LIBRO: El Día que Nietzsche Lloró

EL  DÍA   QUE  NIETZCHE  LLORÓ

Irvin  Yalom

Es una novela en la que se narra el encuentro (que no ocurrió en la vida real) entre Friederich Nietzsche y Joseph Breuer (maestro de Sigmund Freud, que en esta novela tiene 24 años apenas).

Nietzsche es un espíritu atormentado y una antigua amiga, le pide al doctor Breuer que lo atienda, pues teme que quiera suicidarse; ella conoce los libros que Nietzsche está escribiendo y lo considera el futuro de la filosofía alemana. El doctor Breuer accede tratarlo. Sin embargo, Nietzsche no debe saber que su amiga fue a pedir ayuda para él, pues entonces no accedería a tratarse. Jamás acepta la ayuda de nadie. Esta mujer le dice al doctor que ella se las arreglará para que Nietzsche saque una cita con él y jamás sepa que influyó para que lo hiciera. Y así comienza esta novela.

Nietzsche se encuentra muy maltratado por la enfermedad, sufre migrañas que lo atormentan durante días, malestares estomacales, y además, se está quedando ciego. El doctor Breuer acepta recibirlo y y cuando parece que tiene el tratamiento adecuado, Nietzsche decide abandonar Viena. Sin embargo, al doctor Breuer se le ocurre algo para que Nietzsche se quede: le dice que ahora necesita que él lo ayude, porque sufre una angustia del alma y sólo él, con su filosofía, quizás pueda curarle. Así, el paciente se convierte en el sanador del médico. Lo que comienza como una estrategia de Breuer para retener a Nietzsche y tratarlo, se convierte en un tratamiento terapéutico para tratar la angustia y la obsesión del médico por Bertha Pappenheim, una paciente de la que parece estar enamorado.

Así, a través de sus pláticas con Nietzsche, el doctor Breuer comienza a descargar todo lo que había en su interior y estaba contenido en él: su deseo de ser reonocido, su temor a la crítica de sus colegas, el tedio que había envuelto a su matrimonio, el pensamiento obsesivo centrado en su expaciente que atormentaba su alma; el deseo de dejarlo todo para vivir en libertad, el temor a envejecer y morir.

Nietzsche lo confrontaba: lo que le ha sucedido a uno en la vida no son simplemente cuestiones que “pasan” sino que uno las ha elegido…el doctor discrepa…le dice que muchas decisiones de su vida las han tomado otros por él. Sin embargo Nietzsche le dice “usted no luchó contra ellas”.

Comienzan a llevar sus pláticas hacia la técnica de “deshollinación”…hablar para limpiarse por dentro.  Van viendo como al comenzar a hacer esto, aparece la angustia…una angustia que siempre experimenta quien empieza a acercarse a sí mismo…la pregunta clave de Nietzsche: ¿quién es usted realmente?

El autor es doctor en medicina y profesor de psiquiatría de la Universidad de Stanford, y el libro es excelente para observar la terapia entre paciente y terapeuta.

El libro fue llevado a la pantalla grande. En inglés se llamó “When Nietzche Wept”, en español “El día que Niestzche Lloró”, con Armand Assante, Ben Cross; dirigida por Lía Jelin.

Anuncios

26 comentarios

    • Mi querida loquemeahorro:
      😀 te aseguro que el autor lo cuenta muy bien, sin que sea nada denso ni difícil de leer (nada como los libros de psicoanálisis…y es que esto es una novela, jajaja).

      Aunque bueno, tu debes leer el psiconálisis con la facilidad que otros beben y cantan 😉

      Besos,
      Ale.

  1. Interesantísimo Ale, me gusta esta idea de unir dos grandes mentes en un diálogo que pudo haber existido.
    He tenido la suerte hoy de escuchar y conversar con el psiquiatra Rojas Marcos, que defendía las ventajas de hablar, de poner los sentimientos en palabras, te hubiera gustado seguro.
    No sabía de la técnica de la “deshollinación” pero tiene sentido, habrá que apuntarlo o ver la película al menos. 😉
    Un saludo.

  2. Hola Ale!
    Me parece que este libro te lo han recomendado para la carrera… y nos lo traes aquí 😉 No te guardo rencor, porque yo ya sabes que tuve que pedir a Loque que me hiciera la reseña de Genética jijijijiji

    Bueno, también el libro me parece interesante, y no he visto la película,así que me lo apunto. Lo de la deshollinación, ¿no es lo que hacemos mis amigas y yo cuando tomamos el café? jajaja, yo lo llamo “Terapia de grupo”.

    Un besazo!

    • Hola Isi:
      😀 ay no…de la carrera debería estar leyendo “Los Mecanismos de Defensa” de Anna Freud 😉 que no he leído (¡ni me recuerdes!) jajaja…ya quisiera que Doña Loque me hiciera la reseña de ese jajaja.

      Si, eso que haces con las amigas es deshollinación…¿que sería de nosotras sin esas maravillosas tarde de café con las amigas?
      Un beso para tí también 😉
      Ale.

  3. La verdad es que tal como describes el libro resulta apasionante pero mi relación con Nietzsche tras su estudio en mi bachillerato no es muy bueno que digamos, luego intenté darle una segunda oportunidad leyendo “El anticristo” y nuestra relación se rompió totalmente, así que…
    Un besote.

  4. ¡Suena muy bien! Me lo apunto para buscarlo y leerlo. Lo de la “deshollinación” me encanta. Ale, ¿Leíste ya “Leyendo a Lolita en Teherán”? Lo mencionaste en un comentario y lo estuve buscando en internet; también resulta muy apetecible.

    • Lo estoy terminando…lo que pasa es que la semana pasada me sentía yo fatal, pero desde el miércoles nomás agarraba un libro y me dolía la cabeza, los ojos…en fin, que no pude leer nada en estos días. Ya el médico me dijo el viernes que tengo dengue así que hasta no estar mejor, nada de lecturas.

      Nomás me he defendido en tu blog, respondo aquí y me regreso a la camita 😉
      Un abrazo,
      Ale.

  5. ¿Nietzsche y Freud? No siento predilección por la filosofía de ninguno de los dos. Pero me gustan los cacaos mentales, ya que dan que pensar. Sobretodo en clave existencialista.
    Espero tener suerte esta vez en la biblioteca. Porque ultimamente nunca encuentro lo que quiero.
    Un saludo.

  6. Ale: ¿qué es el dengue? ¿es grave? ¿como migrañas?
    Bueno Ale guapísima, que te mejores pronto, que no vamos a saber qué hacer sin tí.
    Muchos besos y muchos ánimos

  7. jajajaj Ale espero que tambien te toque la loteria ya que te toco el bichito, pues habia visto este librito y oido el titulo pero es que con Nietzsche no tuve muy buena relación yo tampoco, o se encargo mi profesora de filosofia de que no la tuviera una de dos, pero creo que si lo encuentro y me deja mi plan infinito le dare una oportunidad, y ahora si creo que me he puesto al dia con tu blog, por dios que caotica soy

    • Carmina:
      ¡yo también espero que me toque la lotería! 😀 y si me toca, nos juntamos todos, ¡va por mi cuenta, faltaba más! ¿en donde quieren juntarse? ¿qué continente les gusta??? ¿el suyo o el mío? 😀 pidan, que pedir no cuesta 😉

      Ahhh ese Nietszche ¡pobre! veo que ha sido muy vapuleado por los maestros del bachillerato jajaja.

      Un abrazote porque ya te has puesto al día 😉
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s