Crónicas del Desquehacer

psicosis

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡LAS  CLASES  EN  MÉXICO  SE  SUSPENDEN  HASTA  EL SIGUIENTE  18  DE MAYO!!!!!!!!!!!!!!!!

Y yo quiero a mis hijos….miren que los quiero,  pero últimamente siento deseos de torcerles el pescuezo…yo ya contaba las horas y minutos que faltaban para el lunes y ahora han salido con esto y yo me siento como la jóven de la foto.

Les cuento como hemos afrontado esta contingencia:

Mis hijos primero preguntaron si me había  sucedido esto de que se suspendieran las clases por una amenaza de una enfermedad. Nop…en mi vida jamás había sucedido. Entonces les emocionó vivir la emergencia sanitaria porque no había habido una antes (ellos creen que mi vida ha sido muyyyyyyyy larga). Esto les duró los dos primeros días.

Después, ¿qué podíamos hacer? Ellos felices con el Wii y yo parada de pestañas pensando que se les iban a freir las neuronas con tanto juego de video. Hicimos yoga, armamos rompecabezas, jugamos adivinanzas e incluso cocinamos…pero no era suficiente. Los juegos de video seguían siendo más seductores para ellos.

Un día que ya estaba yo hasta la coronilla de que estuvieran jugando de plano les desconecté el mentado Wii y ellos me preguntaron que a que jugaba yo en mi infancia EN EL SIGLO PASADO (y hacían énfasis en “siglo pasado” los muy jijos de suchi). Ya saben (porque en alguna otra ocasión platicamos, que esto de los juegos de video no existían en mi infancia…se crearon en mi adolescencia). Yo les dije que jugabamos al resorte, al bebeleche y los encantados (que quieren, éramos cinco mujeres en la casa y mi mamá no nos dejaba salir a jugar a la calle…esos eran todos los juegos que yo conocí). Ahhhh, pero bailábamos retepadre. Y me preguntaron ¿cómo? Y que les enseño a Michael Jackson haciendo su “moonwalk” se entretuvieron toda una tarde viendo el video y debo decir que ya les sale igualito (se que no es una habilidad presumible, pero bueno, ya la tienen).

Y luego que me encuentro este video en youtube y ya aprendimos todos a bailar el hustle (porque creerán ellos que soy muy vieja, pero el hustle no me tocó…soy más peque).

Ahora no se qué más podremos hacer. Yo miraré con abnegación al cielo y suspiraré. Y ellos… temo lo que ellos harán.

Anuncios

12 comentarios

  1. Ale: He traído a mi hija Diana para que ría conmigo mientras leemos esto, ya sé que la cosa no está para risitas, mija, pero como tú lo cuentas…!
    Ay, amiga, quisiera estar allí para echarte una mano, me imagino lo que pasas, me imagino… pero paciencia, ¿qué más?
    Mañana te quedará el recuerdo y te reirás de todo, hasta de este post que nos has regalado y que solo demuestra lo grande que eres.
    Te queremos
    AD.

  2. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Ay Ale!!!!!!!!!!! ¿qué te puedo decir?, me imagino cómo debes estar con estos nilos, pre-adolescentes que tienen las neuronas refritas casi desde el momento en que nacieron. Mucha paciencia, y un abrazote muy fuerte desde España, si necesitas algo ya sabes dónde me tienes, aunque estemos lejos, virtualmente estamos muy cerca.

    Eva

  3. Hola Ale, soy Roberto, y acabo de leer tu post; me lo enseñó Maribel, y no he podido evitar reírme un rato. No por la situación, que es, en verdad, para desesperarse, sino por la forma en que la narras.
    Además, al leerlo recordé algo que me sucedió hace un tiempo. Por la calle, un chaval jovencito le explicaba a otro como era algo que para mí, tendría que ser un hacha, u otro utensilio del Paleolítico, y, aunque no está bien, escuché con atención, hasta que me di cuenta de que le estaba explicando cómo era un disco de vinilo!!. Me sentí indignado, como un dinosaurio, y dije, jo, que cuando los Beatles arrasaban yo no había nacido!!! Y me fui para casa hecho polvo, y rumiando lo mayor que era… Asi que te entiendo perfectamente Ale!

    Un abrazo, y ánimo, que pronto pasará!

  4. Este…. leer? Claro, si ya te entiendo, hoy en día ningun muchacho lee, todo se les va en internet y wii y si tienen celular, mandándose unos a otros mensajes de texto. Bueno, yo tuve un hermano varón, así que jamás jugué a nada delicado, jugábamos a los escondidos, baseball, lucha y otras maravillas semejantes. Pero puede ser peligroso porque al final terminábamos siempre peleados. Y entonces nos poníamos a leer, lo que no estaba tan mal.
    En fin, que no tengo ninguna solución, sólo que se pongan las mascarillas y se vayan a pasear fuera , para descompresionar. Lo siento, Ale, te compadezco de veras, jiji. Muchas gracias por tu comentario en mi último post. Te quedó super simpático el post, por cierto…

  5. Ale….cuánto me has hecho reír con este post…desde luego la foto retrata lo que sientes con tres niños en casa…Tengo una amiga que también pone esa cara (ella tiene seís) pero sí los tres primeros no están…me dice que está sin niños (jajajaja), si la quedan otros tres…en fin… Así que aunque no tengo peques, si que entiendo lo que dices.

    En mi vida siempre hay niños…hace poco estuve con dos en donde trabajo. Tuve la “suerte” de disponer de tiempo y me quedé con los dos…hice de todo…no sabía que habíamos jugado a tantas cosas hasta que las relataron; saltar, esconderse, cantar canciones, dibujar, leer cuentos, bailar, ver la abeja Maya, reírnos,….y luego para que te pregunten qué por qué tienes la nariz así?? Y yo dije…¿cómo la tengo? y me dijeron: “como de pincho”…COMO DE PINCHO!!! ¿Qué es eso? En fin…no me imagines con una nariz prominente, pero obviamente, tampoco la tengo “chata”.
    Un beso grande, y toneladas enormes de paciencia…¡¡Yo también bailaba con Michael Jackson!! Espero que tu “agonia” termine pronto.

  6. Ale me he reído muchísimo, aunque soy un poco Federica y la mitad de esos juegos que nombras yo no los conozco 😉
    Muchos ánimos, que poca gente se lo puede tomar con tanto humor como tú.
    un besazo!

  7. Querida Ade y Diana:

    Como bien dices, hay que tener paciencia…yo esa no tengo mucha, para que más que la verdad. 😉 Seguramente que el día de mañana si me reiré mucho de esto…ya leyéndote encuentro ánimos para seguirle

    Querida Eva:

    Te agradezco mucho que me acompañes desde donde te encuentras, ya eso es mucho para mí.

    Roberto:

    ¡Bienvenido! creo que uno se sigue sintiendo jóven toda la vida, son los otros los que nos van viendo mayores; lo que pasa es que la tecnología ha avanzado muchísimo en los últimos 20 años…pero bueno, son cosas de la vida y hay que disfrutarlas. Graciasi por venir.

    Esto de vivir:

    Si leen, no creas, pero es el saber que no se puede salir lo que los tiene atormentados. No hay cine, no hay restaurantes abiertos, frente a la casa tenemos un parque y salen a dar la vuelta pero aún así es demasiado el tiempo libre. A mi lo que me vuelve loca son sus peleas. Ya sabrás “me vió feo”, “está en MI espacio”, “dile que no me toque”, “me está molestando” y todo eso….

    María:

    Mira que ya no voy a quejarme tanto ehh…pensar que yo solo tengo 3 y tu amiga tiene 6….guau….yo a mis hijos nunca les pregunto como voy porque siempre me dicen lo que están pensando…jajaja…siempre dicen la verdad. Cuando mi hija era pequeña (tendría dos años y medio), mi mamá la llevó a visitar a una amiga suya y queriá saber por qué la otra señora tenía manchas como los dálmatas…la señora tenía manchas de la edad solamente, y mi mamá quería morirse de la vergüenza

    Isi:

    Algún día nos conoceremos en vivo y en directo, y ya jugaremos esos juegos (¿podrá mi cuerpo aún con ellos?)

    Les mando un abrazo a todos, y les agradezco sus comentarios

    Ale.

  8. Jejeje, lo siento, se que no me debería reir, pero lo hago. Me alegro porque hay madres como tú, que se preocupan por sus hijos. No se que decirte, yo les sentaría y negociaría con ellos (sin ceder mucho, pero si algo para ganártelos) un horario para todos esos días sin clase. Hazles que estudien y puedan volver al colegio al día, aunque sólo sea un rato. Restringe las horas de wii, bienvenidos los juegos de mesa. Y, eso sí, que salgan algo de casa para desfogarse, que a ti también te vendrá bien.
    Mi madre hacía algo parecido (somos 4 hermanos) y sobrevivía.
    Un saludo

  9. Ay, hija qué paciencia habréis tenido!!! Y qué madre más entregada que aprende a bailar y de todo por entretener a los hijos.

    Menos mal que ya queda menos.

    Yo esos juegos tampoco los conozco, aunque sospecho que simplemente es el nombre, y que en España jugábamos “en el siglo pasado” a cosas similares.

    ¡Por lo menos nos has hecho reir! Y eso que yo no puedo respirar por uno de mis orificios nasales.

  10. Mi querido Hilario:

    Mira que admiro a tu mamá…yo no se cómo le hacía con 4. Seguiré tus consejos para estos últimos días de contingencia…

    María:

    Lo bueno es que la amiga de mi mamá no escuchaba bien y preguntaba ¿qué dijo la niñaaaaaaaaaaaaaa????? y mi mamá se hacía la loca…nada, nada decía.

    Ade:

    Algún día tendré que platicarte la absoluta nulidad que soy para las manualidades. Tengo una bota de fieltro que comencé cuando supe que estaba esperando mi primer bebé y es hora que no la he terminado (y ese bebé ya tiene XV años) jijiji

    Loquemeahorro:

    Espero que ya puedas respirar por los dos orificios nasales…la paciencia se me estaba acabando, pero me fui al mar y he reencontrado mi paz (ahhhh, el mar hace maravillas).

    Un abrazo a cada uno,

    Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s