LIBRO: Fahrenheit 451

FAHRENHEIT 451

Ray Bradbury

No tienes que quemar libros para destruir una cultura. Tan sólo debes conseguir que no se lean.

Ray Bradbury

Ray Bradbury es un gran amante de los libros. Su biógrafo, Sam Weller cuenta  que desde que era un niño pequeño devoraba los libros que estaban en las bibliotecas de sus tíos y tías, y cuando le fueron insuficientes, los encontraba en  la biblioteca Carnegie (Michigan), que para él “era el lugar más excitante del mundo, y cada lunes por la mañana, desde que tenía 7 años, mi hermano y yo corríamos –no caminábamos, sino que corríamos a la biblioteca”. Después su familia se mudó a Los Angeles  y su casa estaba llenándose de ruidos y él necesitaba un lugar donde trabajar. En la biblioteca de la UCLA encontró un lugar que llamaba su oficina, rentó una pequeña máquina de escribir a diez centavos la hora y en 9 días ya había terminado este libro.

Si bien la novela no le costó trabajo, estaba atorado con el título de la novela. De repente se le ocurrió ¿a qué temperatura arderán los libros?  Llamó al departamento de química de la Universidad y les preguntó “¿Podrían decirme a qué temperatura arde el papel?” Pero no supieron y llamó después al Departamento de Física, sin conseguir la respuesta. Y se dijo “¡pero qué tonto soy! Debo llamar al departamento de bomberos…por ahí debí comenzar” La respuesta: 451 grados fahrenheit. ¡Listo! Ese sería el título del libro.

En el frontispicio de la Biblioteca de Los Angeles están las palabras del rabino Akiba Ben Joseph “El papel arde, pero las palabras vuelan lejos”. Así sucede en esta novela: los libros arden, quemados por los bomberos, que ahora se dedican a incendiarlos para prevenir que haya un brote de insatisfacción, de rebelión. Los libros están prohibidos, tener un libro en casa es motivo suficiente para que lleguen los bomberos e incendien la casa y se lleven detenido al inquilino. Los hogares están repletos de aparatos que los mantienen entretenidos (televisión, familias electrónicas, algo semejante a los audífonos, que los relaja con música)…y sin embargo, se sienten vacíos. ¿Alguna semejanza con la realidad? Como instructora de yoga, puedo decir que, a pesar de todos los adelantos tecnológicos, se sufre de  ansiedad, vacío, falta de sentido de vida. Podemos estar muy inmersos en lo del mundo, pero alejadísimos de nosotros mismos. Y esto es muy doloroso. En la novela, los libros son penados porque permiten el pensamiento y este se considera la fuente de la insatisfacción, de la rebelión, de la protesta. Si no piensas y todo tienes no hay razón para sufrir (según la clase gobernante, en la novela).

Es un reflejo de lo que ha sucedido cuando alguna dictadura llega al poder. Lo primero que se prohibe son ciertos autores, lecturas, por considerarse “subersivas”. En este caso, la educación estaba proscrita. No se permitían los paseos por los caminos, salir a caminar, las conversaciones con los vecinos. Todo acto que llevara a contactar con otro, era penado. En fin, un libro muy interesante, que da mucho que pensar. Lo disfruté mucho.

Este libro fue llevado al cine en una película dirigida por Francois Truffaut y fue estrenada en 1966. En los papeles principales actuaron Oscar Werner y Julie Christie.

El culpable: Homo Libris. ¡Gracias! 😀

Anuncios

32 comentarios

  1. Qué interesante! Creo que la recomendo Homo libris también ¿verdad? así que ahora sube puntos en la lista. Además está en mi biblioteca y es cortito (por lo que pone en la información).

    Es cierto que podemos tenerlo aparentemente todo, pero luego resulta que carecemos de lo principal. Yo a mis alumnas de pilates les tengo prohibido que hablen de la prensa del cotilleo y les he dicho que una de dos: o hay que leer más libros, o hay que buscarse un amante para que la vida sea más rica 😉 Pero nada de cotilleos.
    Alguna ha venido con un libro en la mano en contadas ocasiones… (¡un pequeño triunfo!)

    • Isi:
      Tienes razón, Homo Libris habló del libro (ya lo culpé en la entrada, lo re-edité para ponerlo…jajaja).

      ¡Felicidades por esas alumnas que han llegado con libros! ejercitarán mucho más que sus músculos 😉 un triunfo no pequeño ¡GRANDOTOTE! jijiji

      Un beso,
      Ale.

  2. Hola Ale!, este libro me recuerda algo a 1984, y a situaciones mucho más reales, que ocurren siempre que la idiotez (con perdón), se impone.
    Me ha comentado Maribel que ¿te había atrapado el Dengue? Recuerdo cuando estuvimos en Costa Rica que a una chica que conocimos en el avión, nos contó que lo había pasado, la “fiebre quebrantahuesos” le dicen, y estuvo fatal diez días.
    Espero que te hayas recuperado o que estés camino de ello, y pronto contemos con Bibliobulímica en todo su esplendor! Un abrazo muy fuerte!
    Rb.

    Pdta, jo que consejos da Isi….. 😉

    • Roberto:

      es terrible cuando se impone la tontería sobre la razón ¿verdad? y uno creería que no es posible. Pero ver para creer, dice el dicho.

      Así es, me ha agarrado eso y estoy comprobando en carne propia por qué le llaman quebrantahuesos. Sólo puedo decir: ayyyy 😦

      Ya estoy camino a la recuperación, eso sí. Muy chiqueada y muy cuidada no tengo más que recuperarme 😀

      Un abrazo,
      Ale.

  3. ¡Ah, Bradbury de mis entretelas! Si ya lo decía Javier Marías: uno de los grandes, sin duda alguna. No hay nada que él haya escrito y yo leído que no me guste. ^^
    Si tuviera que elegir alguna de sus obras, aparte de ésta de la que nos hablas, sin duda alguna serían “La feria de las tinieblas”, “Zen en el arte de escribir” y su recopilación de cuentos “El hombre ilustrado.” Pero bueno, todo de él es tremendo. ¿Y qué decir de sus maravillosos guiones para esa obra maestra que es la serie “Twilight Zone”?
    ¡Que los dioses le conserven la vida durante muchos años, que ya es muy mayor!
    ¡Un abrazo!

  4. Me lo apunto definitivamente y Ale por favor deja de engrosar mi Plan infinito, jejeje!

    Lo cierto es que ya le tenía ganas desde hace tiempo, pero lo que no sabía es que lo terminó en 9 días!! QUE LOCURA!!! Me ha encantado que nos contarás un poco de su historia, gracias!!

    un besote!!!!

    • Ismael:
      creo que eso es una misión imposible…los planes infinitos no dejan de crecer pero ya nos inauguró Lammermoor el club “No doy abasto” por si te quieres afiliar 😀 jajaja celebro que te gustara la historia del libro. Yo también me quedé pasmada cuando leí que sólo le había tomado 9 días escribirlo. Parece que ya lo tenía bien delineado en su cabeza desde antes de plasmarlo en el papel.

      Un beso para tí,
      Ale.

  5. Está conmigo, en la estantería…lo empecé un día y desde luego era fantástico…no sé qué sucedió para que lo abandonara. Me han entrado ganas de leerlo y esta vez…para llegar al final.
    Ciertamente la realidad y la ficción pueden llegar a encontrarse cara a cara.
    Un abrazo grande!!

  6. Japiiiiberdeiiii, ah que esto no es aquí, es que vengo de ver el video de los guisantes y se me ha pegado.
    Ya, que con lo del dengue no te dan ganas de cantar, verdad?
    Eres una machota, colgar entrada nueva estando convalenciente!!!

    La frase de la biblioteca me ha encantado.

    El libro me lo empecé a leer (esto ya lo he contado 100 veces), un día que estaba no de capa caída, sino de caidísima, y vamos… que no fue buena idea, pero vamos que flipo con que tardara 9 días ¡¡si yo llevo 3 años para acabar la Bella Durmiente, y ni es mío ni nada!!!

    • Loque:
      distracción de la mujer de incontestable belleza…que ya se sabe están un poco idas de la cabeza…jajaja…pero con su belleza se les perdona TO-DO.
      No dan ganas de cantar sino de dormir. Estuve en brazos de morfeo 8 horas…a ver si ahora duermo por la noche…habré de ver…
      No es que sea machota, es que la entrada ya estaba hecha (tengo como 6 en stand by… 🙂 mujer precavida, que viene la Fil y no me verán ni un pelo jajaja).
      Ciertamente que no es un libro para leer cuando uno está de capa caída porque puede agarrar ideas de autoinmolarse en un incendio o cosas peores pero bueno ¡va uno a tu blog, lee los cuentos infantiles remasterizados y así agarra uno ánimos para continuar con cualquier cosa! ¡mírame a mi que voy ahí para agarrar ánimos y vencer el dengue! 😀
      Beso,
      Ale.

  7. ¡Qué casual casualidad! Terminé de (re)leer este libro hace poco y aunque el culpable de ello no fue Homo libris sino la carta para el fuego (RETO HABEMU) sí que me acordé de él. Tenía previsto dedicarle una entrada en breve.
    Ah, Isi, dile a tus alumnas que la vida es aún más rica si leen más libros y además se buscan un amante.
    María, aún no te conozco pero da igual; mi consejo es que vuelvas a intentarlo. Se lee en un pis pas

    P.D: ¿Qué tal la convalecencia, Ale? Aprovecha para que te mimen aún más.

    • Lammermoor:
      Pues la verdad es que Homo Libris me sacó el gusanito y el reto fue lo que acabó de decidirme. Está será mi carta para el elemento fuego…la convalescencia va muy bien…me chiquean mucho…quisiera un masaje de espalda pero me parece que ya sería abuso 😉
      Un beso,
      Ale.

  8. me gusta la frase de cabecera, no es necesario quemar los libros con conseguir que no se lean suficiente, y con todos los adelantos tecnologicos el libro en los jovenes por regla general es el gran olvidado. Pues nada que se viene para mi plan infinito y es que no puede ser y crece y crece y crece

    • Carmina:
      Buena frase ¿verdad? conseguir que no se lean…pero como no es muy difícil (henos aquí perfectos ejemplos de que es imposible parar) por eso los queman en todas las épocas…la tentación de esas hojas ahí esperando ser leídas no puede resistirse…a menos, claro, que no te guste la lectura.

      Cuando Bradbury escribió este libro, la televisión comenzaba a hacer su entrada al mundo. Y en aquel entonces se decía reemplazaría la lectura. Si bien no ha sido así, ciertamente muchas personas no leen porque pasan demasiado tiempo pegados a ella.

      Apúntate en el club de “no doy abasto” 😉 supongo que nos darán charlas terapéuticas para superar la frustración del plan infinito que crece y no podemos leer al mismo ritmo :D.

      Besos,
      Ale.

  9. Me lo han recomendado en varias ocasiones. Hasta ahora no ha caído, pero lo hará. Me atrae el argumento, aunque no sé porque nunca lo acabo cogiendo. Espero hacerlo pronto.
    Un saludo.

  10. Muy buena entrada y un buen libro, y eso que estás con el “dengue”, ¿estás mejor? espero que así sea.
    Me ha encantado esa frase, es muy cierta, pero nosotros aquí nos peleamos por decir y transmitir que la lectura es una de las mejores compañias.
    Un saludo
    Teresa

    • ¡Hola Teresa!
      Ya estoy mejor, ¡muchas gracias! 😀 no totalmente recuperada, pero definitivamente en vías de recuperarme. Tienes razón, aquí estamos para hablar de los beneficios de la lectura. ¡Como encontrar amigos cibernéticos! 😉
      Un abrazo,
      Ale.

  11. Conozco bien el dengue, en Cuba se sufre mucho también, así que espero de corazón que pase pronto..yo hace años que me leí todo o casi todo, de Ray Bradbury, soy fan, así que me alegra muchísimo que lo hayas traído en ésta entrada, que te mejores, linda, para que te sigamos leyendo por acá.

    • Ana:
      ¡Gracias por tus deseos! así que te has leído ya todo de Bradbury…yo voy comenzando apenas con él…ahhh eso es lo bonito de los buenos autores, ahí están siempre esperando a que les descubran.
      Un abrazo,
      Ale.

  12. Yo leí esta historia hace muchos años y la verdad me impresionó bastante. Me gustó mucho y la recomiendo a todo el mundo.
    Me alegro de que te gustara.
    Un beso. Y ponte buena.

  13. Vaya, no tenía ni idea de cómo se le ocurrió a Bradbury el título para el libro. ¡Ni tampoco que lo acabara tan rápido!

    Yo lo leí hace un par de años, fue un regalo de mi abuelo :), y lo disfruté muchísimo. Fue una lectura un poco triste, y tenía algunos trozos muy inquietantes (ahora recuerdo los del perro, qué horror).

    • Vegas:
      ¡Bienvenido! que bonito lo que cuentas de que te lo regaló tu abuelo y ¡que gusto que lo hayas disfrutado! porque eso debe haberlo hecho muy feliz! ¿no? y tienes razón 😉 lo de su perro ese asesino es como para dar pesadillas 😉
      ¡Gracias por venir!
      Ale.

  14. Hola Ale. Lo primero disculpa que te vaya leyendo con un poco de retraso, pero es que ando ahora un poco agobiado de tiempo. Pero te leo, de verdad, aunque no haga comentarios. En esta ocasión sí lo voy a hacer. Yo también reseñé este libro hace poco (te dejo el enlace por si quieres echarle un vistazo: http://www.bibliofiloenmascarado.com/2009/08/04/resena-fahrenheit-451-de-ray-bradbury/).

    Coincido plenamente contigo en todo lo que dices. Me encantó el libro, se lee rapidito, y da qué pensar ¿verdad?. Yo lo califiqué como “un homenaje a los libros”.

    Un saludo

    • ¡Hola Jesús!
      No te preocupes por cuando llegas, siempre eres bienvenido. ¡Y gracias por dejar tu enlace para que las personas puedan leer otra opinión del libro!
      Si que hace pensar…a mi me impacto cómo lo desconcertaba Clarisse. Me encantó ver (leer) como a veces otra persona, así con una sola pregunta, puede hacer que yo toque partes mías que están anestesiadas. Montag se dice “Cuan pocas veces los rostros de otras personas captaban algo tuyo y te devolvían tu propia expresión, tus sentimientos más íntimos”

      Un abrazo,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s