LIBRO: Cosas que Crees Saber (Pero no estás seguro)

Autor: Joseph Rosenbloom

Editorial Oniro.

Tengo 3 hijos. Una chica con la que me gusta ir de compras, y dos chicos con los que aborrezco hacerlo. Las razones de esto último son diferentes para cada hijo. El más pequeño es un tacaño. Cuando no voy a comprarle algo a él, en cuanto yo muestro interés por  –lo que sea–  me dice “pero ¿YA VISTE LO QUE CUESTA? Está carísimoy aprieta el paso. 😉 Ya veo que mi nuera  me lo regresa después de su luna de miel como siga así. Y no me gusta ir de compras con mi sandwich porque no le para ni el cerebro ni la boca. Cuando tiene exámenes bimestrales sale entre 9 y 10 de la mañana. La semana pasada salió un día a las 10 y de ahí nos fuimos a comprar unas cajas de cartón. Sencilla  misión -eso creí- 🙂 Pero comenzó:

–          Mamá ¿tú crees que alguien que se aviente de un edificio sobreviva?

–          No.

–          ¿Pero si cae de pie?

–          No.

–          ¿Es igual si cae de pie, que de cabeza, o de costado?

–          No tengo idea, pero creo que si cae de un edificio se hace pomada sin importar qué pega primero en el piso.

–          ¿Y si cae en el agua?

–          ¿Hay edificios en el agua? 😉

–           No bueno, es una hipótesis.

–          Sin pies ni cabeza.

–           Bueno, si alguien se lanza de un avión sin paracaídas, y va a caer en el océano ¿sobrevive?

–           No, a cierta altura, la aceleración del cuerpo que va cayendo hace que cuando golpee el agua esta sea tan dura como el concreto.

–          ¿Y qué se fracturará primero?

–          ¡No tengo idea!

Le dije que me dejara en paz 2 minutitos, compramos las cajas de cartón y lo regresé a la casa antes de irme a hacer las demás cosas que tenía que hacer. ¿De dónde tanta curiosidad? Había visto un programa donde alguien que se cayó de un departamento en un segundo piso sobrevivió. ¿Es común? ¿con qué frecuencia mueren? ¿qué se fracturan? Todo eso quería saber. Como quiere ser doctor, no se si estaría preguntando para ver qué tanto le puede convenir convertirse en ortopedista o traumatólogo…

Para él precisamente, compré este libro que hizo sus delicias. Es muy interesante, y lo hemos leído (y disfrutado) todos en esta casa. El libro está dividido en cuatro secciones: Gente, Historia, Ciencia y Seres Vivos. Da respuesta a preguntas como: ¿Las gotas de lluvia son esféricas o tienen forma de pera? ¿Las víctimas de un rayo mueren instantáneamente? ¿La luz del sol llega a todas las partes del mundo? ¿Los romanos usaban pantalones? ¿Quién fue Julio César? Cuando tengo que salir con él me arrepiento, de haberlo enseñado a hablar, y de comprarle libros como este. Lo bueno es que después, se me olvida 😀 jajaja.

Anuncios

28 comentarios

  1. Mira a ver si encuentras más libros como éste, para cuando te “atormente” con sus preguntas, le das el libro y listos jiijiji. Qué gracia.
    Me había perdido con lo de tu sandwich, pero luego lo entendí. Por aquí creo que nunca he oído llamar así al mediano jeje

  2. jajaj nena que bueno, yo solo tengo dos niños ambos varones, mi mayor tambien queria ser doctor, ahora le tira mas la quimica, en fin que todavia es muy pronto con once tacos para saber que sera al final, pero me apunto este libro para mi curioso que tambien lo es y mucho, madre del amor hermoso, a veces le tengo que decir chiquillo un poquito de calma que no soy la wiquipedia hijo, con el peque que es un torbellino tambien me satura ir a comprar se parece bastante a tu pequeño,vamos que si no vamos a comprar nada para el mejor lo dejamos en casa, porque no es que este carisimo hija es que no te deja ni mirarlo, aunque no si es para que no nos arruinemos, o para que no perdamos un precioso tiempo que el podria dedicar a ver la television. Ale wapa me puedes decir el autor de este libro porque ni con gafas lo leo y cuando voy a la libreria me gusta decir el titulo y el autor y seguro le cae a mi hijo un dia de estos por pregunton

  3. Hola

    A mi como a casi todos los hombres ir de comprar es una cosa que no me apasiona especialmente.

    Pero he sufrido la edad del “Papamira”

    Creo que en Venecia algunos de los edificios estan en el agua.

    Saludos y saludos

    • Isi:
      tiene más como estos, te lo aseguro. Lo malo es que después me quiere contar todo lo que ha aprendido en ellos. Hay ratos en que esto es bueno, pero en otros llega a ser un tormento 😉

      Carmina:
      creo que mi pequeño quiere 1) que no gaste dinero que puedo usar en él y lo que él desea (está en la etapa de príncipe ¿ves? siente que si le negamos algo somos tiranos, y no estamos a la altura de lo que el merece) y 2) que me tarde porque, como al tuyo, le estoy quitando tiempo precioso frente a la tele o su videojuego.
      El autor del libro: Joseph Rosenbloom, editado por Oniro-Paidós.

      Julio:
      ¡la etapa del Papamira! 😀 nunca la había escuchado llamada así. Al principio es hermoso ¿verdad? se emociona uno hasta el tuétano. Después, quisiera tener un clon que pudiera dejar ahí cuando comienzan con esto, y regresar cuando ellos se hayan cansado 😉 jajaja. Mira que serás el héroe de mi hijo, porque nunca pensamos en Venecia pero tienes toda la razón…¿sobrevivirá alguien que se tire desde un edificio de ahí? ¿son muy altos? hummm…tendremos que investigar 😀 ¡gracias!

      Un beso para cada uno,
      Ale.

  4. A mi me parece que eres demasiado estricta con tu pobre hijo, Ale.
    Imagínate las siguientes respuestas:
    -Mamá ¿tú crees que alguien que se aviente de un edificio sobreviva?
    -SI
    -¿EN SERIO?
    – Por supuesto.
    -¿Y si cae en el agua?
    -Pues si sabe nadar, tiene más probabilidades.
    Se acabó la duda.
    ——-
    Pregúntale a ver si sabe por qué los judiíos del tiempo de Jesucristo no tenían pelos en las piernas.
    ¿?
    Pues porque estaban de Pilatos hasta las narices.
    Un saludo y gracias por tus formidables historietas familiares.

    • 😉 Querido Thomas: mi hijo está de acuerdo contigo ¡y yo también! faltaba más. Pero es que ¡no lo conoces! 😉 conteste lo que conteste, no termina. Me distraje un momento y en alguna de sus posibilidades respondí que si sobrevivía y comenzó “se va a fracturar cuando menos las piernas, y si es fractura expuesta de cadera no se va a poder levantar -sobrevivía a la caída de una altura- y luego algunas costillas; y si era miedoso y le dió un infarto al caer…mamá ¿cómo será su calidad de vida?” 😀 Ya ha contado el chiste en la escuela ehhh ¡gracias!
      Un abrazo,
      Ale.

    • los libros son un botón de “muting” (silencio) como el botón del control remoto de la tele, para que por unos momentos, haya paz y silencio…son aliados maravillosos para que él, responda sus dudas y ¡tenga más! 😀 jajaja
      un beso,
      Ale.

  5. Pero si estoy en el blog de Ale,jajajaja, le haces la competencia a Loque…me has hecho reir con ganas.
    Qué fantastico tu hijo, me lo llevo a las sesiones de creatividad, aunque para ti es agotador, seguro.
    Lo del libro tiene una pinta….ya estoy deseando compartir alguno así con mi sobrinos..lo de las gotas de lluvia…

    gracias guapa!!

    • Mi querido guisante:
      creeme que la intención no era competir con loque 😉 a ratos es agotador, pero si no me gustara no lo presumiría en el blog 😉 jijiji.
      Pues te respondo lo de las gotas de lluvia sacado del libro textual: “La imagen popular de una gota de lluvia es en forma de pera, pero con una base redondeada que se estrecha hasta formar un agudo vértice en su sección superior, o bien esférica. Ambos supuestos son inciertos. La fotografía de alta velocidad de las gotas de lluvia aproximándose a tierra ha demostrado que tienen la forma de un capuchón de seta” 😉 para que dejes a los sobrinos con la boca abierta :D. Hay varios libros de esta serie y son fabulosos para cuando tienes que hacer un viaje en carretera algo largo y quieres llevarlos entretenidos. Yo lanzo la pregunta, dejo que respondan y luego leemos las respuestas 🙂
      Un beso,
      Ale.

  6. Qué buena la historia, y qué útil el libro, me lo apunto porque a mí me faltan las respuestas cuando mi sobrino pregunta absolutamente de todo.
    Es admirable, la verdad, tener tanta curiosidad ante el mundo, pero yo me doy cuenta de que soy una total ignorante y que solo conozco los argumentos de las películas de Doris Day.

    pd. Yo tampoco había caído en lo de Venecia

    • hummmm…pues yo me acuerdo que luego Doris salía con el argumento de “que será, será…whatever will be, will be” jajaja 😀 como que muchas respuestas no daba 😉
      yo también me confieso ignorante de muchas cosas, pero siempre contenta de conocer más 😉 (y si me lo cuentan a través de una excelente conversación ¡mejor! ¡mecachis! lamento perderme la cumbre de BIB’s)
      un beso,
      Ale.

  7. Muy divertida tu entrada… y muy interesante el libro. Además de ser para toda la familia, siempre nos descubrirá cosas que no sabemos…

    (Me encantó lo de “mi sandwich”) Jajaja.

  8. Qué maravilla!! Es genial el libro!! Espero verle y echarle un ojo.
    Por cierto…ya llegaron a mi librería dos que escogí gracias a tus posts…”Lo que de verdad importa” -que lo está leyendo mi madre- y “Leer Lolita en Theran”…Aún no los he empezado, pero tienen una pinta muy buena.
    Un abrazo y felices lecturas, compras, conversaciones con tus hijos…es una delicia disfrutar de esas pequeñas cosas, verdad??

    • María:
      pues espero que disfrutes mucho con esas próximas lecturas, ya me contarás 😉 si, es una gozada poder disfrutar todos esos pequeños momentos que -aunque parecen exigir mucho de uno- en realidad, son un regalo.
      Un beso grande,
      Ale

  9. Por suerte ya yo pasé esa etapa… y ahora la cobro, jeje. Me siento al lado de mis hijos cuando están trabajando en la PC, con algún programa nuevo y ahí mismo empiezo el ataque: ¿qué es eso? ¿cómo hiciste ese efecto? ¿dónde fue que pinchaste? ¿por qué no usas tal color?… hasta que me dicen, mami, ¿no tienes nada que hacer por ahí?… ya tú vez, paciencia, que todo llega.
    AD.

    • Ade:
      ¡tienes razón! 😉 no lo había pensado, pero todo regresa jajaja

      cuando mis hijos eran más pequeños, uno de ellos se colgaba literalmente de mi hombro. Yo le decía ” a ver si cuado sea mayor y tú seas mucho más alto que yo, me dejas colgarme tú a mí” me decía que si…pero en esta etapa de su vida, ya no le gusta caminar a mi lado. Está en la etapa de “me adelanto que soy mayor” 😀 a ver si efectivamente cuando sea una ancianita me deja colgarme de su hombro 😉 jajaja
      Un beso,
      Ale.

  10. Muy divertida tu entrada. Los niños a veces pueden ser un poco excesivos, pero entiendo que es su obligación.
    Cuando mis hijos eran pequeños y empezaban con su retahíla de preguntas, yo intentaba meterlos en un círculo vicioso, de tal manera que al cabo de unas cuantas volvieramos a la primera pregunta. Al principio parece difícil, pero llegas a adquirir gran habilidad. 🙂
    Claro que esto sólo vale para cuando son pequeños. 😦
    Mi hija es una gran charlatana. Le encanta hablar a todas horas y de cualquier cosa. Esto que puede parecer maravilloso (la fantástica relación madre-hija) tiene un “pequeño” inconveniente: Nunca la importa lo que tú estés haciendo o quieras hacer. Da igual que estés leyendo un libro, viendo la tele, durmiendo la siesta o incluso con el abrigo puesto y la mano en el picaporte para salir de casa.
    Puede llegar a ser una experiencia terriblemente agotadora, pero yo me digo “Tranquila, aguanta. No estropees este momento por falta de paciencia. Puedes llegar a hacer que no quiera volver a hablar contigo. Incluso dentro de unos años es posible que te haga culpable de algún trauma juvenil por no haberla escuchado pacientemente”.
    No obstante, quizá son esos momentos, que pueden parecer estresantes, los que hacen que la relación se estreche. Es muy bonito cuando ves que te preguntan sobre cualquier cosa, que requieren tu opinión (aunque luego la descarten, claro) y que te cuenten cualquier cosa que les pasa, por tontería que a tí te parezca.

    Nada se consigue sin esfuerzo.

    Un beso muy fuerte para tí y para tu encantador sandwich.

    • Ascen:
      yo tengo un cuñado que mete a mis hijos en esos círculos y ellos gozan cada momento. Es un placer para ellos pasar tiempo con él 😉
      Me ha encantado lo de tu hija. Y que hermoso que puedas apreciar y disfrutar los momentos de charlas, y que aún estando muy ocupada le has mostrado que siempre tienes tiempo para ella 😀 Eso da seguridad en la vida: saberse amado y escuchado.
      Se necesita renunciar a nuestro egoísmo y comodidad, para ceder nuestro tiempo, oídos y corazón a otro. Pero, eso es el amor. Donarnos a los demás. Que bonito ejemplo le has dado a tu hija 😉
      Dices bien: nada se consigue sin esfuerzo. Pero los frutos son inmejorables 😉 ¿a que si?
      recibe un beso para tí y tu hija,
      Ale.

  11. Hacía tiempo que no veía a nadie, fuera del mundillo ingenieril, llamando al hormigón como “concreto”.
    A mi también me gusta “chinchar” a mi madre. Sé que no está bien, pero es tan divertido.

    • ahhh entonces eso es lo que hace mi hijo conmigo…chincharme 😀 de lo que se entera uno con un blog 😉 jajaja. Es divertido, yo se lo hago a la mía pero no le hace nadita de gracia 😀

  12. Me ha encantado la entrada y los comentarios. Leyéndola me acordaba de mi ahijado que era agotador; ahora es mayor -está estudiando aeronautica- y ya más que preguntar, es él quien da las explicaciones pero NO CALLA.
    Me apunto el libro que seguro que es “para todos los públicos”.

    • 😉 siempre hay algo que aprender, aunque quizás muchas de los hechos explicados en el libro (o personas, o lugares) ya lo sabes como adulta que eres. Ese ahijado entonces siempre fue parlanchín 😉 jijiji
      besitos,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s