LIBRO: Gracias a El, alquimia del Dolor.

L140GRACIAS  A  ÉL:  ALQUIMIA DEL DOLOR

Mariella Peragallo de Schultze

En la travesía de las tinieblas,

el alma roza la desesperación

y la mente, la locura.

Este libro está escrito por una madre que atraviesa el peor acontecimiento que se puede vivir como tal: la muerte de un hijo. En él, plasma lo que ha sido su viaje desde el fallecimiento de su hijo Vonchi a los 24 años.

Ella dice que este viaje se parece a la Gran Obra de los Alquimistas. Escribe: “La Gran Obra es la conversión y el cambio de un ser por otro ser, de una cosa por otra cosa, de la debilidad en fuerza, de la corporeidad en espritualidad.”

La gran obra consta de 3 pasos:

“1.- Nigredo (Obra Negra): donde se disuelven las impurezas de la dualidad (solve) mediante la destrucción y putrefacción.

2.- Albedo (Obra Blanca): en esta etapa hay un antes dejado atrás y un después, en el que se logra la “unión de las naturalezas contrarias” (coagula)

3.- Rubedo: reencontrado el espíritu y conquistada la luz, el ser humano es capaz de vencer el dolor y realizar el Proyecto de Vida que le fue encomendado desde su orígen divino.”

En la primera, se debe asumir lo que ha pasado. En la segunda, se elige, se resignifica. Ella pone una cita de Lucas “Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38). Y en la tercera, se confía.

En el escrito de presentación a la segunda edición, Helen Krauze escribe: “Este libro es la crónica de un triunfo. Es la historia de una persona que efectivamente, pasó por circunstancias terribles, y las libró con bien”. Son las reflexiones de esta madre a la distancia de su tragedia, como vivió y como sigue viviendo después de ella. El libro me ha gustado mucho porque son las vivencias de esta persona, y eso las convierte en un tesoro.

Anuncios

8 comentarios

  1. Me gusta lo que dice Helen Krauze…Pero debe ser un libro muy duro de leer. Dicen que la peor de las perdidas es la de un hijo. Yo no soy aún madre, pero pienso en ello y me entran escalofríos.

    Desde luego…la fase tres, la de confiar, creo que es de las más difíciles.

    El libro desde luego, debe ser de esos que no te dejan para nada indiferente. Y quizá te ayudan a superar otras “perdidas” distinas.
    Besos grandes.
    Siempre disfruto mucho leyéndote.

  2. Uy, a mí este libro no me atrae. Es que pienso que no todo el mundo puede pasar por las mismas fases en un momento tan delicado: creo que es diferente para cada persona. El dolor seguramente será el mismo, pero unos lo afrontan de una manera y otros de otra.
    Pero recuerdo una frase de ¿el señor de los anillos? no me acuerdo, que decía que ningún padre debería sobrevivir a sus hijos.
    Bueno, de todas maneras, siempre nos traes libros diferentes para que podamos opinar sobre casi todo!
    Besos!

  3. Me parece que yo tampoco me apunto, aunque admiro a la gente que consigue sobreponerese a tragedias como esta, o aceptarlas, o superarlas, no sé..
    Gracias Ale por traernos siempre mensajes positivos.

  4. Hola Ale,
    como bien sabes leí hace bien poco PAULA, de Isabel Allende.

    Seguramente ambas novelas tengan muchas cosas en común: la tristeza, el dolor, y la superación.

    Un beso muy grande y gracias por descubrirme nuevos libros!!

    • María:
      ¡Gracias! siempre es un placer que vengas a leerme 😀 Es un libro duro porque lees sobre el sufrimiento tan grande de otra persona, y siempre quisiera uno que esos dolores no existieran. Pero sería imposible, dado que la vida misma tiene a la muerte metida en su centro. Decir “confío…” implica bajar la cabeza, reconocer que uno puede no entender lo que está sucediendo, que te mueres de dolor, pero comenzar a tener la certeza de que hay una luz al fondo de el tunel negro donde estás metida. Definitivamente, ayuda a entender el proceso de las pérdidas y como irlas superando.

      Isi:
      😉 hay libros para todos, y debemos leer lo que nos atraiga digo yo. Cada quien vive sus duelos de manera enteramente personal, pero si se ha identificado que todos los dolientes pasan por unas fases determinadas. Elizabeth Kübler-Ross habla de que ante toda pérdida se experimenta la negación (no lo puedes creer), ira, negociación (quisiera uno poder cambiar el desenlace, se promete que si se sale de esto, se hará tal o cual cosa por ejemplo), depresión y aceptación. Cada quien pasa por ellos en diferentes momentos, se pueden experimentar uno detrás de otro, o a la vez en x momento. Pero para cada persona el proceso es distinto. Tiene que ver con sus creencias, su historia, sus capacidades y herramientas…

      Mariella en este libro usa los pasos de la alquimia para explicar cómo enfrentó su dolor. Como este la dejó siendo un material más refinado, más puro. El dolor siempre nos cambia, nos hace ver lo que es verdaderamente importante, lo que no es prioritario, nos confronta con nuestros demonios personales. Nunca volvemos a ser los mismos…

      Lammermoor:
      ¡Bienvenida! ¡me da mucho gusto que estés aquí! 😀 ¡que gusto verte!

      Loquemeahorro:
      estoy contigo: yo también respeto mucho a quien consigue sobreponerse a tragedias como esta. Creo que no hay otra cosa tan dolorosa en la vida…
      ¡gracias a tí por leerme!

      Ismael:
      ¡tienes razón! Paula es el relato de otra madre que ha perdido a su hija…te recomiendo que leas “El recuento de los días” en los que Isabel narra lo que ha sido su vida después de Paula. ¡Gracias a tí por venir!

      Un abrazo muy grande a cada uno,
      Ale.

  5. Hola Ale! Aquí estoy de vuelta, revisando blogs.
    ¡cómo habéis leído mientras me tomé mi descanso!

    En fin, sobre este libro decir que no lo he leído, pero que tampoco me lo planteo en este momento. Yo que también soy madre (y que no volveré a serlo) no quiero ni puedo imaginar semejante pérdida.
    Cada persona es un mundo y a cada uno seguro que le afecta de distinto modo. De todas formas si la historia es real, como dices, es un tesoro, el tesoro de alguien que ha decidido compartir con todos su experiencia y que seguramente habrá servido para ayudar a muchas personas y sobre todo a ella misma.
    Solo por eso ya vale la pena.

    Yo acabo de terminar “Casi la luna” y “La carretera” dos novelas dramáticas también (aunque nada tienen que ver con este libro) pero necesito cambiar de aires.

    A ver si me voy poniendo al día y colgando post en ambos blogs.

    Besos.

    • Mertxe:
      ¡Hola! ¡que gusto verte por aquí!
      Yo soy muy afortunada porque he tenido a mis hijos conmigo 15, 12 y 9 años. ¿Cuántos más vivirán? espero que ellos me entierren a mí. Hace unos años, cuando mi hija tenía 9 años, falleció un amigo suyo de la misma edad. Esto me hizo a mi revisar mis prioridades. Tiempo después los cambié de escuela. Los tenía en una muy buena, excelente académicamente, pero muy pobre en cuanto a enseñarles valores, dejarlos correr, gritar (era una escuela en una casa, en realidad no tenía instalaciones) y los cambié de escuela. Preferí una escuela menos “perfecta” académicamente, pero con más espacio donde jugar en el recreo, con más actividades extracurriculares, con más atención en la persona del niño que en sus calificaciones.

      Cuando quieras regresar al drama, ya sabes que existe este libro ;). Y si es un tesoro. Es el testimonio de una sobreviviente.

      Un beso fuerte,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s