con 24 años..despues de luchar 9 meses contra el cancer,,quiero agradeceros el escribir y facilitar este libro que hoy me bajo y que seguramnte tardaré aún en leer . Se que es el siguiente paso..El lunes voy por primera vez a un grupo de duelo aunque todo este tiempo me he sentido muy acompañada por Renaceras, donde socorro ceja, tanatóloga que allí nos ayuda colgó este libro.
    He comenzado de voluntaria en el hospital de la Moraleja de madrid, España visitando a pacientes oncológico …leeré tu libro porque se me dará muchas pistas para acompañar en ese dolor y poco a poco sanar el mio..¿¿que difícil es vivir con esto.
    Amo vuestro corazón generoso,,angela escribano

    • Anyelis:
      un abrazo fuertísimo para tí…que parte tan difícil te ha tocado vivir…me da gusto que estés buscando compañía para enfrentar este dolor. Espero que el libro de Carmelita te de esas pistas para que vayas aprendiendo a vivir con esta pérdida tan terrible.
      Un beso,
      Ale

  17. Mi precioso hijo Ricardo, de 18 años, falleció hace veintiocho días en un accidente automovilistico, toda la familia sufre mucho, por lo que a mi respecta, simplemente, no se puede expresar con palabras, solo se que es desgarrador, estamos tratando de tomar todas las ayudas que nos recomiendan, ya leimos el libro y me identifiqué mucho con la autora pues esa es la pura realidad (como quisiera poder contactarla).. En los primeros días sentí mas fortaleza, yo creo estaba en schok, ahora, bien lo dice ella, “el teatrito” se viene abajo y empiezo a vivir la realidad, sí tengo fe en Dios de que me va a ayudar, pues solo él sabe como este muchacho compenetró en lo mas profundo de nuestros corazones.
    GRACIAS.

    TERE.

  18. Hola!,…la vida y el mundo es un PAÑUELO!!,… y llegué a Carmelita por una amiga mexicana que me recomendó su libro para personas que perdieron a sus hijos en situaciones inesperadas.
    Gracias por ayudar mediante esta experiencia a familias que luchan con un hijo especial, y algunas porque Dios lo quizo,..y los perdieron en circunstancias que luego solo ellas entenderán,
    Un abrazo inmenso a la distancia y toda mi solidaridad.
    Viviana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s