LIBRO: Cuentos de la Selva

selvaCUENTOS  DE  LA  SELVA

Horacio Quiroga

Mi pequeño niño-sabueso debe leer 15 minutos al día como parte  de las tareas que le dejan en la escuela. Hemos probado muchos métodos, y lee pero cuando su madre quiere asegurarse de que en verdad lo está haciendo (de veritas, de veritas) me lee en voz alta. Así que tengo que buscar algo que le interese a él, y no me aburra a mí (digo, no soy una madre abnegada de esas del siglo pasado…).

Hemos disfrutado mucho con estos cuentos  y debo decir que consultamos  muchas veces el diccionario porque había palabras que no conocíamos. Aprendimos que los yacarés son caimanes;  que el surubí es un pez que habita en el río de la Plata; y el siguió investigando por su cuenta qué comen y dónde habitan los coatís, cuánto viven las anacondas y otras cosillas que a él le parecían de lo más interesante (yo puedo vivir sin saberlo…jajaja).

Horacio Quiroga nació en Uruguay en 1878 y se le conoce como un extraordinario cuentista, y uno de los más importantes expositores de este género en América Latina. El nos deja al final de este libro, estas sugerencias:

DECÁLOGO  DEL  PERFECTO  CUENTISTAvida_a3

1.– Cree en un maestro –Poe- Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo.

2.- Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en dominarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.

3.- Resiste cuanto puedas la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo dela personalidad es una larga paciencia.

4.- Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo el corazón.

5- No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra a dónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.

6.– Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia “desde el río soplaba un viento frío”, no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.

7.- No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.

8.- Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.

9.- No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.

10.- No pienses en tus amigos al escribir, ni el la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento.

Anuncios

31 comentarios

  1. “No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil.”

    Oh, qué gran verdad!! No soporto esos escritores que para cualquier descripción creen que tienen que poner 3 adjetivos como mínimo, y los silencios son fríos y azules y no sé cuántas cosas más.

    En poesía tiene sentido recrearse en adjetivos y figuras, pero cuando en un párrafo de una novela, que lo único que te quieren contar es que el protagonista vivía en un pueblo pequeño en una colina, te encuentras 37 adjetivos seguidos…. yo paso totalmente del tío, de la colina, del pueblo y de los celtíberos que lo fundaron.

    pd. últimamente hablamos de cuentos siempre, o soy yo, que me estoy obsesionando?

  2. ¡¡Qué bueno!! Desde luego este decalogo viene muy bien…algunas cosas tendríamos que tener presente para cuando hablamos.

    Yo sigo leyendo cuentos de vez en cuando…especialmente cuando no puedo conciliar el sueño. Las palabras que no entiendo, suelo apuntarlas en la parte de atrás del libro o hacerlas un circulo…así por las mañanas, voy al diccionario y las busco.

    Un abrazo grande…(que bonito leer con tu hijo)

  3. No, efectivamente de repente hablamos mucho de ese género. Venía lanzada porque el título de tu entrada lo leí a medias y creí que era El libro de la Selva y que hablabas de Kipling. Aún así, estoy encantada con tu entrada.
    Suscribo plenamente su decálogo, especialmente el 6,7 y10 porque son extensibles a la escritura en general.

    Ale, me troncho contigo. Ya ví el comentario que le dejaste a R sobre compra de libros; te imagino paseándote por la feria del libro con tu trolley a rebosar de nuevas adquisiciones.

    Besitos

  4. Muy bueno el decálogo pero yo quiero opinar sobre tu trabajo de madre: ¡que bien te lo curras!, mis madres pasan de mi cuando les digo que sus hijos no tienen la velocidad lectora adecuada a su edad, que tienen que leer quince minutos a diario en casa, que así los niños cogeran la velocidad y la comprensión. Te admiro Ale, sigue así con tus niños, cuandop veas que van cogiendo velocidad, te aconsejo, que empieces a preguntarles por lo leído.
    Un abrazo.

    • Loquemeahorro:

      Hay una periodista en méxico que al hablar dice “estamos pasmados, impresionados, impactados con estas imagenes” y cosas por el estilo. Yo no puedo verla. Se me figura que cree que la gente es idiota y necesita explicar las cosas 3 veces para que le entendamos. Nunca se ha cruzado con este decálogo 😉 jijiji

      No te obsesionas…hablamos de cuentos (Homo Libris acaba de hablar de los cuentos rusos), y nos los escribes modernizados. 😀

      María:

      Los cuentos son para todos los públicos, pienso yo. A mi me regresan a mi niñez. Que bien que sigas leyéndolos sobre todo cuando se te va el sueño…seguramente te inducen al sueño placentero. Sip 😉 es bonito que me lea mi niño…a él le gusta, y a mi también. En unos años estará como el de 11 que ya padre y madre comienzan a molestarle, así que a este lo disfruto mientras aún se deja.

      Lammermoor:

      Es un buen decálogo para quien gusta de escribir, y a mi el 10 me encanta, porque creo que de ahí viene el gozo de escribir: de dejar fluir lo que está adentro, sin censurarlo. Me da gusto cuando leo que nos compartes adjuntos que te parecían muy personales, son ideas y pensamientos que son cercanos a lo que tú eres como persona y por ello, muy valiosos. ¡Gracias!

      Ahhh, algún día te platicaré todo lo que yo he hecho en esta Feria del Libro…

      Querida Eva:

      pues muchas gracias, hago lo que puedo, no todo lo que debo (y de eso puede dar fe su maestra 😉 jajaja). En la primera junta del año me moría de vergüenza porque pasaron un directorio y dijeron “Pues esperamos que todos mandaran sus datos y a fulanito -mi hijo- se le mandó 3 veces una circular para que nos hiciera favor de darnos sus datos y nunca respondió” (yo tres veces llené la forma y el carajo escuincle nunca la entregó). Lo bueno es que estoy en una escuela nueva… una mamá volteó a verme y muy indignada me dijo “ayyy pero ¿quién será la madre de ese niñooooooooooo???????” y yo le dije “no lo sé, pero ¡que irresponsable de verdad!”.
      😉 Gracias por el tip, y ya verás que estaré revisando que tal anda su comprensión de lo leído.

      Te mando un abrazote,

      Ale.

      Un beso para cada una,

      Ale.

  5. Hola Ale!

    El décalogo de Quiroga es un clásico (no sé si conoces el “Decálogo del escritor” de Augusto Monterroso).
    (http://www.ciudadseva.com/textos/teoria/opin/monterr2.htm)

    Este año leí un artículo sobre la trágica vida de Horacio Quiroga (le puso punto final por mano propia: bebió un vaso de cianuro), de quien te recomiendo otra magnífica colección de relatos: Cuentos de amor, locura y muerte; aunque este creo que lo lees tú sola (ya el título brinda algunas pistas).

    Les auguro, a ti y a tu niño-sabueso, más minutos de felicidad compartida alrededor de los libros.

    Saludos,
    R.

    • R.:

      ¡ohhhhh! ¡Gracias! ¡no conocía este decálogo de Monterroso! ¡me ha fascinado! 😀 esto me encanta del blog: ¡aprendo tanto!.

      Oye, y es que la vida de Quiroga daba para una tragedia. Primero se le muere el padre, con un disparo accidental de escopeta cuando el tiene 1 año. Luego la madre vuelve a casarse, el está apegado al padrastro a quien le da una apoplejía y se suicida disparándose en la boca. Luego Quiroga mata accidentalmente también de un disparo, a un amigo suyo que iba a batirse en duelo. Su primera mujer se suicida con veneno, dos de sus hemanos mueren de una enfermedad y para cerrar con broche de oro, se suicida como bien comentas tú. Una vida marcada por muchas muertes….voy a buscar ese libro que me dices.

      ¡Gracias por los augurios! 😀 esperamos seguir 😉

      Un abrazo,

      Ale.

  6. Precioso decálogo, Ale. Todos me parecen muy acertados y los suscribo casi todos. Me he pasado por el enlace que apunta R. sobre el decálogo de Monterroso y la verdad, encuentro que peca algo de “suficiente”, situándose en una esfera muy elevada. No me gusta demasiado. 🙂

    En cuanto a tu niño-sabueso, te entiendo perfectamente, hay etapas en la vida de una madre que son terribles; una es la de ir al cine únicamente para ver peliculas de Disney y similares y la otra es leer con tus hijos toda la literatura que recomiendan a los niños entre 6 y 12 años, cuando tú hace tiempo que has dejado esa edad. 😦

    Es terrible, algunos incluso llegan a gustarte. Piensas: He leído “Y un jamón, dijo la bruja Mon” y me he reído, ¿estaré enferma?.

    Lo bueno de esto, es que tus hijos aprecian lo que haces y les gusta compartir la lectura contigo pues creen que tienes sus mismos gustos. Y se quedan tan felices. Y eso compensa bastante.

    Besos.

    • Ascen:

      Te me cruzaste en el ciberespacio…

      A mi me encantó esa etapa de acompañarlos, me permitió en muchas ocasiones, recuperar parte de mi niñez; y en otras, recordarme lo que es ver el mundo a través de sus ojos. Ya ahorita si no quiero ver una película no los acompaño (me negué a ver meteoro, los simpson y alguna otra) pero siempre alguna de mis hermanas o mi mamá los llevan si se los piden. Todavía recuerdo que una de mis hermanas estaba MUY enojada conmigo porque los llevó a ver lo que ella califica como la PEOR película JAMÁS HECHA (y yo sin verla, le creo 😉 ): Norbit…jajaja…como yo no quise llevarlos, ella los llevó y bueno, ahí tienen la prueba tangible de que su tía los ama porque se chutó ese churro nomás por verlos felices.

      ¿sabes cuáles libros me encantan? los del Dr. Seuss…esos me hacen preguntarme a mí si estoy enferma…jajaja

      Si, compensa verlos felices. 😉 tú entiendes…jajaja…

      Un abrazo fuerte y un beso,

      Ale.

  7. Jope Ale, es verdad que eres toda una madraza!
    El decálogo está muy bien, y es verdad que puede aplicarse a cualquier escrito (la próxima entrada mía la revisaré según tu decálogo, jijiji).
    Pero sé de una cuentista a la que no le hace falta: ¡¡ loquemeahorro !! Ella que siga escribiendo así que, coincida o no con lo que recomienda el decálogo, es estupenda !!

    Oye, qué suerte que Eva te da consejos 😀

    Y por último: Ascen, a mí me gustan las pelis Disney! jo!

  8. Isi, entiéndeme: Yo debo ser bastante mayor que tú. No obstante, también me gustan las películas de Disney, el problemas es cuando SÓLO ves películas de Disney. Y las he visto bastante peores que las de Disney.

    Yo creo que la última película ¿infantil? que ví fue “Mortadelo y Filemón” (pero interpretada por personas reales, no en dibujos). Fue tan traumatizante que, insisto, fue la última.

    Besos a todos. Y como díria mi amiga Patricia de “Sé lo que hicistéis…”, otro para Disney.

    🙂

  9. Así que andamos de cuento en cuento, pues me parece muy bien y Quiroga, a pesar de que hace siglos lo leí, me gustó mucho. De la llevadera de niños al cine, prefiero no hablar, tengo amargas experiencias..jiji.

  10. Ya han hablado mucho del decálogo, así que me quedaré calladita al respecto, pero de los cuentos… de eso nada! porque los Cuentos de la selva, de Quiroga son joyitas verdaderas, ya digo que me encanta cazar cuentos buenos, infantiles, digo yo, y recuerdo mucho estos, especialmente La Gama ciega, Las medias de los flamencos y uno con el que trabajé mucho con los niños: La Tortuga gigante (que ahora no recuerdo si pertenece a este libro, pero sí sé que es de Quiroga)
    Esos cuentos tienen esa mezcla de real- maravilloso que ofrece la literatura latinoamericana, aventura, misterio, riesgos… y fíjate cómo encantan, que se quedan con deseos de saber más, eso sin contar con las enseñanzas y sabiduría que encierran.
    Buena elección, muy buena.
    Saludos,
    AD.

  11. Hay libros infantiles maravillosos, y los hay espantosos, como en cualquier otro género.

    Los peores (ya sabéis lo que opino al respecto) son unos malísimos con todos los cuentos sádicos/desfasados/machistas en los que no se ahorra ninguna truculencia a la infancia, y con unas ilustraciones de saldo.

    No sé cómo puede haber adultos que todavía compran esas bazofias y padres que no los tiran a la basura, según entran en su casa.

    Y otros… otros son una auténtica delicia… y tienen unas ilustraciones que son obras de arte

    Yo creo que Ascen se refería a esos libros de primera lectura donde la trama es “Osito se pone los zapatos, osito se pone la camisa”, y tú le dices al niño “mira, la camisa, la ves?” y él piensa “soy pequeño, no tengo problemas de visión”.

    ¿Lo de la bruja Mon, no es bueno? A mí me ha hecho gracia, en serio lo digo.

    Aunque con lo que me he reído con ganas, es con la vida de Quiroga. ¡¡por favor, qué catálogo de desgracias!!
    ¿y además no adoptó un perrito y resultó ser una rata?

    Venga por favor, tal acumulación de fatalidad parece una novela de humor negro, más que una historia real.

    Llamádme psicópata, pero o me reía o yo también me pegaba un tiro.

    De todas maneras, te digo que en esa familia no sabía afrontar sus problemas más que de una manera…

    Ah! Ale es una súper madre, y Teresa también. Yo las admiro a ellas y envidio a sus hijos.

    Eva, me encanta que cuentes cosas de tus alumnos. Por cierto ¿les leíste mi cuento? ¡¡ojalá les gustara!!

  12. El decálogo muy bueno, habrá que aplicárselo. Pero entre esto, el cuidado que hay que tener con las tildes para que no aparezca azote y el estrés laboral, una escribe con una congoja y una tensión… todo el día con la página de la RAE abierta.

    A cerca de la vida de Quiroga and family, te quería preguntar, Ale, si conoces las constelaciones familiares por tus estudios en psicoterapia.

    Un caluroso (en mi terraza ahora 36 ºC) saludo desde el Sur.

    • Isi:

      Pienso lo mismo: ¡que loquemeahorro escriba lo que quiera, como quiera, sólo que lo haga más seguido! 😀 y si que tengo suerte, ya ves que Eva hasta hace el favor de ayudarme a educar a mis hijos a distancia y toda la cosa 😉

      Ascen:

      Yo entiendo esa terrible fase cuando solo puedes ver películas para niños…uno cree que terminará hablando a media lengua como los niños, jijiji. Lo bueno es que yo tenía suegra y madre que se PELEABAN por cuidarme a mis hijos. Eso sin mencionar que tienen tías y tíos que también me ayudaban mucho.

      Estodevivir:

      Ya tienes material para la próxima entrada. ¡A escribir! ¿qué te sucedería que te quedan amargas experiencias? yo recuerdo una vez que una tía mía (mi tía Iraís precisamente) nos mandó al cine y regresamos ¡sin mi hermana menor! y que nos manda de vuelta al cine a buscarla. Se había dormido el angelito y ahí estaba…dormida en la butaca…jajaja…(creo que a mi tía no le dió tanta risa, porque pues ella era la que iba a entregar cuentas de nosotros) 😀

      Ade:

      ¡ya te extrañaba! ¡Si, el de la torguta gigante está en este libro! yo me quería morir cuando me leyó mi hijo lo que se pusieron los flamingos de medias ¡yo ni loca me ponía eso! 😉

      Loquemeahorro:

      Estos los puedes acomodar en el apartado de “maravillosos”. En la biografía de Quiroga no viene nada de sus mascotas…así que no te puedo decir del perro-rata; y como atinadamente apuntas tú, como que tenían tendencia al suicidio.

      Gracias por lo que me dicen que soy una super madre, mis hijos sólo tuercen la boca y miran hacia el cielo…jajaja….

      Inma:

      Tu cobíjate bajo el punto 10 del decálogo, y escribe sin pensar en azote. Es una finura de persona, y nada que ver con el nombre que eligió (que con tanta carrilla que traemos, debe estar pensando que en buena hora se puso así…)

      Yo apenas estoy estudiando la licenciatura en Psicología. Se algo de constelaciones familiares, pero es de lo que me platican mis amigos psicólogos que las utilizan (no porque yo las haya estudiado). Tremendo el patrón que habría en la casa del pobre Horacio ¿verdad?. Agradezco que hayas venido a comentar 😉 aún con el calorón de tu tierra. Quédate a la sombrita y toma muchos líquidos…

      Un abrazo para cada una,

      Ale.

  13. mi pequeñajo tiene ahora seis años y ya se ha soltado mucho con la lectura, pero su mama o sea esta que escribe si no todos los dias porque a veces me es imposible se sienta con el y al menos intenta que este diez minutos leyendo, cuando termina un minicuentecito de esos que ya hacen a proposito para ellos en los que les aleccionan de alguna forma va a la biblio y lo cambia por otro, unas veces vamos los dos y otras yo sola, segun me venga bien… ahora el he cogido uno con letra cursiva que todavia estaba leyendo en mayusculas y creo qeu ya puede ir soltandose con las otras lecturas que es muy comodo el niño. Ese que tu dices es apropiado para mi chiquitin, o me espero un poco? En cuanto al decalogo es una maravilla… igual le doy yo un vistazo de todas maneras espero tu respuesta y chiquilla todas las madres hacemos lo que podemos, compaginar estudios, trabajo y educacion de los niños no siempre es facil… y ademas leemos… por dios que estress. En cuanto a mi mayor ese tiene mas velocidad lectora de lo que le toca por edad y realmente me arruina con tanta compra de libros…

    • Carmina:

      Yo pienso que este estaría bien para un niño de esa edad…no son muy largos. Ahora te voy a contar que hice cuando mis hijos tuvieron que comenzar a leer como parte de las tareas: me los llevé a la librería a ver que les interesaba -para que ellos eligieran-. Y lo que ellos querían eran libros de chistes. Aquí hay una librería (Gonvill, pa los que son de México) que tiene libros de chistes a 10 pesos (menos de un dolar). Esos leían y yo sabía que lo hacía porque me contaban después los chistes…no solamente agarraron velocidad de lectura, aprendieron palabras, y se divertían (¡Vaya si se divertían!), sino que hasta les sirvió para socializar porque ya te imaginarás….llegábamos a cualquier lado y mis niños le decían a un niño que se encontraban ” ¿te cuento un chiste??”

      El de cuentos para jugar, de Gianni Rodari también está muy bien; y te pongo un enlace donde encontrarás muchos cuentos: aquí, acá, y más acá.

      Loquemeahorro:

      y si…terribe la historia…

      Gracias a todas por venir y comentar. Un abrazo,

      Ale.

  14. holaaaaaaa wapa me han dado dos premios y los quiero compartir contigo… pero te paso el enlace donde tienes que recogerlos porque no estan en de tinta en vena, espero que no te defraude mi vena narrativa…
    http://lucesdelalba-carmina.blogspot.com/… espero los compartas porque tu tienes mucha gente por estos lares, yo al final me vi la lista muy limitada, tarde demasiado en recogerlos…. besos wapa

    • ¡ muchas felicidades para tí por esos dos premios!

      ¡ayyyyyyyy otro premio! ¡me voy a volver a poner como pavorreal! creo que ni se me ha bajado la felicidad del premio anterior…jajaja ¡que alegría! ¡muchas gracias! Ya entraré con calma para enterarme de qué va la cosa.

      Un abrazote,

      Ale.

  15. Ah, y que muchísimas gracias, Ale e Isi, por esas cosas que me decís, ya quisiera yo escribir como los escritores “de verdad”, bueno… a Quiroga solo le envidio eso, lo demás, nada. 🙂

  16. Yo leí estos cuentos de niño, y la verdad es que me encantaron. Se convirtieron en compañeros inseparables de un verano, y descubrí muchas palabras nuevas, como dices, relacionadas con la fauna sudamericana. El decálogo lo conocía, pero no lo recordaba, ¡gracias por la mención al mismo!

    Tal vez, aunque son algo más duros, te resulten interesantes los cuentos de Jack London.

    ¡Saludos!

  17. Perdon por contestar tan tarde loquemeahorro, no soy de Madrid me temo que mi ubicacion esta mas al levante… en la zona de Valencia pero ademas es que vivo en un pueblo. He leido mucho a Jack London y se que no es apto para mi peque, sobre todo porque eso de leer parece ser que de momento no le atrae mucho por eso queria me aconsejarais para atraparlo un poco en la red como he hecho con mi mayor… Gracias a todos por vuestra ayuda

  18. ¡Buenos consejos! Me he apuntado alguno, para tener en cuenta a la hora de escribir mis entradas. También me he quedado con el libro, para mis sobrinos; así no se dormirán sus padres.
    Un saludo

    • Asen:

      ¡ya somos más las fans de Rodarí entonces ;)!
      Un beso para tí.

      Homo Libris:

      Apunto a Jack London en mi libreta…ahhh, esta no deja de crecer, como el universo 😀 jajaja. ¡Gracias por venir y comentar!

      Loquemeahorro:

      Ahhh, que bueno que nos haces la aclaración que no son para niños. Apunto este dato también en mi libreta (luego tengo, según la tinta, para quien quería yo el libro…es mi sistema de organización…)

      Carmina:

      Ojalá que tu hijo se enganche con la lectura…a mi nada me da más emoción que ver a los míos leyendo un libro 😀

      Hilario:

      ¡Gracias por venir! espero que les guste el libro a tus sobrinos 😉

      Un abrazo para cada uno,

      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s