¡Feliz Día de las Madres!

DSC08785 Aquí en México, el día de las Madres se celebra el 10 de Mayo. Así que hoy mis dos pequeños (la mayor dormía el sueño de los justos)  me hicieron el desayuno (huevo revuelto, con melón…lo que hay que comer para demostrar que uno es agradecido ehhhh ;)) y me subieron el desayuno hasta mi cama.

Además, cuando salí de mi recámara, me habían hecho este mensaje que ven a su izquierda con el domino…bueno, no me puedo quejar de que me tienen muy chiqueada y celebrada.

Esos tres frutos de mi vientre, son la mejor y mayor contribución que dejaré como legado al mundo. A mi ellos me han hecho un mejor ser humano, porque el amor que siento por ellos ha hecho que revise las cosas que  tengo que superar como persona, que sea (trato, trato) congruente entre lo que digo y lo que hago, y me han enseñado a amar sin condiciones.

¡Felicidades a todas las madres, aunque estemos hasta la ídem de estar encerradas!  A mi  mamá, mi hermana Marcela, mis tías, sobrinas, comadres, amigas. Les dejo un escrito que recibí por correo hace unos meses, desconozco a la autora porque no traía el dato el correo y así lo pongo. Es un escrito precioso y me gustaría saber quién lo escribió (si alguien sabe, me avisa).

MADRES  INVISIBLES

Hay días en que se siente el peso cuando eres madre de familia; hay días en que todo te fastidia, como cuando estás en el teléfono y uno de los chicos entra a decirte que si lo puedes llevar a tal lado, ó que si le das esto ó aquello, como si no fuera obvio que en ese momento estás ocupada; por dentro piensas qué no ves que estoy en una llamada?, obviamente no, ni lo toman en cuenta; igual si estás cocinando, ó limpiando el piso, ó poniendo la ropa en la lavadora; parece que fueras una persona invisible; la mamá invisible.

Algunos días se siente como si fueras solo un par de manos….me arreglas esto?, me abres esto?, me amarras acá?, me abotonas….?; otros días me he sentido un reloj que solo da la hora….ó la guía del sky…en qué canal está el Disney channel?…

Otras veces he estado segura de que estas manos que alguna vez sostuvieron libros entre sus manos, hicieron excelentes trabajos en la universidad, y recibieron el título universitario se han perdido entre huevos fritos, arroz y guisados, lavadoras y el volante del  auto.

Una noche asistí a una reunión de amigas para dar la bienvenida a una de ellas que volvía de un viaje increíble; estaba ahí sentada y en un momento empecé a comparar mi vida con la suya y no pude dejar de compadecerme; de pronto ella se me acercó con un paquete envuelto para regalo y me dijo: te traje este libro de las mas hermosas catedrales en Europa; de repente no entendí porqué me lo había traído; llegué a mi casa, lo abrí y la dedicatoria era: “A _____ con admiración, por la grandeza de lo que está construyendo cuando nadie la ve.”

En los días posteriores me devoré el libro, y descubrí en él verdades que cambiaron mi vida.

Nadie puede decir con certeza quienes construyeron estas magníficas catedrales, no se tiene registro de sus nombres. Estos constructores trabajaron toda su vida en una obra que nunca verían terminada; hicieron grandes esfuerzos y nunca esperaron crédito, Su pasión por el trabajo era alimentada por su fe y por la convicción de que nada escapa a la mirada de Dios.

El libro cuenta la anécdota de un hombre poderoso que fue a supervisar la construcción en una de estas catedrales y se encontró con uno de los trabajadores que tallaba un pajarito en una de las vigas de madera que sostendrían el techo, curioso le preguntó que porqué perdía su tiempo tallando esa figurilla en una viga que nadie vería ya que sería cubierta con yeso y le respondió: “porque Dios si lo ve”.

Cuando terminé el libro, todo tuvo sentido; fue como si escuchara la voz de Dios murmurando en mi oído: “ya ves, hijita, ningún esfuerzo ó sacrificio que haces pasa desapercibido a mis ojos, aún cuando estés realizando tus labores en soledad; ningún botón que pegues, ningún huevito revuelto que hagas es un acto demasiado pequeño para que yo no lo vea y eso me haga sonreír. Estás construyendo una gran catedral, solo que ahora no puedes ver en lo que tus esfuerzos se convertirán.”

Ahora entiendo que ese sentimiento de “invisibilidad” que sentí no era una aflicción, era el antídoto para mi egoísmo y mi orgullo; era la cura para el querer estar siempre en el centro.

Me ha ayudado mucho a ubicarme el verme a mi misma como una constructora. El autor de este libro dice que en la actualidad no se construyen este tipo de edificios porque ya no hay personas con ese espíritu de sacrificio que estén dispuestas a dar su vida en una labor que a la mejor nunca vean concluida.

Cuando pienso en eso, solo deseo que cuando mi hijo invite a sus amigos a la casa, no les diga: “te invito porque mi mamá se levanta a las seis am a hacer unos pays deliciosos, además plancha personalmente los manteles en los que nos sirve la comida y trapea a rodilla la sala y comedor”, porque eso sería estarme construyendo un monumento a mí misma; no, lo que deseo desde el fondo de mi corazón es que mi hijo les diga: “te invito a mi casa porque es el mejor lugar del mundo y te la pasarás muy bien”. Mi meta es hacer de mi casa un verdadero hogar, un lugar a donde mis hijos quieran llegar porque puedan estar felices y relajados y que por esa razón, quieran traer a sus amigos.

Como madres de familia, estamos construyendo grandes catedrales; mujeres y hombres de bien; almas que vayan al cielo y lleven entre sus manos a todos los suyos.

Mientras laboramos no podemos estar absolutamente seguras si lo estamos haciendo bien, pero un día, es muy posible que el mundo se maraville, no solo por lo que habremos construido, sino por el bien y la belleza que habremos aportado por todo el trabajo silencioso de las “madres invisibles”.

Anuncios

16 comentarios

  1. Felicidades Ale, y gracias por recordarnos que lo importante está en los pequeños detalles, tu eres todo menos invisible!
    !Que pase pronto el encierro!, yo estoy deseando saber como son esos juegos tuyos de niña, ¿me los cuentas?
    Acabo de ver el enlace a nuestro blog, Qué ilusión!!

  2. Felicidades Ale!
    ¿merece la pena ser madre para desayunar melón???
    Lo digo porque una de esas tartas que tenemos a medias hubiera estado superguay… en fin, se nota que quieres a tus hijos. 😉
    Por cierto (hablando de tartas), hice este finde la tarta de piña y ha sido todo un éxito, además es fácil (requisito indispensable) y está riquísima! Muchas gracias por enviármelo, de verdad.
    Un besito y sobrevive a esta suspensión de las clases, porfa, que te necesitamos!!!

  3. ¡Me encantó el texto que pusiste! Es una buena motivación para seguir adelante y valorar más la labor que, sí, a veces es cansada pero llena de satisfacciones.

    ¡Muchas felicidades!

  4. Feliz día de la madre!! Lo celebráis igual el diez aunque caiga en otro día laborable??

    Me ha encantado leer lo que escribes…me están entrando ganas de ser madre (llevo casi siete años casada y tengo tantos miedos, inseguridades…en fin…que por causa de todo esto me lo estoy perdiendo).

    Un beso enorme, “MADRE INVISIBLE”

  5. Yo también soy madre, pero fíjate que lo celebro poco, siempre les he dicho a mis hijos que soy madre todo el año y que no lo celebro demasiado, pero ellos me hacen siempre un pequeño regalo.
    Este año, ha coincidido que el día 10 estaban en mi casa unos amigos mexicanos y como para ella era el día de la madre lo celebramos y nos cantaron “Las mañanitas” .
    Ale, para que veas, mi casa era un poco México jejeje.
    Feliz día a todas.
    Teresa

  6. Felicidades atrasadas.

    Me ha gustado más lo que escribes tú y el detalle de tus hijos, que el texto. Fíjate tú.

    Qué curioso (por lo que cuenta Teresa), mi hermana y yo nos cantamos Las Mañanitas en nuestros cumpleaños. No sé muy bien por qué, pero nos encanta a las dos.

  7. Loquemeahorro, es que las mañanitas es una canción muy socorrida, pero en México la cantan siempre para felicitar a alguien ¿verdad Ale?.
    Teresa

  8. Antes que nada, una disculpa por responder hasta hoy. El domingo le dije a mi querido marido “auxilio, socorro…llévame de vacaciones” y me dijo que como no, lo más pronto posible. Siendo el príncipe azul que es, el lunes temprano me dijo “Haz las maletas que nos vamos al mar” y hacia allá nos fuimos toda la familia. Hemos visto mucho el discovery channel y yo creo que temía que me convirtiera en una de esas madres que debido al estres acaban devorando a sus crías.

    Así que vengo regresando de ese lugar donde la vida es más sabrosa y todo es felicidad. Ahhhh, y luego llego y veo todos estos comentarios y bueno, estoy en el cielo. 🙂

    Esto de vivir:

    Gracias a tí por leerme.

    Hilario:

    Gracias por las felicitaciones. Yo creía que en España se celebraba el mismo día…mira que todos los días aprende uno cosas nuevas…¡gracias!

    Maribel:

    Gracias por tus palabras, y por las felicitaciones por el día de la madre… falta menos para que temine el encierro, y debo confesar que regresamos del mar muy en calma y descansados…ya te explicaré como son los juegos, lo prometo. Debo recordar bien los detalles del cómo (ya ves tú que eso era el siglo pasado y debo desempolvar las neuronas…jajaja)

    Isi:

    ¡Si! ¡merece la pena ser madre para desayunar melón!Que bueno que te sirvieron las recetas (aquí el crédito se lo merece Eva) y que gusto leer que es fácil de hacer y quedó buenísima. Próximamente la haré.

    Claro que sobreviviré 😉 gracias a mi charro negro…jajaja

    Paulina:

    ¡Sigue adelante con tu labor de madre!, somos compañeras de contingencia. Ya mero acabamos amiga….

    María:

    Si, en México se celebra cada 10 de Mayo, sin importar en qué día de la semana caiga. No hay manuales para ser padres, todos tenemos miedo al principio (y durante todo el camino creo)…se hace camino al andar, como dice su compatriota. Un beso también para tí, y muchas gracias…

    Eva:
    ¡muchas gracias!

    Teresa:

    Yo soy como tú, no de celebrarlo mucho. Visitamos al mi suegra y a mi mamá, y mis hijos me cantan las mañanitas. Como aún son pequeños, hay festivales en las escuelas a los que asisto (y termino muerta, asoleada, con sed…y preguntándome por qué todo nos toca a las mujeres…el embarazo, el parto y los festivales…).

    No cabe duda que tu casa es pedacito de México. A mi me las cantan en el extranjero, o me ponen la de México Lindo y Querido y bueno, lloro cual Magdalena.

    ¡Muchas felicidades aunque sean atrasadas!

    Loquemeahorro:

    ¡Gracias! oye ¿y qué mañanitas se cantan? ¿las que cantaba el Rey David???

    Teresa tiene razón, la cantamos siempre al felicitar a alguien.

    Un gran abrazo para cada uno,

    Ale.

  9. Hola: Ale de verdad que te agradesco que te tomes el tiempo para incluierme en los que les envias tus cronicas; la verdad es que las disfruto sabremanera y me haces el día ya que debo reconocer que me resulta dificil redactar y es admirable la manera en que lo haces, xfis no de jes de hacerlo.

    atte: laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s