LIBRO: Según cuentan Nuestros Antiguos

SEGÚN  CUENTAN  NUESTROS  ANTIGUOS…RELATOS   DE  LOS  PUEBLOS

INDIOS   DURANTE  LA  OTRA  CAMPAÑA

Subcomandante Insurgente Marcos

Reto 2010: Comodín

Este libro me lo regaló una de mis hermanas (¡gracias!) 😀 . En él, se dice que los dioses hicieron a los hombres y mujeres que marcarían el camino a otros y por eso los indígenas mayas han aprendido a mirar hacia abajo porque están buscando quien deja  al caminar una huella profunda en el suelo para seguirle. Marcos cuenta que a pesar de su peso y estatura  no deja huellas en la selva, mientras que la comandanta Ramona, que era pequeña, dejaba siempre una marca profunda que él podía seguir para no perderse en la selva.

El viejo Antonio aconseja “Aprende a mirar abajo. Y atrás de que vayas de alguien, y si deja marca síguelo, no lo pierdas, porque arriba no lo vas a encontrar”

Así, mi hermana lucha para hacer de este un México en donde no se borre del mapa a la población indígena, lucha para que sus derechos sean preservados, para que la sociedad mexicana aprenda a verlos, escucharlos, tomarlos en cuenta; que la riqueza cultural que tienen sea conocida. Quisiera un México más justo, donde recordemos que venimos de esta tierra del maíz que nos da para existir y que estamos maltratando sin cesar.

Mi fraterna –como le gusta a ella llamarnos a sus hermanas- deja una huella honda  cuando pasa. Inclino la cabeza, y la reconozco 😀

Les comparto un extracto maravilloso donde el Viejo Antonio cuenta cómo nació la palabra yo:

“Uno empezó a hablar y a decir yo cuando empezó a nombrar su dolor, su rabia, su indignación. Y cuando uno empezó a decir “yo sufro, yo peno, yo tengo estos problemas” es como aprendió a reconocerse a sí mismo como un ser humano. Antes del yo no había nada, y antes del yo que nació entonces no había explotación ni miseria. Cuando uno dice yo, dice un individuo, no dice un colectivo.

Entonces, dice el viejo Antonio que cuando decimos yo, nombramos nuestra historia y  ahí, a partir de eso, empezamos a aprender las otras palabras. Aprendemos a reconocer por la mirada y por el oído al otro que es diferente, y lo nombramos él, ella. Pero seguimos siendo nada más nosotros, como un individuo, solos, separados del resto. Y es hasta cuando abrimos no el oído, no la palabra, sino cuando abrimos el corazón, que empezamos a reconocer en el él, o en la ella, esos mismos dolores y esas mismas penas.

Y dice el Viejo Antonio que es cuando el yo encuentra a él o a ella, y descubre que es lo mismo el dolor que tiene, empieza a construir una palabra que es la más difícil de construir en la historia de la humanidad, que es la palabra nosotros. Dice el Viejo Antonio que en el momento cuando el yo, y el él, y el ella y el –cuando hay más confianza-, el usted –cuando es signo de respeto- se convierten en nosotros; es entonces cuando hay la oportunidad de que el dolor y la pena, que hizo nombrar el yo, que hizo nombrar a él, a ella, al , al usted, tiene la posibilidad de transformar el yo en alegría[…] es necesario aprender a mirar al otro, de la única forma que hemos aprendido a hacerlo nosotros, como pueblos indios, a mirar a otros, y es con el corazón. ”

Y en primicia, aquí le dejo un video donde el subcomandante se quita el pasamontañas:

Anuncios

41 comentarios

  1. Me resultó un poco complicada la explicación del Viejo Antonio, pero me gustó el video del Subcomandante Marcos. Me pareció un poco del estilo de los mosqueteros: “Todos para uno….”
    Un saludo.

  2. Alejandra: me fascina esa imagen que abre tu blog; ese tan melancólico puente. Me recuerda simultáneamente a varias cosas: el momento en que la antigua y malvada amada de Athos asume con entereza su ejecución por el verdugo de Lile. O el camino final que habrá recorrido Ana Bolena para ser llevada a la Torre, donde fue miserablemente ejecutada. Como también, el grato y emocionante recuerdo de Jose Van Dam cantando Mahler, sobre aquel final de “El maestro de música”. Lo he cliqueado pensando que podía archivar a la imagen para mi archivo, pero no he podido. Sólo pretendo incorporarlo a mi salvador de pantalla como paisaje. ¿Habrá manera de que pueda hacerlo o está protegido por algún copyright? Insisto en mis buenas intenciones. Saludos.

    • Mariano:
      lamento no poder ayudarte porque mis conocimientos cibernéticos son casi nulos. No tengo ni la menor idea de por qué no pudiste archivar la imagen ni cómo podrías tenerlo como salvapantalla. Es una imagen que ya viene de wordpress, a lo mejor si tiene copyright.
      Un saludo,
      Ale.

  3. Niña, que lindo post, qué linda la explicación del NOSOTROS, y qué lindo el video, sorprendente en su simpleza y bello en su significado. Ojalá y en México mejorara todo un día, se acabaran las guerras por las drogas y todos tuvieran una oportunidad digna de vivir.

  4. Cómo me gusta todo lo de tu país. Me ha encantado esa explicación, el vídeo o veré después.
    Que razón tiene tu hermana, la riqueza de México viene de vuestra raza, vuestras costumbres y toda la cultura maravillosa que acumuláis.
    Pena me da que en esta carrera de ser todos iguales perdamos por el camino tanta riqueza.
    Mexicana de corazón
    Teresa

  5. El Subcomandante Marcos. Toda una figura controversial en nuestro país. Recuerdo que cuando era estudihambre, como parte de una tarea, inventé una entrevista que le realizaba, tanto las preguntas como las respuestas. No sé si en esas respuestas proyecté más de mi persona que de sus ideales, pero era en ese tiempo mi concepción de su misión al frente del EZLN. Veré si puedo conseguir este libro a ver qué tan acertada o errada era mi idea =)

    Ale, sorry que no haya podido firmarte antes, pero he leído todos tus resúmenes =) Muchas gracias por el comentario que me dejaste; en realidad estoy muy feliz y te haré caso: un poquito de egoísmo no le hace mal a nadie, jejeje.

    Un abrazo!

    • Kiddo:
      No te preocupes de firmar nada, (pero ¡gracias por venir! quien creyera que te ha dado tiempo ehhh) que es más importante no perderte el comienzo en este mundo de ese pedacito de carne tuyo 😉 ¡crecen tan rápido! ¡disfrútalo!
      un beso,
      Ale.

  6. Me has recordado un poco al precioso Popol Vuh, si no lo has leído te recomiendo la edición de Porrúa; es la menos confusa que ha pasado por mis manos.
    Me encantó la reflexión del viejo Antonio, sólo al prestar atención y reconocernos a nosotros mismos podremos hacerlo con otros seres cercanos y tan necesitados de ayuda. El problema indígena es muy complejo, es una pena que se estén perdiendo tantas lenguas y costumbres. 😦

    • Andromeda:
      pues nunca me he leído el Poppol Vuh. Tendré que remediarlo. Lo buscaré entonces en Porrúa.
      Pienso como tú: nuestro país perderá una riqueza inconmensurable si no hacemos algo por remediarlo.
      Un beso,
      Ale.

  7. Yo también lo he visto y me gusta que el subcomandante sea todo el mundo! La explicación me resultó algo complicadilla, jeje, pero es que tengo la neurona quemada con los exámenes.
    La ilustración del subcomandante también es muy bonita, aunque le tienen que hacer más sano y que fume menos.
    (qué chula soy!)

    • Isi:
      ¿y cómo te fue en los exámenes? espero que valiera la pena que se quemara la neurona 😉 jajaja
      Fíjate que el platica en el libro que se quedaba atrás en las caminatas por la selva, pero que nunca se preocupaba porque podía seguir las huellas de la comandanta…a saber si se quedaba atrás por mala condición física o porque se queda a fumar su pipa por ahí admirando el paisaje…
      Ahhh pero ¡que bonitos ojos! si hasta se ve como sonríe con ellos cuando dice que va a dar una foto de él sin pasamontañas 😀
      Pero, si algún día me tocara conocerlo, yo le digo que desde España le mandan decir que se haga más sano y que fume menos 😉
      Un beso,
      Ale.

  8. Hola Ale, esto es lo bueno de tener hermanas, jejeje.

    Me quedo con lo de “Aprende a mirar abajo” y mirar a los otros con el corazón. Te seguimos el rastro Alejandra? , es curioso, que diferente me suena, siempre pienso en tí como Ale…

    • Maribel:
      Y si 😀 los regalitos son un plus añadido jajaja…tienes razón, Ale y Alejandra suenan muy diferente (sobretodo cuando mi mamá me gritaba esto último…quería decir que ya la tenía hasta el copete y me iba a ir muyyy mal 😉 )
      un beso,
      Ale.

  9. Aquí tienes a otra española amante de México, su cultura, sus escritores, su arte, su gastronomía… y eso que aún no he tenido la inmensa suerte de poder ir en persona, esperro poder hacerlo algún día; la globalización es terrible en su afán de querer que todos seamos iguales, pero tiene su parte positiva en que podamos aportarnos tantas cosas unos a otros aunque estemos a miles de kilómetros, desde nuestras casas a un golpe de ordenador. Bsos!

    • Carol:
      pues cuando vengas en persona descubrirás además, el gran corazón de su gente y la belleza de sus ciudades, cielos, bosques, playas, ciudades coloniales, selvas, cañadas, lagunas, cascadas, pirámides, desiertos porque tenemos ¡de todo! 😀 gracias por querer a mi país
      un beso,
      Ale.

  10. Ale, me encanta la entrada de hoy. Efectivamente, de la suma de yo+el/ella surge el nosotros.
    Y me gusta lo que dice el viejo Antonio de aprender a mirar abajo.

    ¡Qué ganas de conocer tu país!

  11. Una entrada estupenda que he leído dos veces.

    Tengo un poema que empieza diciendo:

    “Nunca tuve patria ni bandera,
    y sin embargo amé,
    y aun quiero de manera intensa
    la tierra que mancha mis suelas,
    –la real y la que sueño-,
    y aquella con la que me funda
    cuando polvo sea…

    Sí, Ale, es importante es amar la tierra y a los que de van dejando sus firmes huellas sobre ella.

    FELICIDADES !

    El video no lo había visto y me ha parecido muy bueno.

    Un abrazo!

    • Susana:
      ¡que bonito poema! las banderas, patrias y fronteras nos van dividiendo a la larga y creo que todo lo que nos aleja puede convertirse en fanatismo y odio hacia lo que es diferente; pero siempre es bueno sentir cariño y orgullo por aquello de donde provenimos. Después de todo ¡forma lo que somos!

      Hoy mi patria está secuestrada. Si cada mexicano estuviera orgulloso de lo que somos, de nuestro pasado, se pondrían a trabajar para sacar adelante esta tierra noble que tanto nos ha dado (y nos sigue dando). Con estudio, trabajo honrado, responsable, sabiendo que somos capaces de mucho.

      Gracias por compartir el poema y tus palabras.
      Un beso,
      Ale.

  12. Creo que hoy celebráis vuestro Bicentenario, así que muchas Felicidades para ti y para todo Méjico.

    Otro besico !

    (Había dejado antes el comentario pero creo que algo ha pasado con él y se ha perdido en la inmensidad de la red jejeje)

  13. Me he quedado sin palabras, y solo con leer el texto (videos no puedo ver).

    Primero hablar de la admiración que despierta en mí tu hermana, qué buen tronco y qué buenas ramas hay en tu familia.

    El texto con el “yo”, “él”, etc es realmente hermoso, de verdad que me ha impresionado.

    • Loque:
      ¡gracias!
      me has hecho recordar que cuando regresé del viaje de bodas, tenía una infección en la garganta que requirió que me pusieran el antibiótico inyectado. Me inyectaba mi mamá y me quejé que me dolía y me dijo “nada, que ya eres troco y no ramita del árbol y ahora tienes que ser fuerte” 😉
      ni te digo que yo quería ser hojita y que me consolaran…eso de saberme tronco me asustó más que la inyección misma.
      un beso,
      Ale.

  14. […] LIBRO: Según cuentan nuestros antiguos: Y no podía terminar sin una reseña de un libro que, aunque no he leído, me encantaría compartir con los lectores de este blog. Se trata de un libro del Subcomandante Marcos reseñado por mi amiga Bibliobulímica, ella expresa también ternura fraternal y un vínculo muy especial con la persona que le regaló el libro. Mariana para Blog de Libros 19/09/2010 | Lo mejor de la quincena […]

  15. Gracias por compartir tu experiencia vivida de un regalo tan importante y desde el amor, la admiración por la cosmovisión maya.

    Como al parecer, a vos le gustan las recomendaciones de libros… te recomiendo “Los otros cuentos”, una colección de cuentos zapatistas narrados por el sub Comandante Marcos, Eduardo Galeano, entre otros.

    Bellos cuentos que recrean la tradición oral de los pueblos originarios. He aqui una muestra: http://radiozapatistasud.wordpress.com/los-otros-cuentos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s