LIBRO: La Jaula de Oro

LA JAULA DE ORO

Shirin Ebadi

Editorial La Esfera de los Libros

Hay un dicho que dice “aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión” y me viene a la mente después de leer este libro. ¿De qué trata? De una familia iraní que es separada cuando tres hermanos adoptan diferentes ideologías; cada uno de ellos entra en una jaula cuyas creencias los alejarán no sólo de la familia, sino de amigos y colaboradores. Cada situación que no les parece correcta, que critican en otros, va formando un barrote nuevo a su prisión, como si su visión fuera haciéndose de túnel, impidiéndoles ver realidades ajenas.

Como siempre, son las mujeres las que se ven atrapadas en medio, pero también una mujer la que no dejará que ninguna ideología la aparte de su familia y que siempre estará tratando de rescatarlos.

Cada vez que alguien cree saber cuál es la mejor manera de vivir, que le puede dictar a otros los valores que debiera tener; y que puede sugerir y luego prohibir lo que trae decadencia (según su leal saber y entender) estamos ante el comienzo de una dictadura y una tiranía.

La autora de este libro recibió el Premio Nóbel de la Paz en 2003.  Es una abogada y activista que lucha por los derechos humanos y la democracia. Fue la primera juez en Irán cuando sólo contaba con 27 años. 4 años después, con la llegada de Jomeini, fue obligada a renunciar.  Ebadi es una mujer que constantemente habla de que la postura discriminatoria hacia la mujer tiene más que ver más con un problema cultural que religioso, y deriva de la sociedad patriarcal, y que no radica sólo en los hombres  pues son las mujeres quienes transmiten los valores de esta  sociedad. Dice “Todo hombre déspota y abusivo ha sido criado por una mujer”. Dice que es como la hemofilia: las madres lo transmiten a sus hijos varones.

¡Gracias Gise por la recomendación!

Para leer el primer capítulo, aquí.

Anuncios

38 comentarios

  1. Es verdad, la discriminación contra la mujer no tiene un sustento religioso, es cultural. No todas las sociedades islámicas son tan estrictas con sus mujeres, lo que demuestra que es cultural.
    Muy interesante el tema.
    Saludos!

  2. Ale…ya lo he anotado. Suena fenomenal. Y además me viene muy bien para mi trabajo. Convivo (en el trabajo) con muchas personas (mujeres) de diferentes culturas…y es cierto eso que dice la autora, en lo referente a la educación. Pero también ellas fueron educadas así…es el pez que se muerde la cola. Espero que cada vez, dentro de cada ideología exista una actitud más crítica….y con uno mismo también.
    Mil besos grandes!! Gracias por estos descubrimientos.

    • María (librosyte):
      es tal como dices: el pez que se muerde la cola y es un ciclo difícil de romper ¡pero se puede! supongo que el pez quedará unos momentos paralizado sin saber qué hacer, pero en una generación o dos, aprenderá a seguirse moviendo en el agua preguntándose por qué se mordía la cola 😉
      Un beso,
      Ale.

  3. Totalmente de acuerdo en que la discriminación hacia la mujer en estos países es más cultural que otra cosa. Y son las propias mujeres las que tienen que luchar por erradicarla, criando a sus hijos en la igualdad. Aunque se ve tan difícil…
    Muchas gracias por darnos a conocer este libro, que se une a mi lista infinita. ¡Besos!

  4. El problema no son las religiones, sino los fanatismos religiosos, y como bien dices, pensar que tú estás en posesión de la verdad absoluta y que los demás son los que están equivocados.
    Esto de acuerdo con lo que dice la autora del libro. Yo siempre he pensado que el machismo lo transmiten las madres. Al fin y al cabo son las que educan a los hijos.
    No digo que los hombres no tengan la culpa, todos ponemos nuestro granito de arena.
    En este caso, lo que llamamos machismo, se eleva a grados insospechados. Se necesita toda una sociedad dispuesta a cambiar, unas leyes que nos “obliguen” a no discriminar.
    Yo intento no transmitir estos valores negativos a mis hijos, pero siempre con el miedo de no pecar de moverme hacia el lado contrario.
    Es difícil encontrar el equilibro.
    Un saludo.

    • Ascen:
      ¡muy difícil encontrar el equilibrio! tienes toda la razón. Yo también hago lo posible desde casa para evitar que mis hijos (mujer y hombres) crezcan perpetuando esto. Al igual que tú creo que todas las religiones son buenas, siempre que no sean una bandera más para dividirnos (y hacernos sentir “mejores que..”).
      Un beso,
      Ale.
      ay Ascen, que coraje me da que no vivamos en la misma ciudad para irnos a tomar un café 😀

      • Estaría muy bien, pero de momento mis “posibles” son pocos. Eso sí, en cuanto me toque la lotería, me hago un viaje hasta vuestro continente y visito a todos los amigos que, gracias a internet, tengo por aquellos lares.

        Un besote.

        P.S. Si te toca a tí antes que a mí, ya sabes que te espero.

      • Ascen:
        los míos también (que son pocas posibilidades, vamos 😉 ), pero espero te saques la lotería para que vengas por aquí. O yo como dices, y me verás por allá 😀 jajaja
        un beso,
        Ale.

  5. Creo que voy a inventar un premio bloguero con el título “El blog más peligroso” y desde luego, éste sería uno a los que otorgaría tan peligroso galardón, porque es que querida, me haces picar, me pones los dientes largos demasiado ¡A menudo!
    Me lo apunto … ¡Qué desgracia (más agradable, claro)!
    Besos

  6. Hola Ale, es una buena propuesta en estos momentos para entender un poco mejor la realidad de esta zona; leía estos días una entrevista de una escritora iraní y la situación tan dura que atraviesan.
    A veces es duro pensar que pueden ser las propias mujeres las que inmersas en esa cultura, costumbres, perpetuan la discriminación…
    Un abrazo 😉

    • Maribel:
      ¡hola! si, debe ser terrible la situación que se vive en estos momentos; que mujeres tan fuertes tienen que ser para estar en el ojo del huracán durante tanto tiempo y seguir sacando fuerzas de flaquezas para continuar con su vida. Las mujeres somos muy especiales ¿ehhh? la vida sigue, y ellas dando lo mejor que tienen. No se me olvida que en el libro de 3 tazas de té, el autor menciona que cuando educan una mujer, educan una familia y las mujeres no quieren la guerra pues temen por sus seres queridos. Que son los hombres quienes la hacen, y abandonan familias y ciudades para ir en busca de la lucha. Poco a poco las mujeres comienzan a hacer cambios en sus casas, que a la larga cambiarán el mundo.
      Un beso,
      Ale.

  7. orale! me gustó tu comentario “pues son las mujeres quienes transmiten los valores de esta sociedad. Dice “Todo hombre déspota y abusivo ha sido criado por una mujer”” creo que eso aplica tmb para lo que tristemente estamos viviendo en la actualidad con la inseguridad, lo que vivimos es resultado de la falta de educacion de los padres…
    me gustó tu recomendacion! de casualidad lo tienes en electronico?
    saludos!

    • Chica de mente ocurrente:
      La violencia ciertamente también sale del hogar…lo que ocurre aquí es culpa de muchos padres. ¿Te acuerdas del ponchis? ¿que viviría para ser sicario a los 14? ¿y que sus hermanas le ayudaran a disponer de los cadáveres? te preguntas ¿dónde están los papás? (vaya, hasta en el caso de Kalimba…dices ¿qué padres dejan a sus hijas de 16 y 17 irse de antro, no llegar a dormir, viajar a otra ciudad solas???)
      Un saludo,
      Ale.

  8. Lo de la jaula de oro, aunque lo he oído cien veces, es curioso, pero hasta hoy no lo había asociado a cómo viven (o afirman que quieren vivir) muchas mujeres.

    Lo de que la discriminación no es algo religioso es una gran verdad, es sabido que muchos utilizan la religión (la que sea) para someter a otros, manipulando cualquier idea (muchas veces buena de partida) para el más abyecto de sus fines.

    Como en “Cecilia Valdés” uno de los libros que me envió Ade, que uno de los personajes decía que los negros a los que secuestraban y esclavizaban debían estar contentos porque los evangelizaban.

    No, si cuando alguien quiere tergiversar algo…

    • Loque:
      tienes toda la razón (con eso de que se usa un principio religioso para luego someter a otros). Toda religión llevada al extremo es fanatismo, y en vez de apelar a los principios de ella (la religión) sacan lo más violento y torvo que tiene el ser humano. Si realmente eres religioso, creo que tienes que ver a Dios en todo (y todos). No fraccionar, no dividir, no clasificar (esto si, esto no; esto aquí, esto allá).
      Si, eso del libro de Cecilia Valdés es de terror. Y así es siempre…quienes llegan creen que hacen “un favor” a los “incivilizados”
      Cuando domines el mundo, espero que no lo permitas (la tergiversación 😉 jajaja)
      un beso,
      Ale.

  9. Alequé acertado que menciones Tres tazas de té, ya que es una historia de esperanza, alguien que intenta cambiar las armas por libros y escuelas, lo voy disfrutando por etapas y cada vez más convencida de que el mundo necesita muchos “Mortenson”…
    La idea de los microcréditos del nobel indio tiene la misma base, la confianza en las mujeres 😉
    un superabrazo 😉

    (nota a Loque conseguí uno de Avellaneda del que hablabais Ade y tú! )

    • Maribel:
      el mundo necesita que aprendamos a convivir en paz, y muchos Mortenson, sin duda alguna 😉
      Las mujeres somos maravillosas, si. Que bien que hay quien les tiene confianza y las apoya para cambiar las sociedades poco a poco.
      Un beso,
      Ale.
      pd ¡bien por el libro! siempre da emoción conseguir el que anda uno buscando 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s