LIBRO: Maus II

MAUS II

Art Spiegelman

En 1991 se publica la segunda parte de la historia. Anja y Vladek están en Auswitz, y la vida en casa es un desastre, pues Mala ha abandonado a Vladek. Este hace lo posible para que Art venga a vivir con él, pero no lo consigue. Hay una escena en el libro donde Francoise, la esposa de Art le dice que ella preferiría matarse antes que tener que pasar por lo que Vkadek ha pasado y que es un milagro que haya sobrevivido. Y Art le dice que no lo hizo del todo. En las viñetas sobre la vida de Vladek y su vida post-guerra vemos a un hombre que no puede disfrutar de la vida, no confía en los demás, teme desperdiciar recursos, siempre está guardando (esto le salvó la vida durante la guerra). ¿Quién puede culparlo de ser así después de todo lo que tuvo que pasar? Ciertamente las cicatrices que llevaba eran más que las de un número tatuado en su brazo.

Algunas viñetas me ponen a mí los pelos de punta, y agradezco que sean animalitos…lo hace menos difícil para mí, aunque aún así son terribles. Aquí un francés es caracterizado como rana, y una gitana como una polilla.

Un año después de la publicación de este libro, Art  recibe el premio Pulitzer (1992).

Anuncios

22 comentarios

  1. Una amiga mía tiene el primero y por lo que me ha dicho es estupendo a la vez que brutal.
    A ver si me lo deja!!
    Muchos besos y mil gracias por el libro que me mandaste vía mail!!!

  2. Lo que me gustó mucho de este segundo tomo es que no es una mera continuación, sino que aparecen otras cosas: las preguntas que se hace Spiegelman respecto de su obra, el efecto que le produce el hecho de que la misma haya tenido trascendencia. Me gusta que todas las dudas e inseguridades queden plasmadas en el libro. Y ni hablar cómo se profundiza en la relación padre-hijo, aún después de fallecido Vladek.

  3. Coincido con Valeria. En esta segunda parte además de contarnos cómo es la vida que lleva Vladek, ahonda en el propio Art, en la relación con su padre, en la publicación del libro… no me esperaba algo así y me soprendió mucho. Lo hace más cercano al lector.

    • Hierbaroja:
      y además, ve uno la vida tan tremenda que debió llevar Art con todos estos fantasmas encima de él. La competencia con el padre que lo lleva incluso a analizarse y que le crea tantos sentimientos de no ser digno, o con tantos recursos como su padre…
      un beso,
      Ale.

    • Hola Maribel 😉
      ahhh ese plan infinito…este año mi propósito es leer todo lo que tengo acumulado en casa esperando una oportunidad. Ya escucho cada que paso -ahí donde los tengo haciendo fila- esa canción que decía “el tiempo, que te quede libre si te es posible dedíiiiiiiicalo a míiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii”
      Un beso grande,
      Ale.

  4. ¿Te acuerdas que en Vida de Pi, les robaba y guardaba, galletas a los japoneses?

    Y lo que pasó Pi fue un festival comparado con esto.

    SPOILER

    Qué curioso, él también animalizaba a las personas.

  5. Que Vladek no fuera capaz de disfrutar la vida, fue lo que más me impactó y además después de lo que tuvieron que sufrir me pareció ¡tan injusto!.
    Creo que es imposible recuperarse del todo de semejante atrocidad e intentar vivir una vida “normal” ¿Alguien puede culparle de que la vida le haya hecho ser así?
    Magnífico libro. No me canso de recomendarlo.

    • Booki:
      oye, ¡que felicidad verte ya tan recuperada! (como si tuviera cámara en el blog y por aquí te estuviera saludando ehh). Bueno, que veo que ya has escrito dos entradas y eso me alegra 😉
      No…nadie culpa a Vladek….todos llevamos inscritos (los que tenemos más edad incluso comienzan a notarse las marcas en la cara) la vida que hemos llevado. Hay quien tiene cara de vinagrillo, o dulces, o amargas ¿no es verdad?
      Ciertamente unas vidas que quedaron muy marcadas y que fueron muy tristes. ¿Cómo podrías esperar una vida normal si lo que les aconteció no era para nada normal?
      yo como tú lo recomiendo porque es una ventana para ver no sólo el horror, sino lo que les hizo a las personas que sobrevivieron, y a sus hijos.
      Un beso,
      Ale.

  6. No he leído este libro, aunque sí que lo he visto. Veo que algunos personajes pueden llegar a ser esteriotipados…(eso de que una gitana sea una polilla, no me gusta demasiado). La verdad es que no me atrae mucho…Pero lo cuentas tan bien, Ale!! Cuando me acerque a la librería intentaré echarle un ojillo para verlo…(puede que incluso me lo lea allí, jajaja).
    Besos!!

    • María (librosyte):

      En este segundo libro está pensando como dibujar a su esposa Francesca y no sabe bien si como ratona (judía, porque se convirtió al casarse con él) o como francesa. Seguramente que también batalló en ver qué cualidades le despertaban la nacionalidad francesa (¿por qué ranas?) o las polillas. Si lo encuentras este es tan pequeño que seguro lo puedes leer ahí en la librería…
      Un beso,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s