Mi Hermano Mayor

En la secundaria tenía a mis amigas y todas éramos las mayores. Dice el dicho “Dios los hace y ellos se juntan” pues bien, solíamos quejarnos de lo difícil que es esta posición en la familia: que si había que ayudarles con la tarea a los de abajo, que si te los encargaban cuando los padres salían, que si te regañaban por su culpa, que si los padres experimentan y aprenden  con uno –nos llamábamos conejillos de indias-.

Y yo soñaba con tener un hermano mayor. El tendría que abrir brecha y yo podría ir danzando detrás, dando brincos de felicidad.

Después conocí a mi caballero de la armadura dorada, el charro negro, y entre las muchas bendiciones que trajo a mi vida, está la de un hermano mayor.

Compadre, tu sabes lo mucho que te quiero. ¿Cómo podré terminar de agradecerte alguna vez las veces que tú y mi comadre la hicieron de chaperones para que mis papás me dejaran salir a alguna fiesta, o a ver a Juan Gabriel o a David Copperfield con mi charro negro? ¿Cómo olvidar que cuando nació Ale entraste a la habitación del hospital, me diste un beso en la frente y me dijiste “Gracias por hacerme tío, esa niña es preciosa y yo siento que la quiero como si fuera mi hija?” ¿Cómo decirte lo que te extrañan mis hijos ahora que no vives aquí a dos puertas, porque nada les daba más ilusión que aprender algo, o ensayar un truco para luego ir a mostrártelo?

Eres un tío como pocos. Cuando estaban chiquitos siempre traías algo en tu bolsillo para ellos. Si estábamos en misa, esperabas a que te prestaran atención y poco a poco sacabas de tu bolsa un carrito, con lo que el chamaco no volvía a estarse quieto en su asiento. A Fernando le compraste su primer libro de dibujo, con sus lápices para que se dedicara a la pintura. O las pláticas filosóficas que te avientas con Ale, hablando también de los sinsabores de esta posición natal.

¿Cómo olvidar que hace dos navidades Andrés no quiso escribir su carta al niño Dios? A. y yo lo convencimos de que debía pedir sólo dos juguetes, y que el niño Dios le traería uno de ellos. Pero se encontró contigo y tú le preguntaste:

–          ¿cómo que sólo vas a pedir un regalo? ¿por qué tan poquito? ¡Si tú eres un niño que se porta muy bien!

–          ¿tú crees tío?

–          ¡Claro, que me pregunte a mí si necesitas referencias!

–          ¿entonces puedo pedir más de dos cosas?

–          ¡Clarooooooo, aquí tengo un papel y una pluma! Vamos viendo ¿qué quieres pedir???

Y que se suelta el niño escribiendo y tú le decías “¿nada más? ¡pide más!” y yo te decía ¡Compadre!. La cosa terminó cuando yo miré a Lizeth (mi sobrina, tu hija) y le dije:

–  “Mi reina ¿a qué horas regresas de las fiestas?

–  A las doce

– ¿Pero por quéeeeeeeee? ¡si tu te portas muy bien! ¡deberían dejarte llegar más tarde!

Gracias por todo lo que has traído a mi vida, y la de mi familia. Gracias por estos años ¡Y que sean muchos más! ¡Feliz Cumpleaños!

Anuncios

30 comentarios

  1. ¡Qué aire a Bruce Willis que se gasta tu “hermano”! ¡ja,ja!

    Al igual que Isi yo también soy la mayor. La conversación del tío-sobrino sobre la carta a los Reyes me ha recordado a lo loco que volvió mi hermana a mi hijo durante varios años, diciéndole al niño que los Reyes Magos eran cuatro de toda la vida: Melchor, Gaspar, Baltasar y Ricardo.

    Te juro que el pobre hasta llegó a decírselo a algún niño del cole y luego claro llegaba a casa y decía que allí le habían dicho que eran tres. Al final mi hermana le dijo que debió entenderle mal que Ricardo era realmente un Rey y le llamaban “Corazón de León”. Pobrecito, qué cacao tuvo.

    En fin, a falta de un hermano mayor, tendrá que servir una hermana pequeña.

    Un beso wapa

    • Booki:
      ahhh, esa foto de Bruce es un chiste familiar, que se mi compadre sabrá entender jijiji. ¡Bienvenida tú también al club! ah que tu hermana, haciendo batallar al sobri ¡como las mías! la más peque estuvo un tiempo celosa de mi hija (la vino a desbancar…era la peque, hasta que nació mi hija).
      La verdad es que yo tengo 4 hermanas más peques que han servido bastante bien 😉 no las cambiaría por nada del mundo 😀
      Un beso también para tí,
      Ale.

  2. gracias, comadre, ¿QUE MEJOR REGALO QUE ESTA CARTA?
    siente el mismo cariño de mi hacia ustedes, ya lo hemos platicado alguna vez, eso de ser el mayor tiene tambien sus beneficios, ¿cual?. ¡a caray! ¿cual? ¿cual ?.. no se pero alguno tiene que haber, por ejemplo.te puedes quedar pelon o canoso primero que todos.
    sigue siendo exitosa en lo que haces, te reconozco lo inteligente que eres, y si alguna vez me ves como tu hermano mayor me sentiria honrado en serlo.

    • Compadre:
      ser el mayor tiene sus beneficios: el que pega primero ¡pega dos veces! 🙂 mis hermanas dicen que en la familia, había quien se sabía sólo dos nombres: el mío y el de Mariana (la mayor, la pequeña) y a ellas las saludaban diciéndoles “Hola niñas” 😀
      Eres la primera ilusión, y eso no hay quien lo quite. Por lo general, los mayores son responsables, buenos cuidadores de otros, compasivos, comprensivos, disciplinados…acabo de leer un libro que menciona los beneficios de ser los mayores (y son muchos) de Jirina Prekop -se llama “El Primogénito”-
      Para mí, tenerte en mi vida me permite ir feliz por ahí dando brinquitos, que ya tengo mi hermano mayor. ¡Gracias y feliz cumple!
      Un beso,
      Ale.

    • 😀 si ¿verdad? ja, ahí terminó la conversación. Luego mi hijo no quiso hacer carta al niño Dios porque estaba empecinado en poner el listonón que había escrito y se escudaba en el “soy muy buen niño”
      un beso,
      Ale.

  3. ¡¡Lanzo desde aquí un alegato a todos los hijos pequeños del mundo!!

    Muy buen post, Ale. Qué ganas me han dado de ser tía para malcriar a mis sobrinos…

    • 😀 los menores lo tienen más fácil porque son los benjamines de la casa y todo se les da con facilidad. Yo me acuerdo que mi hermana pequeña ni permisos pedía “avisaba” nomás a dónde iba. Ahhh, ya que seas tías me platicas las diabluras con que los malcrías 😉
      un beso,
      Ale.

  4. Desde luego los mexicanos sois mucho más cariñosos, porque los españoles, aunque nos queramos muchísimo, rara vez lo expresamos así, abiertamente.

    O eso me creo yo, lo mismo todo el mundo anda diciéndose esas cosas tan bonitas y yo no me he enterado.

    ¡Qué bonito, Ale, siempre pones un toque cariñoso/positivo/alegre en todo!

    pd. Yo soy la pequeña, ya lo dije un día, y el que pueda rebatirme lo de heredar la ropa, que venga y lo diga ahora, o que calle para siempre. Mejor lo segundo.

    • Loque:
      creo que en todos lados hay personas cariñosas 😉 jajaja y no te has enterado ¿o qué pasa? ahhh, conque pequeña, igual que hierbaroja. Pues eso de la ropa es la las poquísimas cosas malas que tiene esa posición en la familia. Hay unas fotos en casa que sabemos que año es según quien trae un vestido verde 😀 jajaja. Porque pasó por mí y luego por todas mis hermanas (5 años de uso ininterrumpido)
      un beso,
      Ale.

  5. Ale… en otra época te hubiera dicho: ¿me presentarías a tu hermano mayor? jeje, es que soy del “lado de acá”, de los cariñositos…
    Pues yo soy la más pequeña y no heredé nada, porque mis hermanos mayores son varones los dos y me llevan 7 y 8 años, así que los veo lejos. Me ha encantado tu entrada, ¿sabes que deberías escribir algo de ficción? o de no ficción pero a manera de cuento, ¿por qué no? Hoy me enganchaste con la lectura, ¿por qué no lo intentas? ¿qué diría de esto tu compadre?
    Te sigo
    AD.

    • Ade:
      no heredar la ropa es motivo de alegría y te lo pueden decir todas las hermanas pequeñas (loque, por ejemplo) 😉 No se por qué me late que para escribir en forma hay que tener tiempo, que me falta en estos momentos. Pero cuando me anime ya iré a Cuba a que me pases unos tips para que comience a hacerlo, ya verás.
      Un beso,
      Ale.

  6. lo mío es peor -soy la cuarta de seis hermanos, así que estaba en tierra de nadie. Los mayores eran (son) los que van delante de mí, detras, estaban los gemelos y en medio, yo. Ahora, de lo de heredar no me libré.

    Loque, también yo pertenezco al sector cardo borriquero

    • Lammermoor:
      compartes sino como mis hermanas número 2,3 y 4. Ellas son las que dicen que la familia no se sabía sus nombres ;). Pero esta posición también tiene lo positivo: son excelentes mediadores (¡cómo podría ser de otra manera???!!! jajaja…tenían que serlo para sobrevivir)
      un beso,
      Ale.
      pd
      ya las oigo diciendo que también son del sector del cardo borriquero en la siguiente comida familiar 😀

  7. jajajaj Ale para variar yo tambien soy la mayor de tres chicas, asi que yo heredar no herede, pero me lleve los otros incovenientes como no, yo tambien queria tener un hermano mayor, y tambien lo consegui muchos años despues y ahora tampoco lo tengo cerca, esa es la verdad. Mi cuñado tambien vuelve loco a mi hijo y yo se lo devuelvo con su hija con la que se lleva 9 años, es un toma y daca. En cuanto a que los españoles no somos tan cariñositos que dice loque, jo yo si que expreso mis sentimientos, lastima que ese tipo de escritos se quedaron en la otra plataforma

  8. ¡Felicidades, César!

    Aquí otra de las pequeñas de la casa. Y aunque he rebasado los 40, sigo siendo la más chica de mi casa. Mi hermana me sirve para todo, todo, todo. Nos llevamos 5,5 años, así que mis sobrinos son mayores y mi hermana ha pasado hace mucho por lo que yo paso ahora con mis niños. Así que su experiencia me sirve mucho.

    Hasta pronto

    • Inma:
      ¡Gracias! una hermana pequeña agradecida 😉 eso es bonito. Siempre es un placer contar con quien ya ha viajado por el camino que uno apenas visualiza…con los años, uno entiende que la experiencia de otros es valiosa.
      Un beso,
      Ale.

  9. Pues yo soy de las “medianas”, como decís, “en tierra de nadie”, pero quiero reivindicar está posición tan denostada.
    Ser la mediana implica crecer con más libertad y sin las presiones de ser la mayor o la pequeña.

    Yo no cambiaría mi posición por nada del mundo. 🙂

    Un beso a todos, grandes, medianos y pequeños.

  10. Desde luego Ale tu si que eres original felicitando a tu hermano-cuñado!!!, me he tirado por el suelo…de la risa.

    Yo soy hermana mayor y voy a pedir que me feliciten así, jajaja

    Ale, tu tienes que escribir, consigues enternecernos y hacernos reir todo seguido!!!

    Un abrazo (y espero que tu también hayas celebrado y disfrutado de tu aniversario) guapa!
    Voto por ese encuentro transoceanico!

    • Maribel:
      ¡Que gusto verte! ¡otra del club! ¡Bienvenida! (me siento como recibiendo al hijo pródigo). Pedid y se os dará 😀 que lleguen las felicitaciones como las pidas jijiji.
      Voy a escribir, ya lo verás. Me voy con Ade a pedir consejo nomás que termine la carrera. Disfruté muchísimo mi aniversario y sigo en celebraciones (parezco parroquia). Mañana me voy a cenar con unos amigos muy queridos todavía para seguir en el guateque ¿puedes creerlo? me van a llevar a conocer un restaurante francés.
      Yo estoy más puesta que un calcetín para ese encuentro trans-oceánico. Avisen con tiempo para hacer espacio en la agenda 😉
      un beso grande,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s