LIBRO: El Canto de la Cigarra

EL  CANTO DE LA CIGARRA

Rafael Petrilli

Recuerdo que cuando estaba en la preparatoria, hubo un concurso de micro historia. Luis González y González (historiador y fundador de la Micro historia en México), la  definía como: “la versión popular de la historia, obra de aficionados de tiempo parcial. La mueve una intención piadosa: salvar del olvido aquella parte del pasado propio que ya está fuera de ejercicio. Busca mantener al árbol ligado a sus raíces. Es la historia que nos cuenta el pasado de nuestra propia existencia, nuestra familia, nuestro terruño, de la pequeña comunidad”. En aquel entonces, tuvimos la fortuna de que él vino a la escuela a premiar a los ganadores, y nos dio una conferencia sobre el valor de rescatar la historia oral de nuestros pueblos, para que quedara registrado.

¿Por qué es importante rescatar de dónde venimos? Porque a través de la memoria de lo vivido me construyo como persona; es a través de mi historia –el pasado, y todo lo que conlleva- que encuentro un sentido a como  soy hoy. De igual manera, el registro de dónde vengo, las costumbres heredadas me dan sentido de familia, de comunidad, de  cultura. Y ayudan a que entienda  por qué soy como soy.

Don Rafael Petrilli ha tomado de manera amorosa la labor de tejer con el hilo de sus recuerdos la micro historia de la Colonia Manuel González (ahora cabecera municipal de Zentla, en el estado de Veracruz); y con ello ha rescatado la raíz de quienes estamos conectados con ese lugar. Yo soy de esas afortunadas ¿saben? Porque para mi honra y mi presunción, Don Rafael Petrilli es a quien yo he conocido toda la vida como mi tío abuelo Rafa. Y estoy MUY orgullosa de él y el trabajo que está haciendo (y agradecida, porque es parte de mi pasado).

Mi mamá, tía Irma y  tío Rafa (el día de mi boda)
Mi mamá, tía Irma y tío Rafa (el día de mi boda)

En el libro nos cuenta que en 1882 el presidente de México era Manuel González y autorizó la entrada a México de 3000 italianos. Pedía que fueran “Creyentes, sanos, robustos, sin enfermedades crónicas ni deformidades físicas y aptos para la agricultura. México les ofrecía pagar los gastos del viaje, les daba 60 pesos más una prima de 15 pesos por cada hijo mayor de 12 años y 10 por cada hijo menor de esta edad. Cada familia recibiría: de 10 a 12 hectáreas -pagaderas a 10 años-, instrumentos de labranza, animales de corral, una yunta de bueyes, una vaca y una yegua”

Presidente Manuel González
Presidente Manuel González

Los italianos se establecieron en Mazatepec, Tetela y Chipilo, Puebla; en Barreto Hidalgo; en Ciudad Maíz, San Luís Potosí y en el municipio de Zentla, Veracruz.

En Zentla se asentaron alrededor de 100 familias que rebautizaron con el nombre de Colonia Manuel González, en honor del presidente que permitió que salieran de su tierra a buscar nuevos horizontes. Los italianos, que son muy trabajadores, construyeron sus casas y sembraron maíz, fríjol, plátano, naranja y café. Años después sembrarían también caña. Construyeron además una iglesia (dedicada primero a la Sagrada Familia y luego a San José), un mercado, una escuela, el ayuntamiento y un dispensario médico. Destinaron un solar para hacer la alameda y otro para la Sociedad de Paz y Concordia que era para ayudar a quien lo necesitase.

Jugaban a las bochas (esto tendré que investigar con mi tío que es porque lo ignoro), tutta la mora (que es un juego que dice jugaban y luego los demás creían que estaban peleando por los gritos que pegan al jugar…también tengo que investigar cómo se juega) y  con la baraja española un juego que se llama “tri-siete”.

Las familias hacían su propia ropa, calzado, postres que se han perdido con el paso del tiempo. Narra como celebraban las fiestas patrias, como llegó la electricidad al pueblo, como comenzaron a construir el parque…en fin, anécdotas de los juegos de antaño y sus costumbres.

Mi tío no solo ha escrito este libro, sino que la casa que construyó su nonno sigue en pie y es hoy la Casa Museo Petrilli.

Mi charro negro, mamá y  tía Clemen afuera de la Casa (no era aún museo)
Mi charro negro, mamá y tía Clemen afuera de la Casa (no era aún museo)

¿Por qué el nombre del libro? En el prólogo escribe: “es un libro que deseo y espero que quienes lo lean, disfruten como deben disfrutar la vida que es tan breve como el canto de la cigarra. Vivimos sin hacer un alto en el camino para reflexionar sobre nuestra existencia, así que hay que disfrutarla desde el amanecer”. Es un trabajo sencillo donde se ha puesto todo el corazón. Y yo tío, te agradezco tener ahora parte de mi historia en un libro 😀 me creo la muy-muy 😉 Les pongo otra foto de la casa que ahora es museo y   que tendrá…uyyyyy unos 30 años:

¡Gracias Yadi, por la foto!
¡Gracias Yadi, por la foto!

Anuncios

29 comentarios

  1. ¡Prime! 😛 😀

    La verdad es que la historia que nos traes hoy es muy bonita, y es que sin la memoria, sin poder recuperar de dónde venimos, difícilmente podremos encaminar el camino hacia un futuro mejor. Es penoso cómo se está perdiendo la memoria de muchos pueblos, de muchas familias, en un mundo en el que a cada momento se acelera el paso, y todo es perecedero.

    Me ha encantado la entrada, el libro que nos traes, y la historia que tiene detrás de sí. Y es maravilloso tener a un tío así, que conste 😉

    Besos.

  2. ¡Segun! 🙂

    Estoy totalmente de acuerdo. Me ha gustado muchísimo la entrada, pero mucho más la idea de la micro historia. Me parece muy interesante.

    Por cierto, me gusta cómo escribes. Deberías publicar un libro, con todas las historias que nos cuentas.

    Besos.

    • ¡Hurra por Homo Libris que llegó en primer lugar! ¡y por Ascen que llegó en segundo!!! ¡hip, hip, hurraaaaaaaaaaaaaaa!!:D

      Homo libris:
      ayyyy si, ¡pero qué rápida nos corre la vida en este siglo! De verdad que si es maravilloso tener un tío como el mío. Es una persona que siempre espera lo mejor de la vida y las personas, así que generalmente, es lo que recibe: lo mejor y sólo lo mejor. Yo recuerdo que solía visitar a mi nonna y entre los dos echaban unas carcajadas que terminábamos mis hermanas y yo riendo nomás de escucharlos.

      Ascen:
      la micro historia es muy interesante y descubre uno muchas cosas…gracias por lo que me toca. Ahhh, soy inconstante como la lluvia de junio en mi terruño y creo que eso no es bueno para hacer un libro 😀 jajaja…pero voy a pensar si me aplico 😉

      besitos,
      Ale

  3. Pues qué linda historia, Ale, y qué bien que tu tío la rescate, porque es cierto que vamos viviendo tan aprisa, el mundo se hace cada vez más pequeño, la gente , mucha, se va de sus lugares, se desarraiga y qué maravilla poder contar con un libro que te recuerde quién éres y de dónde has venido.. Toda mi admiración para tu tío y para tí, niña, un abrazo muy grande.

  4. Muy bonita la historia: me encanta que cuente qué pasó en tu pueblo hace años, quiénes son tu familia, tus vecinos, etc. Todos los pueblos deberían tener escritos que registraran su historia; a mí me parece interesantísimo!!!

    Un abrazo Ale

    PD: espero que los sábados tengas pocas horas en la universidad, ¡que es fin de semana!

    Y por cierto, muchas fotos de tu family, pero tuyas ni una 😉

  5. Hola Ale, preciosa micro-historia y preciosa la filosofía del canto de la cigarra.

    Estoy de acuerdo con Isi, foto de tu charro negro (sabes que me encanta este apodo, jeje), de tu tío, pero tuyas nada!!!!

    besos!!!!

    ps. no sabía que estabas en la universidad…

  6. Hola preciosa;
    bonito post. Me ha gustado bastante, como decía Ascen antes, la idea de la micro-historia. Cero que resulta fascinante. En cuanto al libro, la verdad es que pinta bonito ¿no?, cuando uno lee algo de su entorno o de su propio lugar de origen como que lo disfruta más ¿no? fíjate yo con “el sanador de caballos”. La verdad es que cada ciudad, cada pueblo, cada aldea y cada casa tiene una micro-historia y siempre resulta agradable oirlo.
    Un besazo.

  7. ¡Magnífico post, Ale!

    Aquí muchos sectores esgrimen el “borrón y cuenta nueva” como método “saludable” para enfrentar el futuro, cuando nada más alejado de la realidad.

    Recordar, hacer memoria, dejar testimonio del pasado, por muy dolorosos que sean los sucesos acaecidos, no avivan resentimientos sino nos fotalecen como personas y engrandecen como nación para no volver a cometer los mismos errores, y testimoniar lo bueno y, por qué no, superarlo.

    Un abrazo,
    R.

    P.D. ¡Fotos! ¡Fotos! ¡Fotos! (¡Tuyas! ¡Tuyas! ¡Tuyas!) 😀

    • Estodevivir:
      gracias por tus palabras (y las de todos), llegarán hasta mi tío y se sentirá muy contento ;). Tu sabes de primera mano lo que es el desarraigo y puedes entender eso…en el libro mi tio habla de la tristeza de su nonno que ya no regresó a su tierra; y cómo era muy triste enterarse de todo lo que le acontecía a su familia en Italia con 3 meses de retraso pues en aquel entonces, las noticias eran en correo, y tenían que ir navegando por ese ancho mar.

      Isi:

      😦 lo cierto es que el sábado tendré clases toda la mañana, pero todo sea por ya terminar. Yo estaba muy a gusto tomando las materias que buenamente podía, pero me han dicho que tengo un tiempo límite para terminar y así que o me apuro, o me…apuro ;). Hay fotos de la family pero ninguna mía porque no hay ni una de mí en La Colonia ¿crees? busqué y rebusqué en los albums de fotos y nada que encontré…y es que esa de mi charro negro ¿quién crees que sostenía la cámara? ¡Yo! por eso no salgo 😀

      Ismael:

      ¿verdad que está genial lo que escribió mi tío sobre el canto de la cigarra???
      cuando entró mi último hijo a la primaria, me metí a estudiar una licenciatura en psicología, que siempre me había llamado la atención. No se ni cómo ni a qué horas se me ocurrió, mis neuronas estaban oxidadas y con las primeras tareas ya quería aventar la toalla…pero sólo me faltan como 3 cuatrimestres para terminar…

      Eva:
      si, siempre es bonito saber qué es lo que ha sucedido ahí donde uno vive ¡en eso tienes mucha razón! recuerdo que en la entrada del sanador de caballos hasta nos pusiste fotos y en una de ellas ¡sales tú! muy de perfil, pero bueno, algo vimos de tí 😀

      Mamá:

      ¡gracias! 😀 (entro de incógnita, pero la he descubierto)

      R.:

      Dices bien, saber lo que ha ocurrido puede prevenir que se repita. Híjole, no puse fotos mías porque de verdad, no encontré ninguna que vinera a cuento con el tema. Pero ahí pronto pondré alguna que tenga que ver con la entrada. Prometido. Y si loque cuelga la suya con el bañador, inmediatmente pongo yo una aunque no tenga que ver con el tema (jajaja).

      Un abrazo y un beso para cada uno,
      Ale.

  8. Querida Ale:

    Que grata sorpresa saber que tu tío Rafa se preocupó por rescatar la historia de los primeros pobladores italianos llegados a México, gracias a la visión del entonces presidente de México Manuel González, y saber que también gracias a esa feliz circunstancia nació mi querida tía Luz Victoria y todos sus hermanos y desde luego, su estimable descendencia entre las que te cuentas tú, mi querida Ale, esperando que pronto nos des la agradable noticia de leer un libro tuyo también.

    Felicidades sinceras para el autor y su familia y a tí que te preocupas por darlo a conocer. Allí radica la importancia de la crónica y de la historia oral o escrita.
    Saludos cariñosos

  9. Me ha encantado, Ale, y me viene al dedillo. Me acabo de mudar a un pueblito de sierra, donde nació mi padre hace 79 años. Vivo en una finca que fue de mi bisabuelo y al remover los papeles de propiedad y motivada por las constelaciones familiares, de las que te hablé en una ocasión, he investigado sobre mi familia paterna. Llevo toda la vida escuchando atentamente a mi padre contarme historias de su pueblo, muchas las tengo anotadas, y ahora viviendo aquí me pica aun más la curiosidad. He ordenado las fotos familiares para ponerle cara a las historias. Mi abuelo fue alcalde en el pueblo unos 10 años, en la dura postguerra, y tengo intención de tirar del archivo del ayuntamiento para indagar (aunque para eso necesito estar más asentada). No sé, es que remueve la family…
    Q tengas una semana tan bonita como esta entrada.

  10. Llego tardísimo y sin leerme los demás comentarios, pero te quería felicitar, ha sido una entrada preciosa.

    ¡Cómo no vas a estar orgullosa de tu tío! Todo lo relativo a conservar la memoria me parece fundamental.

    Y gracias por las fotos, de tu familia en general y sobre todo porque por fin vemos a tu charro negro!

    bss

    • Isi:
      ¡no, el mismo día no será! ¡evitaremos que te de el soponcio! 😀 jajaja…eso lo decía mi mamá…gracias por los ánimos 😉

      Rogelio:
      ¡ayyyy, pero que gusto leerte aquí en mi blog!!!!No sabes la sorpresa que me he llevado¡y el gusto que me da verte por aquí!¡bienvenido! se que mi tío Roberto quería hacer un trabajo similar con la ciudad de Colima, y recuerdo como andaba con una libreta y pluma para escribir de lo que se iba acordando y las anécdotas que iba escuchando. Si escribiera un libro créeme que la primera sorprendida ¡sería yo! 😀 jajaja
      Gracias por las felicitaciones que seguramente llegarán a mi tío poniéndolo como pavorreal (así me pongo y viene de familia jajaja).
      Espero que algún día tu si que escribas un libro, y lo leeré con mucho interés 😀 (este es mi primo que escribe para el periódico y del que también me siento muy orgullosa; ha sido como mi hermano mayor y ahora ¡somos abuelos! así que estamos de plácemes).

      Ismael:
      ¡Gracias! es lo que me digo cuando estoy up to the mother 😉

      Inma:

      Pues mira, podrías tomar el ejemplo de mi tío y lanzarte a hacer la crónica de tu familia. Ya que estés asentada, ponte cómoda y llama a las musas y comienza, primero para tí. Quien sabe si después salga una sorpresa y te vea aquí en la FIL presentando tu libro (por cierto, me acabo de enterar que el invitado de la FIL 2010 será la región de Castilla y León).

      Loque:
      ¡gracias! 😉 en la última foto están dos hijos de mi Tío Rafa: Yadira (que es la niña más grande), y Omar (que es el niño más grande, recargado en la puerta del carro) y también salen más miembros de mi familia cuyos nombres no pongo porque luego se enojan ñaca-ñaca..pero dejémoslo en que están también 3 de mis hermanas jijiji

  11. Desde luego si dan un premio al coche escoba, ese lo gano yo., ¡qué ultimamente llego tarde a todos los comentarios!
    ¡Qué decir! Me ha gustado tu entrada, me ha encantado saber que es tu tío abuelo y también el término que acuñó -micro-historia.

    ¡Vaya coincidencia! Esta mañana estaba pensando en la importancia cada vez mayor de las fuentes orales y, dentro de ellas, el papel que desempeñan las canciones; y me encuentro con esta entrada.
    Coincido con lo que dices en la entrada y me recuerda en parte a lo que digo en el artículo que te envié. La historia no es algo lejano y que sucede a los presidentes y a los reyes de las naciones o a los ejércitos; es lo que cada día vivimos.
    Esas historias que nos cuentan nuestros padres o nuestros abuelos, esas fotografías viejas o esos “papeles sin valor” son la clave de nuestra identidad, lo que explican quienes y porque somos así.

    Y respecto a Inma, te animo a que lleves a cabo ese proyecto. Te aseguro que descubrirás la atracción del archivo. ¡Ya me contarás!

    P.D: ¡Una pena que no pueda conocer a tu tío abuelo! ¡Disfrutaría muchísimo hablando con él sobre todo eso!

  12. Aaah, esas hermanas que no quieren salir setentaras 🙂

    Desgraciadamente, no se las ve muy bien, pero ya he visto (más clarito) a dos de tus hijos (creo), a tu mami, tu tío escritor y tu charro negro, y por supuesto a tí, que por cierto, eres bastante parecida a como me imaginaba.

    Que ¿cómo te imaginaba?
    Pues de incontestable belleza, por supuesto!!

  13. Hola Ale
    Hermosísima historia, y la explicación del título, para reflexionar, claro que nos nos paramos…
    Recuerdo cuando conocí tu blog y hablabas del encierro en tu casa y de los juegos de niña tan parecidos a los nuestros…, averigua con tu tío lo de las bochas, y el trisiete… por fa!

    Gracias por presentarnos a tu Charro Negro!, recuperar la historia y mas si es la propia, es un ejercicio deseable.
    Por lo que entiendo tienes raices italianas ¿no?

    Os echo de menos, un saludo 😉

  14. Hola Ale, primero en verdad quiero unirme a todos aquellos que coincidimos en que escribes muy padre y que me encanta tu página. Felicidades!!!
    Concuerdo en que es muy grato el poder saber la historia del lugar de dónde venimos, en lo particular, me honra el poder haber contado con un abuelo que me platicaba de todo aquello que sucedió en el lugar de donde soy y que efectivamente el conocer nuestras raíces nos da mayor información de nuestro carácter y de las personas que ahora somos. Dicen que siempre se da por lo menos una vez en la vida de todo ser humano el querer retornar a sus raíces (ya sea casa paterna o aquel lugar donde uno pueda tomar un respiro y que nos de fuerzas para seguir adelante). En fin, creo que lo mejor de todo es poder tomarnos un tiempo y hablar con aquellas personas que aun tengamos a nuestro lado que puedan contarnos mas acerca de nosotros y nuestros antecesores.

    P.D. Te mando un abrazo y un xoxo
    TKM
    Patty (uvm)

    • Lammermoor:
      Debo decir que mi tío abuelo no acuñó el término de la micro historia ehhh ¡y siempre llegas a tiempo! 😉 aquí nadie llega tarde nunca. Las canciones son una fuente invaluable de lo que ha sucedido, en méxico tenemos los tan sonados corridos. Pues puedes conocer a mi tío, nomás saca pasaje para acá que de lo demás me encargo yo :D.

      Loque:
      Tengo inundado mi correo con indignados reclamaciones que dicen que nada de setenteras…y tienen razón. A mi las matemáticas no me gustan, pero la foto no tiene 30 años como dije, sino 10 menos. Mis hermanas todas son jovencísimas, guapísimas, y esas que están en la foto son parecidas a ellas, porque ellas aún no nacían ;). (Si le das click a la foto, se agranda…cuando menos en mi computadora). Oye, que cosas tan bonitas me dices, si hasta me voy a morder el rebozo de la vergüenza 😉 , la de la incontestable belleza eres tú 😀 😀 😀

      Maribel:

      ¡Que gusto verte! y saber que descansaste un momento antes de seguir con el trajín diario. Yo voy a averigüar lo de los juegos…prometido. Voy a hacer una investigación exhaustiva en diciembre que vaya a vacacionar con la family. A mi charro negro casi le da el soponcio cuando se vió aquí pero bueno ¡es que estaba en la foto del Museo! Pero ya lo conocen 😀 ese es el amor de mi vida ;). Tengo raíces italianas por las dos ramas maternas, sip.

      Patty:
      ¡que sorpresota encontrarte por aquí! ;)Gracias por las felicitaciones. ¡Que padre haber tenido un abuelito que te platicara tanto de tu terruño! Ojalá algún día te decidas a dejarlo por escrito para que no se pierda. Mi nonna también decía que uno antes de morir siempre regresaba a recoger sus pasos por todos los lugares donde había andado (que si no, regresabas como fantasmita…nos pegaba unos sustos con las historias que nos contaba; era buenísima para contar cuentos). ¡Muchas gracias por pasar por aquí! Esta es tu casa.

      Un abrazo para cada una,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s