LIBRO: Cosas que Importan

11284-1

COSAS  QUE  IMPORTAN

Anna Quindlen

Plaza y Janés

El libro comienza con Ellen Gulden en la cárcel, acusada de haber matado a su madre. Y ella nos dice “La verdad es que yo no maté a mi madre. Sólo quise haberlo hecho”.

La primera parte del libro cuenta como fue que terminó en la cárcel. Ellen era una exitosa periodista de 24 años en la ciudad de Nueva York. Sus  padres vivían en una ciudad cercana. Es la hija que ve a través de los ojos del padre, un profesor de literatura en la universidad local que ha influido en el deseo de la hija de ser escritora.  Kate -su madre- ha sido un ama de casa a quien Ellen no le tenía mucho respeto y era vista por su hija como una mujer  anacrónica. En una entrevista, Quindlen dice que para ella, Ellen y Kate representan las dos imágenes de mujer que existen en este tiempo: la mujer que es sólo ama de casa y la mujer que ha rechazado ese rol a favor de una vida en el mundo.

Esta hija que ya volaba  fuera del nido,  recibe la noticia de que su madre de 46 años está enferma de un cáncer de ovario y su padre le dice que por ser la mujer de la casa (Ellen tenía dos hermanos) le toca hacerse cargo de su madre. Ellen pelea como gato boca arriba para no tomar esta responsabilidad, le dice a su padre que la cuide él, que consigan una enfermera, pero el padre es implacable: le dice que cuando ella era pequeña y enfermaba, su madre no contrataba a nadie. Así que como siempre buscaba la aprobación del padre, termina mudándose de nuevo a su casa para cuidar a la madre. Cuando Kate se da cuenta de esto, se opone, no quiere causar molestias a la hija, pero pronto es evidente que necesitará de alguien que le ayude durante el proceso de su enfermedad y el tratamiento.

Y por supuesto, esto es muy difícil. No sólo porque la madre ha estado acostumbrada a ser la cuidadora y sufre en su papel de enferma, sino porque esta madre e hija tenían una relación muy distante, donde la mamá figuraba más bien como satélite entre la relación de Kate con su padre  y este se encuentra ausente, trabajando. Sin embargo, Kate es una mujer inteligente, y busca acercarse a su hija creando un club de lectura sólo de ellas dos (si les digo que no es tonta, pone como cebo algo que sabe que a su hija le gustaba). Ellen poco a poco se va haciendo cargo de más labores domésticas (no tenía idea lo pesado que es preparar una comida completa para los amigos, o la cena del día de acción de gracias, a donde ella antes solo se sentaba a cenar). Poco a poco se va dando cuenta de lo significativa que ha sido  su madre para otras personas, el respeto que sienten por ella sus vecinos, las minnies (grupo de señoras que año con año decoran los árboles de navidad en la ciudad). Se da cuenta de que su madre no tendrá un título académico pero es inteligente, servicial, acomedida, ordenada y que su vida (y la de su padre) fue muy fácil gracias a estas cualidades.

El libro explora varios temas: la difícil relación de la madre y la hija; los cambios que hay en una familia cuando hay un enfermo terminal, el susto que vive una mujer joven al verse a cargo de otro cuando nunca antes ha cuidado a nadie; el bien que hace el tener intervención tanatológica cuando se necesita.

En la segunda parte del libro, se lee lo que Ellen tuvo que vivir a raíz de ser acusada de haber matado a su madre con una sobredosis de morfina. Lo que más me gustó del libro, es el cambio de Ellen. Ella crece con lo que le toca vivir, lo que da sentido a todo su sufrimiento. La hace más humana, más empática,  menos altanera y sangrona. Al  final se decide estudiar medicina y psiquiatría.

El libro fue llevado a la pantalla grande y se tituló “Cosas que Importan” con William Hurt, Merryl Streep y Renée Zellweger. Debo advertir que la película sólo trata la primera parte del libro. Pero es muy buena también…de esas que hay que tener los pañuelos a la mano.

La autora recibió en 1992 el premio Pullitzer por su columna en el New York Times “Public and Private”.

Anuncios

9 comentarios

  1. Gracias por la recomendación. Fíjate que nunca me hubiera fijado en este libro, porque había visto que la película la protagonizaba Renée Zellweger y eso me echaba para atrás.

    No le tengo yo cariño a esa chica… lo reconozco.

    Vaya, vaya, o sea que el profesor universitario le dice a su hija que ella por ser mujer tiene que cuidar a la madre. No parece que haya mucha diferencia con, por ejemplo lo que contaba Como Agua para Chocolate.

  2. hola wapa intentare buscar el libro, la pelicula la tengo en casa ya que al cine desde que tengo a los peques puedo ir poco… pero este libro me ha enganchado, no se porque sera que tengo varios de los libros que recomiendas en pendientes y esa lista crece como la espuma, dice una amiga que necesito otra vida para leer todo lo que tengo previsto… pero este libre tratare de encontrarlo siempre no es facil…besos wapa en españa se celebra hoy el dia del libro y la festividad de Sant Jordi donde es costumbre al menos en cataluña regalar un libro

  3. que interesante esta historia, y desde luego, un reflejo de la vida real, me encantaría leer el libro. Gracias por la recomendación.

  4. Isi, no he leído el libro pero he visto la película. Me pareció muy buena, el tema muy bien tratado y los actores magníficos, sobre todo la madre y la hija. Me imagino que el libro será mejor.
    Feliz día del libro
    Teresa

  5. Qué interesante, Ale!! He tenido el libro en un par de ocasiones en la mano…pero no llegaba a entusiarmarme del todo. Creo que con lo que cuentas caerá en “la cesta”.
    La peli tampoco la he visto.
    Gracias por tu comentario, un abrazo y feliz día del libro!!

  6. Loquemeahorro:
    sip…el padre se comporta como un patán; pero también es cierto que todos nos enfrentamos al dolor como podemos, y el sólo podía hacerlo ausentándose de casa. Sin embargo, el libro es bueno. Se que la autora tuvo que suspender su carrera universitaria cuando tenía 19 años para ir a casa a cuidar a su madre, que falleció de cáncer. Este libro lo escribe 20 años después, y aunque no está basado en su caso personal, sabe realmente reflejar la dinámica que se da cuando la madre enferma. ¿Qué te ha hecho Zellweger? 😉

    Carmina:
    Yo pienso hacer que me entierren con mi lista para llegando al cielo pedile los libros a San Pedro y ponerme a leer allá…porque a mi tampoco me va a alcanzar la vida para tooooodo lo que quisiera leer, saber y aprender. ¡Que maravillosa costumbre la de regalar un libro! yo sería feliz en Cataluña…jajaja
    ¡Feliz día del libro! aunque sea con retraso…

    Estodevivir:
    Creo que te gustaría, si lo lees ya me contarás que te pareció…

    Teresa:
    La película es muy buena también…coincido contigo ¡maravillosas actuaciones! no te preocupes con la confusión…

    María:
    Pues a mi me gustó mucho la película, y cuando encontré el libro lo compré pensando “pero si ya viste la película….esto es vicio de verdad” y debo decirte que disfruté muchísimo el libro. La segunda parte del libro que viene a ser como “que sucede después de la muerte de la madre” no se toca en ella, y ha sido bonito leer que le sucedió al personaje de Ellen, como cambió, las herramientas que adquirió, cómo es ella a raíz de la muerte de su madre.

    Gracias a todas por venir y comentar. Un abrazo a cada una y ¡Feliz día del libro a todos!
    Ale.

  7. Hola, vi la pelicula, me parece muy triste, me da pena, y en parte me siento identificada porque pase por una situacion muy parecida en mi caso no era tan sangrona ni altanera como Ellen, pero es dificil tomar dicha responsabilidad, y sobre todo muy doloroso ver a esa persona que tanto amas ser consumida por esa enfermedad. Y si es cierto que asi como dijera alguien que comento “también es cierto que todos nos enfrentamos al dolor como podemos, y el sólo podía hacerlo ausentándose de casa”, menciona esto refiriendose al padre, en mi caso era mi hermano menor que apenas es 2 años menor que yo. Hubiese querido sentirme apoyado que no estaba sola, pero la verdad es q asi me sentia. A mis 20 años sentia q era mucha responsablidad para mi, fue dificil para mi, nunca hubiese querido que suceda, y nunca hubiese querido que mi madre pasara por todo eso.

    • InXs:
      que situación tan terrible te tocó vivir; creo que siempre se es muy jóven, sin importar la edad, para perder a la madre, y como dices, teniendo 20 años eran demasiadas responsabilidades para tí. Sin duda es de las cosas más difíciles: ver a ese ser querido ser consumido poco a poco.
      Gracias por venir y comentar tu experiencia.
      Un abrazo,
      Ale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s