Niños Especiales

Cada hijo es un reto. Primero porque no nacemos sabiendo ser padres, los niños no traen manual y vamos aprendiendo sobre la marcha. Luego resulta que vamos dándonos cuenta de que no lo estamos haciendo tan bien, y tenemos que hacer ajustes ¡también sobre la marcha!

Y se dice que son maestros. Yo tengo 3. A ratos benévolos, y en otros momentos, son tiránicos. ( Seguro lo aprendieron de mi manera de ser madre 😉 yo también soy así, lo reconozco jajaja).

Ade hizo un post maravilloso sobre los niños con síndrome de Down. Y yo recordé este video que hoy quiero compartir con ustedes. Con una dedicatoria para mis amigas que tienen niños especiales.

¡Que tengan bonito día!

Anuncios

17 comentarios

  1. Hola Ale, no te había comentado en el anterior, pero sí lo haré en este. Yo también tengo en la familia un caso de niño especial, bueno, ya no es un niño, de hecho es el primo que “me corresponde”, tiene mi edad.
    No somos muchos, aunque nos llevamos francamente bien; de hecho en el grupo de amigos hay primos míos y de Maribel; vamos que somos una cuadrilla bien unida.
    Sin embargo, siempre echas de menos a este primo. No puede estar con nosotros, ya que su situación lo hace imposible; de hecho ni siquiera puede convivir con su familia.
    El algo muy, muy duro. Admiro a las personas que tienen fe, y encuentran consuelo en ella. Yo he visto tantas cosas, tantas injusticias y situaciones inconcebibles que, me resulta imposible buscar una respuesta ahí arriba.
    Mi primo no habla, no comprende, no aprende, no es capaz de dibujar o prestar atención a la música, a un paisaje, a las imágenes…
    Es un niño, un bebé, atrapado en el cuerpo de un hombre, y, verle así, es algo que hoy día no he superado.

    Un abrazo!

  2. Preciosísima entrada la de hoy. Yo aún no me he estrenado, y no será por falta de ganas, pero siempre he pensado que ser madre es como tirarse al vacío y caer, unas veces en blando, otras menos, pero siempre sin saber qué te vas a encontrar abajo.

    Por lo que respecta a los “niños especiales”, tengo un caso cercano, el hermano de una amiga. Y creo que nunca he oído a nadie hablar de alguien con tanto orgullo como hace ella; de hecho, él no es un niño especial. En boca de su hermana se convierte en un ser excepcional.

    Nunca hay que subestimar a las personas con síndrome de Down, pues algunos muestran una perseverancia y una claridad mental que ya quisiéramos muchos.

    Un abrazo.

    • Roberto:
      Te leo y se que la situación que describes es muy dura; y me enternece leer como extrañas a ese primo especial al no poder compartir con él. Me has dejado sin palabras…todo lo que puedo hacer es ofrecerte desde aquí un abrazo bien grande ¡grande!

      Azote:
      ¡si! en eso consiste ser padre (madre) tirarse al vacío, con la fe en que saldrá todo bien. Me recuerda un poco a la entrada del Sr. de las Moscas, donde habla de cómo se tira su madre del carro andando y con su entrenamiento militar no sale herida…¡las cosas que se hacen por los hijos ehh! 😉

      Coincido contigo en que no hay que subestimar a las personas…a ninguna, diría yo. Todas pueden sorprendernos siempre. 😀 Es cosa tan sólo de dar tiempo…

      Ana:
      ¡Gracias! he estado un poco ausente (o un mucho…:( )

      Un abrazo bien fuerte para cada uno,
      Ale.

  3. Aunque no hablo por experiencia propia, tienes razón, respecto a que cada hijo es un mundo, y que (aunque suene a tópico), no se enseña a ser padre.

    Y lo de que se aprende sobre la marcha, etc…

    De la entrada de Ade destacaría el decálogo que sirve para cualquier tipo de niño.

    Y de los posts de las dos me quedo con la ternura con la que tratáis el tema.

  4. Me han gustado muchísimo tanto tu entrada como la de AD.
    Mi primera “niña especial” era la hermana de una amiga de la infancia; se llamaba Elena. Era como un gran bebe, que no podía caminar ni hablar.
    Jamás sus padres ni sus hermanos se avergonzaron de ellos (durante mucho tiempo se les tenía poco menos que escondidos) y recuerdo que siempre que ibamos a su casa, lo primero que hacíamos era ir a verla y estar un rato con ella.
    Otro caso que conozco es el del hermano pequeño de un amigo. También ellos estaban orgullosos de su hermano, quien con ciertas limitaciones lleva una vida “normal”.

    Y en cuanto al decálogo de AD creo que es aplicable a la educación de TODOS los niños.

    • Isi:
      ¡Que bueno que te ha gustado! y con ese pedacito que te quedes ya es fenomenal 😉

      Loque:

      Tienes razón, ese decálogo es para todos los niños. ¡Gracias por venir!

      Ade:
      No tienes nada que agradecer, al contrario, gracias por no regañarme por el enlace…jajaja…lo mismo digo yo..(que suerte que hay almas como la tuya 😉 )

      Lammermoor:

      Yo conocía allá en mi infancia a un niño qu estuvo escondido muchos años, situación por demás triste. La verdad es que aprende uno lo que es amar de manera incondicional con ellos, porque ellos así son: incondicionales.

      ¡Gracias por venir! un abrazo,
      Ale.

  5. Como coincido con Guisante verde, pero me maravilla que la gente pueda encontrar paz en la fe, está bien.
    Yo tengo una familia cercana con un niño especial, y es verdad que la familia está alrededor de ese niño.
    Acabo de mandarles esta entrada para que la vean.
    Impresiona mucho, pero yo aprendí un montón de cosas los días que pasé con ellos.
    Un saludo emocionado
    Teresa

  6. me llamo carmen y soy la abuela de un niño especial que tiene casi 13 años y es como un bebe bueno mas bien un angel y todos en casa estamos orgullosos de el somos felices con sus risas y lo llevamos a pasear a todos lados ademas es un niño querido y bien cuidado y tambien muy consentido. yo lo adoro y el a mi . paso mucho tiempo con el ademas tiene a la mejor mama asi que es un niño feliz.

  7. No he podido ver el video, asi que no puedo opinar sobre el, sobre lo de ser madre si, porque tengo dos fierecillas que como tu dices a veces son angeles y otras verdaderos demonios… unas veces te los comerias de los ricos que son y otras lamentas no haberlo hecho. Educar es una tarea ardua y dificil para la que no existe escuela y si miles de manuales de los que puedes extraer ideas que casi nunca se adaptan a tu caso al cien por cien. Pero generalmente suele ser un placer ser mama o papa de esos pequeños seres que poco a poco van creciendo… besos en cuando a los niños especiales es un placer compartir ratitos con ellos, tienen una sensibilidad unica y no hay que subestimarlos, porque pueden sorprendernos en mas de una ocasion. besos

    • Teresa:
      Yo conozco personas que han encontrado paz en la fe, pero también conozco a otras que han encontrado paz en al ciencia, o en alguna disciplina…supongo que la paz viene de dejar de hacerse preguntas, y aceptar lo que es (en definitiva, no se puede cambiar).
      Se aprende mucho siempre cuando nos abrimos a ver el mundo desde la perspectiva de otro, desde su aprendizaje, desde su cristal con que mira al mundo. ¡Enhorabuena por todo lo que aprendiste! 😉

      Carmen:
      ¡Bienvenida! me da mucho gusto leer a una abuela tan contenta y enamorada de su nieto; y que además, está orgullosa también de su mamá. Son una familia muy bonita y llena de amor ¡Felicidades! 😀 gracias por compartir tu testimonio 😉

      Carmina:
      Estoy de acuerdo contigo en todo. ¡Gracias por venir y comentar!

      Un abrazo para cada una,
      Ale.

  8. Ale, así es, pero mira la sorpresa que me he llevado, ha escrito Carmen Sierra, ella es la abuela del niño que hablo yo, me ha emocionado.
    Le mandé tu blogpara que lo viese y ella ha escrito.
    Me ha encantado.
    Un saludito
    Teresa

  9. Mil gracias por esta entrada Ale.
    No sé si soy muy emotivo o sentimental, pero estoy emocionado.
    Tengo bastantes amigos, padres de niños especiales y he visto a lo largo de los años cómo han ido, ellos mismos, cambiando y mejorando como personas, aunque algunos se rebelaron al principio (lógicamente).
    El verdadero amor es como una medicina, que actúa y te va cambiando, sin que uno se dé cuenta.

    Me ha gustado mucho, mucho el video.

    • Teresa:
      ¡mira que hermoso testimonio nos ha dejado tu amiga Carmen! ¡yo también me he emocionado!
      Un abrazo grande para tí 😉

      Thomas:
      ciertamente, como lo dice Martín Valverde también en el video, debe vivirse un duelo. ¡Pero se aprende tanto! sobretodo, de la propia capacidad de amar…el lo dice “tus carencias me enseñan a dar”. Creo que a eso venimos al mundo,a servir a los demás. Pienso lo mismo que tú (y que los Beattles) todo lo que se necesita es amor.
      Un abrazo,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s