LIBRO: Mil Soles Espléndidos

129_119739MIL  SOLES  ESPLÉNDIDOS

Khaled  Hosseini

Editorial Salamandra

La frase “mil soles espléndidos” viene de un poema por Saib-e-Tabrizi, y se cita dos veces en la novela. Una vez, conforme la familia de Laila se prepara para dejar Kabul, y la siguiente vez cuando Laila quiere regresar a Kabul desde Pakistán. El poema dice que mil soles espléndidos están detras de sus murallas y esta frase da el título al libro…si bien el sol puede brillar de manera esplendorosa, esta novela es desgarradora en cuanto a mostrar el dolor de pérdidas humanas, de derechos, de talentos, de ideas con los que una guerra puede asolar a una nación. Si el sol es espléndido, la tierra bajo él es terrible. Una de mis  hermanas me decía que el libro anterior de este autor (“Cometas en el Cielo”) era tristísimo, tanto que nuestra historia mexicana de Pepe el Toro parecía una comedia rosa junto a ese libro. Pues bien, nuestro bienamado Pepe sufre menos que los personajes de este libro. Y es que en este, además de la pobreza, hay una guerra desolando una nación. Primero están en guerra con los soviéticos, luego es una guerra civil donde terminan triunfando los talibanes, y luego la guerra donde los Estados Unidos están contra ellos.

En una guerra ninguna nación gana y termina perdiendo lo más valioso que tiene: sus jóvenes y la educación de estos. Muchos mueren jóvenes, al pisar una mina personal, al explotar un misil, al tratar de llegar a Pakistán como refugiados y padecer las penurias del camino, y de ser un refugiado en donde no hay suficiente comida, medicina o humanidad para compadecerse de ellos y darles lo mínimo indispensable  para que se sientan como seres humanos.

Este libro presenta la historia de Miriam (que ya había sufrido lo suyo antes de casarse), y su vida durante la guerra civil; vemos  como los derechos de la mujer van diluyéndose cada vez más conforme va cambiando el gobierno de Kabul. Primero, debe salir siempre cubierta con una burka; su esposo puede golpearla porque no le ha gustado lo que ha cocinado para él; si sale con su marido a la calle no puede caminar a su lado, siempre camina detrás de él; debe aguantar cuando trae a una mujer más jóven como segunda esposa y esta puede tratarla como una esclava. Laila, que tuvo un padre maestro, que quería que su hija se educara, que estudiara en la universidad, y que vió como cada vez la mujer era más y más relegada y como la educación del pueblo era considerada subersiva. A Laila,  15 años más jóven que Miriam, le toca ver la llegada a los talibanes al poder y con esto, el derecho que tiene un hombre a declarar infiel a su mujer y que esta muera apedreada; que ya no puede salir a la calle sin que la acompañe un hombre siempre en todo momento (con lo que se convierten en prisioneras en sus propias casas); a las mujeres se les prohibe trabajar, con lo que quedan condenadas a la pobreza más absoluta sobre todo en el caso en que sean viudas, o a la esclavitud más miserable a manos de sus maridos.

Es una mirada a una existencia llena de violencia, odio, miedo, impotencia, y también el bienestar  que siempre trae consigo el amor. Es un canto de esperanza en el sentido de que muestra como en el abuso, puede encontrarse el ánimo para sobrellevarlo cuando encontramos a otro que se duele con nosotros; que al encontrar un amigo, se puede reencontrar la fe,  la fortaleza;  el amor siempre nos hace dar lo mejor de nosotros mismos.

Yo me pregunto que puede uno hacer cuando lee sobre la violencia existe alrededor del mundo, cuando leo sobre ella (como por ejemplo, con este libro). Y entonces recuerdo lo que dice el ayurveda: si yo encuentro la paz dentro de mí, esto se reflejará en la paz del mundo. Esa es mi misión más importante: volverme la paz que deseo que el mundo tenga fuera de mí. Y estas lecturas me sirven de estímulo para seguir buscando la paz de Dios en mi corazón.

Anuncios

12 comentarios

  1. No lo he leído aún pero lo tengo hace casi un año que me regaló la madre de un alumno, pero aún no lo he tomado- De todas maneras no sé como me las voy a apañar para leer la lista de preselecionados àra este verano.
    Un abrazote.

  2. Uff Ale; mira que yo no creo en Dios ni voy a la iglesia ni nada, pero sí creo en la educación, en la elegancia a la hora de comportarse y de sentir, en el cariño como herramienta para relacionarse con los demás y, por supuesto, en el amor.
    Parece mentira que vivamos en zonas del mundo privilegiadas; no me podría imaginar ser mujer en un país árabe.
    Un beso!

  3. Me tienta la historia y el libro…pero creo que lo voy a dejar para más adelante.

    Me encanta tu reflexión, lo que dices acerca de que estas lecturas te animan a seguir buscando la paz de Dios en tu corazón…estoy convencida que si tenemos esa paz…se reflejaría en el mundo!!

    Un abrazo!!

  4. A mi también me encantó la descripción que haces y el sentido de tus palabras. Yo creo también firmemente que el amor, sea cual sea, cambia el mundo, que la bondad de corazón hace cada día un efecto en los demás y que la paz interior se reparte, también, como un bien de regalo. Gracias por esta entrada.

  5. Eva:

    Estás como yo. Tengo un montón de libros que quiero leer y ya están en mi casa en los libreros, nomás esperando que tenga yo tiempo…me he hecho el firme propósito de no comprar ni uno más hasta no terminar con los que tengo pendientes…

    Isi:

    ¡Yo tampoco te imagino -ni a mi tampoco- debajo de una burka! es triste que en ese país la religión esté alejando precisamente a las mujeres de la educación, y de Dios.

    Yo soy un ratoncito de iglesia, pero creo que la mayor muestra de religiosidad que puede dar una persona es ver a Dios en los demás, tratándolos con la dignidad, respeto y cariño que se merece cualquier ser humano.

    María:

    Al igual que tú, creo que si yo -o cualquiera- tuviera paz, por supuesto que el mundo sería diferente. Se reflejaría en el mundo de manera inmediata. Todos somos uno. (In lakesh decían los mayas).

    Estodevivir:

    Sip…creo que el amor es lo que sostiene al Universo, y puede transformar lo que es más difícil: el corazón humano.

    Gracias por comentar, y les mando un abrazo con mucho cariño,

    Ale.

  6. A mi leer más bien me gusta poco. Pero el dia uno de julio me tubieron que operar y mi tia me regalo este libro para que no me aburriera. al principio me rei xq pensaba qe no me le iba ha leer. Pero un dia emepeze a leerlo y he de decir que es un gran libro me encanto, es uno de los pocos libros que me he leido y que me han gustado =).
    Esta Genial, yo lo recomiendo que se lo lean.

    Saludos

  7. Ale, qué bonita reseña te quedó, yo no estaba muy inspirada cuando la escribí porque al releerla no siento que te llame para leer este libro que tanto me ha gustado.
    Yo también creo en la educación y por eso me afectaba tanto el libro, en el que ese derecho se les quita de golpe.

    Besos,

    Voy a seguir dando una vuelta por tu blog…

    • Vero:
      ¡pero qué cosa! veo que te metiste de cabeza al blog ¡que gusto! 😉 desde mi punto de vista, el derecho a la educación es fundamental para que las personas puedan mejorar sus vidas, y las dictaduras que atentan contra este derecho, o lo condicionan, están predisponiendo a quienes no podrán accesar a ella a una vida casi de esclavitud. Lo que este libro cuenta es terrible, si.
      😀 gracias por venir hasta aquí,
      Ale.

  8. Me parece un libro extraordinario, conmovedor, desgarrador que al mismo tiempo siembra una semilla de fé en la humanidad. Varias veces tuve que detener la lectura para no soltar el llanto. Felicidades al autor de este inolvidable gran libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s