LIBRO: Escribir es un Tic

escribir-es-un-ticESCRIBIR  ES  UN  TIC

Francesco Piccolo

¿Por qué alguien escribiría un libro sobre métodos y manías de los escritores? El autor dice “el interés nació con el deseo de escribir, y con el deseo posterior y más inconfesable, de convertirme en escritor”.

Según él,  la humanidad está dividida en dos grupos: en un lado, estamos los que leemos y escribimos (yo de manera totalmente aficionada; pero estoy rodeada de escritores de verdad: mi papá, que cuenta ya con varios libros en su haber;  Rogelio mi primo que es articulista del periódico, o mi tío Rafa, que ya tiene  también su libro). Y en el otro, los que no lo hacen, ni tienen intenciones de hacerlo… (si esa fuera la única división, pienso yo, sería todo ¡tan fácil!). Me da risa lo que pone, sobre el segundo grupo: “estos últimos se reconocen fácilmente porque al entrar en una casa, ve una estantería y no se priva de preguntar “¿pero los has leído todos?”. 😀 Eso es ciertísimo. Mis amistades suelen preguntarme eso cuando entran a mi casa y ven mis libreros. Yo aclaro cuáles no he leído (ya les he comentado que tengo un estante en un librero donde voy poniendo los recién comprados que no han sido leídos), y los demás, si, los he leído. TO-DOS. La mayoría de las veces toman un libro al azar –de los leídos- y me preguntan “¿y este de qué se trata?” 😉 mientras leen la contraportada. Como haciéndome un exámen a ver si de verdad lo leí, y siguen hasta que se cansan, o deciden creerme (no se bien que sucede primero).

La segunda pregunta que me hacen es “¿A qué hora lees?”. Esta siempre me hace sonreir :D. Cuando algo te apasiona, no es difícil encontrar el tiempo para hacerlo. Siempre llevo un libro en el carro, que voy leyendo no al manejar por supuesto, sino en lo que espero que mis hijos salgan de sus clases. También, si he de hacer un mandado, llevo un libro en la bolsa. Leo mientras hago fila, o en la sala de espera del doctor, o mientras llega con quien he quedado de verme. Mis hijos juegan futbol, y a mi no me gusta. Si me preguntan  cuantos jugadores hay en la cancha, lo cierto es que no lo sé. Perseguir un objeto con vehemencia para que al momento de alcanzarlo, se le de una patada no es entretenido para mí, así que leo durante sus entrenamientos. Busco una sombra agradable, lejos de los pelotazos, y me dedico a leer. (Tengo amigas buenas que me dicen “eyyy tu hijo hizo una super jugada y yo puedo dejar de ver mi libro y agitar la mano y gritar “ese es mi hijo” en el momento de dar apoyo jijiji) . Y también leo por las noches, antes de dormir.

Piccolo dice que los lectores y no lectores  tienen problemas para comunicarse. Que “los lectores-escritores son minoría, y como todas las minorías, presuntosa y convencida de que está en el lado bueno…intenta captar individuos y así, llegar a ser mayoría” De un plumazo, se ha dado cuenta de que ansiamos dominar el mundo, un blog a la vez. Loque, no estará tan sencillo esto de dominar al mundo 😀 😀 😀 . Nos han descubierto 😉 .

Según yo, no tengo problemas para comunicarme con quienes no leen y/o escriben, pero habré de preguntarle a alguien del otro gremio a ver que opinan, capaz que me dice alguien que si y resulta que he vivido en el error por presuntosa precisamente…

En fin, el libro está muy entretenido, trata desde por qué comenzaron a escribir algunos autores (para pagar el carro como Ken Follet, o porque no podían hacer otra cosa, como Capote), cuales son sus manías y ritos (que si a mano, que sólo a máquina, que con computadora; por la mañana solamente, o por las noches, etc.). Lo que descubrí es que quienes escriben libros son muy pero muy disciplinados y tienen una rutina para no alejar de si a las musas.

Anuncios

24 comentarios

  1. Pues sí, es cierto. Casi todos los escritores insisten en que tienen “jornada laboral” y en que si llega la inspiración, mejor que te pille trabajando.
    Tomo nota del libro que voy a buscar esta misma tarde (tengo que ir a encargar varios libros).

    Respecto al tiempo para leer, los no-lectores te suelen decir: “Es que no tengo tiempo”; los lectores sabemos que “siempre” hay tiempo. En la peluquería, mientras esperas en la consulta del médico, en la parada del autobús, en la playa, incluso en la cola de embarque del avión. Dos minutos que tengas libres son suficientes para que te sumergas en la lectura.
    No sigo porque entonces voy a terminar escribiendo mi entrada en tu blog y no es plan.

    Me encanta los libros que nos traes.
    Besos

    P.D: ¿No se pueden conseguir Los Peques fuera de Argentina? Son geniales.

  2. Hola Ale
    me ha encantado este post, lo de las visitas preguntando por los libros de las estanterías, es verdad!! ; y que queremos dominar el mundo 😉 , siempre estamos intentando contagiar a los que leen poco, que si este es muy divertido, que es muy fácil, que es muy corto…

    Una de mis mejores anécdotas es un señor que me miraba muy serio en el metro porque yo reía a carcajada con un libro, después de mirarme muy mal durante todo el trayecto, (no le parecía adecuada mi conducta…), terminó preguntando por el título para regalárselo a su mujer ¿?, este anota como 1 ¿no?

    Y en cuanto a lo que piensan ellos, como no nos van a leer…;-)

  3. Me encantan estos libros, me llama mucho la curiosidad saber cómo escriben los que escriben. Me parece tan difícil que la curiosidad me mata. Me apunto el libro.
    Me he reído mucho, es verdad. Yo trabajo mañana y tarde, ahora mis hijos se han emancipado pero cuando vivían conmigo, yo leía y la pregunta era la misma, ¿de dónde sacas el tiempo? yo sonreía y no decía nada, mucha gente piensa que no haces otra cosa que leer, !ojala¡ pero cuando quieres te buscas los momentos.
    Yo siempre llevo un libro en el bolso. Cuántos momentos perdidos tenemos al cabo del día que los puedes aprovechar leyendo? muchos y eso es lo que yo hago.
    Cuántas horas pasamos delante de la TV viendo bobadas? muchas, yo paso muy pocas y así todo.
    Aprendemos a organizarnos. Yo no puedo pasar un día sin leer algo.
    Un saludo lectoras
    Teresa

  4. Interesante entrada. Yo pondría otro grupo o subgrupo de sólo-lectores-no-escritores, como es mi caso. Nunca he tenido ningún interés por escribir y sí, sin embargo, un ansia indescriptible por leer.

    No obstante tengo montones y montones de libros sin leer, pues también siento una fuerte necesidad de poseer (Mwahahaha, mi tesooooroooo).

    En cuanto a los no-lectores, yo no intento captarles para mi “secta” dominadora del mundo (pensad que entonces no podríamos dominar nada ni a nadie). Solamente siento que se pierden algo importante. Es una pena, pero ¡qué le vamos a hacer!. Seguro que yo me pierdo otro montón diferente de cosas que también importantes.

    Besos.

  5. Pues a mi tambien me decían lo de que era imposible que me hubiera leñido tantos libros cuando en mi casa en Cuba teníamos miles…se ve que es un mal que no tiene fronteras.. y creo que, evidentemente , no pertenezco a la categoría de escritores, ni tengo tiempo para dedicarle ni disciplina, así que me catalogo en una nueva categoría de lectora empedernida y escritora aficionada..jaja. Muy bueno el post.

  6. Mi querida y estimada….de dónde sacaste ese libro??, suena muy ameno….ya lo apunto entre mis próximas pesquisas…
    Me puedes prestar los otros que acordamos el día de cafecito?

    Ya deberías empezar tu libro ….. tienes mucho que contar y armas para hacerlo….

  7. Me ha gustado mucho lo que has puesto, pues me has hecho sonreir con tanta verdad divertida. Me anoto el libro para buscarlo en la biblioteca, ya que me llama poderosamente. A ver si tengo suerte.
    Saludos.

    • Elwen:
      pues me alegro de presentarte algún libro jijiji 😉

      Lammermoor:
      El día que quieras escribir una entrada en mi blog puedes hacerlo con toda confianza ;). Sobre los peques, yo desde México no podía conseguirlos. Tuve que pedirle a estos viajeros que me los trajeran.

      Maribel:
      Tienes razón ¡no nos van a leer! 😀 se me pasó esto por alto jajaja. ¡Buenísimo lo del señor en el metro!

      Teresa:
      tienes toda la razón: todo momento perdido es bueno para leer y yo al igual que tú, casi no veo la televisión. Sólo los fines de semana y aún así, son pocas horas 😉

      Ascen:
      bueno, eres una lectora-no escritora (aunque escribes en tu blog ehhh 😉 ). Yo también tengo el ansia de poseer jijiji…gula librera, dice mi charro negro ;). Aclaro que Piccolo dice que los lectores desean captar más lectores….no dominar al mundo. Esto lo puse yo, pero es exacto lo que tú dices: todos los que leemos quisiéramos contagiar a los que no leen de lo que un libro nos proporciona: un buen momento, algo en qué pensar, diversión, evasión ¡tantas cosas! y como dice Maribel, usamos muchos argumentos (que si es divertido, fácil, corto, etc).

      Estodevivir:
      ahhh tu eres escritora, a lo mejor no disciplinada, pero escritora. Tus musas son veleidosas, y luego no te encuentran trabajando como bien dice Lammermoor (de que deben pillarte trabajando eh hago la aclaración, no vayas a creer que anda diciendo que eres vaga..jajaja) y por ello tienen que irse para regresar cuando estés más “en sintonía” 😉 pero vamos, también puedes estar en esa nueva categoría que propones ¿que se cree Piccolo que es el único que puede proponer categorías? ¡claro que no!

      Irma:
      ¿De dónde lo saqué? de la librería del Sótano. Está muy ameno. Te lo dejo con el otro (porque el de la sociedad literaria lo tengo prestado), y están ya en la mesita del comedor (junto con el tuyo) desde la semana pasada. Ya ves que fue festivo y no hubo yoga, pero hoy dile a doña Mariana que pregunte por ellos, y le voy a encargar a mis hijos que se los den cuando venga a la clase de yoga. Sobre el libro no te creas mi querida y estimada, yo estoy con Ascen y Estodevivir :D, pero gracias por las porras. Ya te dije que si escribiera uno, estarías en las dedicatorias 😉

      Hilario:
      Ojalá tengas suerte en la biblioteca 😉

      A todos, gracias por venir y comentar, un abrazo,
      Ale.

  8. Es un libro interesante, aunque yo soy del grupo “lector-no escritor”, salvo el blog claro, pero es evidente que el estilo brilla por su ausencia.
    Yo admiro a todo aquel con la imaginación suficiente para crear una historia que sepa atrapar al futuro lector “esa soy yo”, pero no creo que nunca me llegue a picar el gusanillo de escribir algo.

    Por cierto la misma pregunta cae siempre que alguien entra en mi biblioteca:
    ¿pero te lo has leído todo? La verdad es que todo no, pero… tiempo al tiempo.
    En cuanto a lo de llevar libros con una, JAMAS compro un bolso si no me va a entrar un libro en él.

    Un beso.

  9. Gracias por la alusión, Ale y sí ¡¡dominaremos el mundo!!!

    Vale, reconozco que yo también soy de las que intento que la gente lea y hasta ahora he obtenido el mismo éxito que en mis planes de dominación mundial.

    Lo has descrito todo muy bien, lo de aprovechar cualquier momento para leer, lo de la estantería llena de libros…

    Yo también he oído esa pregunta, y francamente, NO me he leído todos los libros de mi casa, porque como tú dices, muchos están a la espera de ser leídos (algunos morirán en el intento).

    Pero lo que no me atreví a contestar fue que me había leído muchos más libros de los que había en mi casa, por la biblioteca, los préstamos, expurgos, etc… Porque pensé que no iba a ser bien acogido, y que así no me ganaría al enemigo, y no dominaría el mundo.

    Yo soy del grupo lectora-no sé sabe.

    EstoDeVivir pertenece al grupo “tengo talento de sobra para ser escritora de prosa y poesía”.

  10. Escribes de maravilla, Ale…Me gusta mucho leerte. El libro desde luego, por lo que cuentas y transmites…cae seguro en mi lista de libros deseados, y en cuanto pueda…en la estantería.

    Qué cierto es lo que cuenta…cuando lees??? Yo voy a decir un lugar más…es algo escatologico y me da verguenza. Lo haré con los ojos tapados,…”leo en el baño”…(creo que me entiendes). Pero no me tiro todo el día desde luego. Al igual que tú, leo en miles de lugares insospechados. Y siempre, llevo conmigo un libro que no pese mucho (a no ser…que esté muy interesante y no pueda dejarlo).

    Lo que nunca falla, es leer por las noches. El sueño se me hace más agradable.

    Un abrazo!!

  11. Hola de nuevo Ale
    con tu permiso contesto a Loque
    El libro era El club de la comedia, ventajas de ser incompetente y otros monólogos de humor, y esta es otra de la tácticas que “empleamos”, que los otros se interesen por un libro, tú como buena lectora, curiosa y atenta a los detalles, has caído ;-).
    Cuando me di cuenta de que manejar el humor no es fácil, me dije, Maribel, acude a los profesionales. Tengo varios de estos libros que he recomendado, regalado, leído para otros, y siempre funcionan, son de los de llevar en el bolso y animarte el día…

    Os dejo con la contraportada:
    “¡Muy bien! Has hecho lo que todo el mundo: mirar la contraportada. Eres un ser humano común. Bienvenido al club. Ahora, abrirás el libro y te pondrás a leer por todo el morro, a ver si te engancha.”….
    Que tengáis un buen día 😉

    • Mertxe:
      😀 eso de la bolsa ¡yo también lo hago! si no cabe un libro, no la compro jajaja…otra entonces para el grupo de lectoras-no escritoras 😉

      Loque:
      ¡me has hecho reir! tienes razón, hubieras pecado entonces de esa soberbia que Piccolo dice dificulta la comunicación entre ambos bandos. Y así no se puede dominar al mundo ;). Ahora que ya una vez bajo tu dominio, responde lo que quieras, como quieras (eso hacen los políticos…ahhh si yo te contara de mi gobernador, cuando nos mandó a &&”#&& a nuestra madre!!!).

      Escritores negros:

      Me pondré en contacto con ustedes vía mail 😉

      María:

      ¡muchas gracias! yo te confesaré algo también: leía en el baño cuando no tenía hijos que me estuvieran sacando de él a gritos 😉 (no es que me pidan que salga a gritos, es que a veces ellos gritan de una manera que yo pienso que ya se accidentaron, o que se está quemando la casa, o que hay un terremoto, o me están pidiendo un permiso, etc, etc y largísimo etc.). Post-hijos: leo cuando buenamente puedo. Bueno ¡hasta cuando mi marido va manejando en carretera! aprovecho para ir leyendo.

      Loque:
      ¡yo iba a preguntar lo mismo el día de hoy!

      Maribel:
      lo bueno es que loque preguntó primero y ya no tengo la duda carcomiéndome; al contrario ¡gracias por responder! anotado de inmediato en mi lista del plan infinito…

      Un beso grande para cada una,
      Ale.

  12. me gusta el libro y se viene para mi plan infinito. Yo creo que pertenezco al grupo lectora-escritora y no porque haya publicado ningun libro, que creo que no tengo disciplina para hacerlo, pero si creo mis relatos en dos blogs diferentes uno con mi nombre que conoces y otro con seudonimo que no creo que conozcas. Pero según dicen se me da bien escribir y crear historias, pero tengo poco tiempo y disciplina cero. Lo de leer en los ratos muertos eso ya es un vicio, pero como un libro me atrape tanto como el que estoy leyendo se me puede quemar la comida, escapar los chiquillos del parque, o incluso pasar el turno de la carniceria o del medico, porque me meto completamente dentro del libro y no existe nada más para mi. En cuanto a la preguntita pero tu cuando lees, me la habran hecho cientos de veces, pero bueno siempre digo que al final sacas tiempo para lo que quieres a costa de otras cosas, yo ya llevo mucho tiempo sacrificando la tv, total para lo que hay que ver.
    En fin me ha gustado tu reseña, me he reido con ella y con los comentarios. Yo haber si me reincorporo a mis blogs de escritura que los abandone en junio uno y en agosto el otro.

  13. Gracias Maribel, a mi Pablo Motos reconozco que no me entusiasma, aunque antes me hacía bastante gracia, pero últimamente….

    Yo cuando veo a alguien leyendo “Sin Noticias de Gurb” o “Groucho y yo” en el metro, bus, etc.. me dan ganas de decirle

    – Qué? qué tal? ¿qué parte te estás leyendo? Oye, ¿por qué no te ríes? hace como cinco minutos que estás leyendo y no te he visto ni sonreir, hombre!

    Ale: Lo mejorcito de cada país suele ser “la clase política”, ellos y sus madres, muy nombradas, en general.

  14. Hola Ale, me ha encantado este post. Cuánto de verdad hay en él. Mi última decisión de hacer mi blog se debió a algo de lo que has dicho: ¿los has leído todos??? PUES NO, y éste ¿de que va? ayyyy, no sé. POr eso existe mi blog, ahora cuando me preguntan mis amigos yo les digo: espera que te voy a dar la dirección de mi blog y ahí lo ves .P
    Un besote fuerte.

  15. hola Ale me he acordado de lo del bolso donde no cabian los libros, cuando esta tarde me ha pasado un percance, yo normalmente como suelo comprar bolsillo, por lo de la economia, me valen casi todos los bolsos, y como todos los tenía grandisimos, me compre uno mediano y le he cogido tanto afecto que normalmente solo llevo ese. El libro que estoy leyendo ahora me ha atrapado totalmente asi que chiquilla no es bolsillo y no he podido meterlo en el bolso,ni corta ni perezosa he cogido una bolsa de plastico y lo he metido dentro. Primero casi me lo dejo en la consulta del medico, pero he recordado a ultima hora cogerlo. Pero me dolian tanto los zapatos de tacon que he visto una zapateria a buen precio y me he comprado unos bajos que me hacian falta, total que me he salido toda contenta con mi bolsa de zapatos pero… Entramos en una cafeteria nos tomamos un cafe mi marido y un zumo yo, el niño enredando por todas partes… y al final digo uys vamos a comprar algo para cenar y a casa que se va haciendo tarde. A toda prisa compro algo de pan y lo mas indispensable… y nos largamos a toda maquina. Cuando estoy a mitad camino de mi pueblo, recuerdo que yo llevaba un libro y que hacia mucho tiempo que no sabía donde lo habia dejado. Mira como me he puesto de triste y los lagrimones que habre soltado que mi marido ha dado media vuelta para llevarme de nuevo a la zapateria en plena zona peatonal y completamente atestada los jueves porque han hecho una campaña para reactivar el comercio.
    Nada más me ha visto la chica de la zapateria me suelta, te has dejado un libro verdad… y le digo pues si me lo has guardado?… nada más faltaba que la besara… a partir de ahora o cabe en la bolsa o me cojo otro.

    • Carmina:
      He leído en uno de tus blogs de escritura tus relatos y la verdad es que el de la Dulcinea por ejemplo, me encantó. Realmente lo haces muy bien ¡por fin alguien del grupo de lectores-escritores! 😉 (Para quien quiera leer los relatos de Carmina, pinchar aquí) ¡Sigue con tus blogs! espero que pronto te sacudas completamente a esa gripa tan necia que no te deja, y que las musas sigan visitándote 😀

      A mi también me ha sucedido como tú, que he perdido algún libro en alguna tienda y llego desconsolada a casa (y no es lo único que pierdo…mis amigos saben que no pierdo la cabeza porque la traigo pegada..con decirte que una vez fui por mi hija a la escuela ¡y la dejé ahí!…eso da para otra entrada). Algunas veces he podido recuperarlos (como tu esta vez en la zapatería) pero otras se han ido a rodar por el mundo. Pero al final pienso que seguramente quien se lo encontró/quedó…lo necesitaría y disfrutará más y que fui el instrumento del universo para que llegara a él.

      Loque:
      …en mi país son lo peorcito 😉 jajaja…tomo nota de los dos libros que mencionas…

      Eva:

      Así que para eso es el blog, para evitarte responder a esa pregunta ehhh ;)…en realidad, la gente no sabe lo que leo hasta que viene a mi casa :D…salvo, por supuesto, mis amigas que tienen hijos en el futbol y ven que me la paso con las narices metidas en el libro en vez de viendo a mis hijos correr tras el balón…

      Un beso para cada una,
      Ale.

  16. Hola Ale (y perdón por el retraso, pero voy leyendo 2 o 3 blogs al día nada más).
    Me ha parecido súperinteresante esto de saber dónde/cuándo/cómo escriben los escritores. Al respecto recuerdo que en una entrevista a Stephen King, le preguntaban por qué sólo escribía libros de terror, y él contesta que por qué el entrevistador pensaba que él podía escribir sobre otras cosas; ¡¡decía que sólo se le ocurrían esas historias!!

    En fin, también me ha hecho muchísima gracia lo de los entrenamientos de tus hijos, me lo imagino con las otras madres avisándote para que animes. jajaja, por lo menos así tienes un ratito para dedicarle a la lectura, es genial!

    Un beso

  17. Yo también llevo libros a todas partes. Esta manía ha hecho que tenga siempre dos libros en lectura: los que caben en el bolsillo y los que no. Por ejemplo, el otro día empecé a leer 2666, de Bolaño, y claro, sólo puedo hacerlo en casa y sentado en una mesa, porque pesan un rato sus 1125 páginas (de momento increíbles). El libro de bolsillo que llevo ahora es una edición de Así habló Zaratustra, de Nietzsche, un ataque filosófico tardío que me ha dado, ya ves.

    Oye, creo que no había comentado nunca en tu blog, pero confieso que escribes cosas que hacen bastante que pensar. Vendré más a menudo.

    • Zeberio:
      ¡pues me da mucho gusto que por fin comentes en mi blog!¡será mi placer verte por aquí más a menudo! Así que estás leyendo dos libros al mismo tiempo…los que leemos no sabemos hacerlo de a poco ¿verdad? jajaja
      Un abrazo,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s