LIBRO: La Sonrisa Etrusca

978-84-204-2336-4LA  SONRISA ETRUSCA

José Luis Sampedro

Este libro me lo regaló una querida amiga que fue de viaje a España y de allá me lo trajo. Sabía que yo quería leer a Sampedro y que aquí no había encontrado sus libros y fue mi hada madrina y se materializó con el libro hace una semana.

Tenía muchas ganas de leer este libro porque sabía que trataba una historia de amor poco común en el mundo literario –cuando menos, que yo sepa- habla del amor de un abuelo por su nieto.

¡Y cómo lo he disfrutado!. El abuelo es un viejo campesino calabrés, cuyo hijo lo lleva a la ciudad donde vive él con su mujer y su hijo de meses (Milán). El abuelo ha enviudado, está enfermo y no está contento de ser llevado tan lejos de donde él ha vivido toda su vida (el campo) y las ciudades no le gustan. Le parece todo artificial, demasiado complicado.

Me hizo pensar muchas cosas: ¿Será que los abuelos sienten, como el de este libro, que sus nietos les comprenden como no pueden hacerlo sus hijos? ¿Qué en ellos adivinan su continuación, el legado que vivirá más allá de ellos? ¿Qué ven más de si mismos en los nietos, que en los hijos?. Yo sólo tuve abuelos maternos…¿verían  en mí algo suyo? nunca supe…too late to ask…

El nonno del libro no está de acuerdo en como educan su hijo y su nuera al bebé. Le parece que le tienen abandonado (porque no duerme con ellos en la recámara), que se olvidan de lo instintivo, natural, por seguir las recomendaciones de un libro o un doctor que no debe saber mucho de niños (se imagina él)…le horroriza que le dejen llorar y que no lo abracen para que no se “embracile”. Ahhh…cuando mis hijos eran pequeños también mis papás, suegros y yo teníamos diferencias de opinión en cuanto a cómo educar a los niños. Recuerdo que yo le dejaba a mis suegros mis hijos para ir al cine,  y cuando dejaba al bebé con  mameluco ¡mi suegro le cortaba los pies al mameluco! que porque “el niño se ahogaba y no podía respirar”  (y yo me preguntaba ¿pero quién le dijo a este hombre que los niños respiran con los pies?).  En fin, era el precio por ir al cine con mi marido 😉 jajaja…¿solución? ¡no llevarlos con mameluco, o hacerlo con uno que ya no tuviera pies! 😀

Así es que este nonno comienza a visitar al nieto en su recámara, a acompañarlo, a abrazarlo cuando no lo ven. A él le cuenta su vida, lo que fue su juventud, lo que desea transmitirle. Y le parece que el niño le responde. Que sus ojitos ponen atención…el niño aprende a darle los brazos, le busca.

Se viven 2 realidades: la del anciano que mira la vida desde su ocaso, y la de los jóvenes que tratan aún de labrarse un futuro. Ambas partes se sienten incomprendidas, pero ese nieto será el puente a través del cual podrán comunicarse. El final me fascinó. Me dejó llorando a lágrima viva.

Anuncios

22 comentarios

  1. No me lo he leído, pero me he tirado un montón de lagrimones también, con otro libro que leí y que haré la reseña en un post, así que me siento igual de afligida que tú, pero por otro libro, en fin, este mundo de los libros…

  2. Vaya, pues también yo tengo la lágrima facil. Ale, como no solo voy a decírselo a Hilario, me toca decirte a tí que lo leí hace bastante tiempo y si que recuerdo que me dejó un regusto meláncólico. Precisamente lo tengo en O. y el pasado fin de semana estuve pensando en releerlo. Pero si es triste, mejor lo dejo para otro momento.

    P.D: en realidad venía a comentar en el otro post así que no se si llegué demasiado tarde o bastante temprano.

  3. Realmente parace un libro precioso. Yo también soy de lágrima fácil, pero no me importa llorar con los libros.
    Espero leerlo algún día.

    Preciosa reseña con interesantes “cavilaciones” sobre tus abuelos y tú. Yo no he disfrutado de abuelos, pero mis hijos afortunadamente sí y su relación ha sido especial, bonita y entrañable.

    Te felicito por un post tan bello.

  4. Leí La sonrisa etrusca hace años y Sampedro me pareció un autor magistral. La historia que narra es preciosa, está escrita maravillosamente, y la relación entre nieto y abuelo es de las más bonitas que me he encontrado en los libros.

    Me alegra que te gustase tanto 🙂

    • Estodevivir:

      Bueno, yo lloro cuando me da la tristeza por lo que le sucede al personaje, pero una vez cerrado el libro me bajo de su mundo y regeso al mío tan feliz y tan contenta ehhh…no creas que me dura mucho la aflicción. Pero es una escena tan hermosa, que hasta ganas me daban de ser directora de cine para hacer una película basada en este libro y me imaginé todos los detalles de esa escena 😀 bonita en verdad.

      Lammermoor:

      ¡Entonces estamos en el mismo equipo! “Las de la Lágrima Fácil”. Está visto que Hilario tendrá que vernos otras cualidades porque con esta seguro que no querrá juntarse con nosotras…jajaja. Es un bonito libro, pero si, efectivamente algo melancólico. ¿Nunca has leído a Maitena Burundarena? es una caricaturista argentina buenísima…con ella te tronchas de la risa.

      Ascen:

      ¡Pues otra para el club! jajaja. Mis hijos fueron afortunados como los tuyos. Tienen a sus 4 abuelos, y además tuvieron 4 bisabuelos. Son niños que siempre han estado rodeados de muchísmio cariño y como dices, la relación es sumamente especial. ¡Gracias por lo que me toca!

      Homo Libris:

      Tienes razón, Sampedro es un escritor maravilloso. Lo disfruté mucho y fue un placer conocerlo (Teresa me había sacado las ganas )

      ¡Muchas gracias por venir y comentar!
      Un abrazo para cada uno,
      Ale.

  5. Yo también lloré. El libro es precioso y Sampedro de los grandes. “Vivir para escribir” también muy recomendable.

    Y la crianza… uf… cada uno tiene su punto de vista, depende de la historia de cada cual. Yo por ahora estoy con el abuelo.

    En http://www.elblogalternativo.com hablan mucho sobre el tema, por si te interesa.

    Un saludo caluroso.

  6. Pues parece una historia bonita aunque con el calor no apetece demasiado ponerse melancólico. Creo que podría ser un buen libro para no salir de casa en invierno ^^

  7. Este autor lo leía mi hermana muchísimo, hace años, yo entonces era muy joven y no me apetecía este tipo de libros y después… no sé, pero nunca me he leído nada de él.

    Este tema está muy de moda en España, porque cada vez los abuelos se ocupan más de los nietos.

    Qué es mameluco? (en serio)

    Ah! yo lloro como una Magdalena, leyendo y viendo pelis, incluso aunque vaya leyendo en el metro.
    Hasta ahora nadie me ha dado un kleenex espontáneamente, ni pedido que deje de montar el numerito.

  8. Siento romper la tendencia, pero yo aún no he encontrado el libro que me haga llorar. Tolkien me dejó echo polvo cuando el balrog “mata” a Gandalf, o Rowling cuando Snape le lanza el hechizo a Dumbledore, pero no lloré.
    Parece un libro interesante, también por lo que dice loquemeahorro, que es un tema muy de moda en España.
    Saludos.

  9. Llorona lo que se dice llorona no soy, pero me pueden saltar las lágrimas por las cosas más peregrinas.
    Este escritor es uno de los que más me gustan, él como persona ya es algo especial, debe andar por los 94 años, está muy viejito, pero tiene una cabeza privilegiada.
    Homo, leíste el libro de “Escribir es vivir”?, es mágnifico os lo recomiendo a todos, está puesto en mi blog y tengo un enlace con una entrevista suya.
    En fin que es un humanista además de escritor, no os perdáis nada de él.
    Gracias por recordarlo Ale.
    Tiene otro libro que se llama “El río que nos lleva”, en fin muchos, ya iremos poniendo algo más.
    Un saludo
    Teresa

  10. “El río que nos lleva” sí que me lo he leído, es verdad!!

    Un chico que conocía, se encontró hace años a este señor en un ascensor, y le dio al botón de subida, cuando mi amigo bajaba, o algo así, y muy correcto le dijo
    – Uy perdone, que usted bajaba y le he hecho subir otra vez
    y este chico le respondió
    – No me importa nada, porque es un honor ir con un escritor tan bueno como usted… (o algo así)

    • Inma:

      Ya tengo también ese libro que mencionas 😉 ahora nomás necesito tiempo para leerlo (nomás…jajaja). ¡Muchas gracias por el enlace! por lo pronto ya hoy voy a hacer esa receta del gazpacho verde que ví ahí. Con el calor que está haciendo nos caerá muy bien 😉

      Elwen:

      pues si, podrías dejarlo para el invierno jijiji

      Loquemeahorro:

      Pues tuve que consultar mi diccionario RAE y dice el mameluco es un pelele (traje de una pieza que se pone a los bebés) pero te pongo un link a una imágen para que no haya pierde. Te puedo contar que si me ven con un libro, tampoco me ofrecen un kleenex (seguramente se imaginan que el motivo de las lágrimas está entre las páginas del libro) pero si no traigo el libro, si me lo han ofrecido. No sólo eso, he recibido palmaditas en el hombro e incluso las palabras “esto que es tan terrible ahorita, ya pasará” (dicho por 1 completo desconocido)…pero yo me encuentro seguido con ángeles en mi vida 😀 me ocurren las cosas más peregrinas.

      Hilario:

      Ohhhh en esa escena de Dumbledore, a mi se me cayó el libro de las manos mientras gritaba un “noooooooooooooooooooo” y hasta que no me repuse (y mira que tardé días) pude volver a tomarlo de donde estaba. Entonces, ni cómo meterte a nuestro club de la lágrima fácil…¡ya me lo temía! jajaja. Creo que el tema es actual en muchos países donde ambos padres se ven obligados a trabajar para el mantenimiento del hogar.

      Teresa:

      No sabía que era tan viejito Sampedro. Aquí lo encuentran en tu blog.

      Loque:

      Así que si has leído cosas de él. ¡Que bonita anécdota la del elevador!

      Ascen:

      Y si…¡tienes razón!

      Gracias a todos, y un abrazo,

      Ale.

  11. A una de mis primas de pequeña la llamaban Lágrima gorda, porque era una llorona.

    Loquemeahorro, ejemplos de numeritos lacrimógenos en el cine: El hombre elefante (aquí salió todo el cine, o al menos todo el sector femenino con los ojos rojos) o Dersu Uzala. Con Tierras de Penumbra hice terapia -me senté a ver la película -en casa, por supuesto- bien pertrechada de kleeenex y dispuesta a llorar con ganas. Tanto fue así que al día siguiente fui a trabajar con los ojos aún hinchados.
    ¡Una película preciosa, por cierto!

    Lo del mameluco lo deduje, aunque al comenzar a leer me sorprendió. Me parece que tienen otro nombre y pelele se utiliza más bien para esos trajes de una pieza algo abombachados.

    • Lammermoor:

      ¡mira que eso de Lágrima gorda no lo había escuchado nunca! La película de Desu Uzala y Tierras de Penumbra tampoco. Voy a buscarlas a ver si las encuentro. Gracias por la aclaración del pelele.

      Un abrazote, y que disfrutes mucho tu fin de semana,

      Ale.

  12. Lammermoor:
    Sí, con Tierras de Penumbra también se llora, pero creo que están pensando en cambiar el test para saber si una persona es un psicópata, o no.
    Nada de medir la actividad cerebral, ni narices, te ponen El Hombre Elefante, y si no lloras, es que no tienes emociones humanas.

    pd. Dersu Uzala no la he visto, aunque recuerdo que le gustó mucho a mis hermanas mayores, cuando yo era una chicuela.

  13. ¿Con Dersu Uzala se llora? ¿? ¿? Quiero decir ¿es emotiva como paar provocar sentimientos que provoquen llanto? A mí me gustó mucho, la vi hace mucho, pero la recuerdo como un documental que muestra la dureza de las estepas siberianas. ¿o me estoy equivocando de peli?

    Buenas noches aunque por aquí superamos los 25 ºC, que dicen que no dejan conciliar el sueño, por eso estoy pegada al ordenador después de unos días sin tocarlo.

    • Loque:

      ¡que buena manera de medir la tendencia a la lloradera! jajaja…

      Inma:

      Eso sólo te lo pueden aclarar loque o Lammermoor…esperemos que puedan hacerlo…yo he buscado la película para rentarla pero no la encontré…

      Espero que te refresque un poco para que puedas descansar por las noches porque eso de no poder conciliar el sueño por el calor es terrible ¡dímelo a mí! que hemos tenido un verano terrible por estos lares. Ya hasta creía yo que era la menopausia adelantada…pero nada, que sólo era el inclemente calor veraniego.

      Besos y abrazos,

      Ale.

  14. Vaya hace tiempo que me lo queria leer y por una razon u otra llevo años posponiendo su lectura, ahora tengo como unos diez libros haciendo cola, asi que tengo para un temporada pero en cuanto encuentre un hueco me dedicare a leer este libro… y los que ha recomendado Teresa

    • Carmina:
      Así me pasa a mi también…compro los libros porque me llaman la atención, y luego los pongo en un librero para que esperen su turno para ser leídos, y a veces se me cuelan otros primero y van pasando a la parte trasera de la fila…en fin, que ojalá encuentres un huequito y cuando lo leas ya me contarás que te ha parecido.
      Besos,
      Ale.

  15. A mí también me tocó la fibra, es tan bonita la historia. Ahora lo voy a proponer para mi taller de traducción inversa, a ver si escogemos un fragmento y lo traducimos. Aunque no sé cuál elegir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s